“Toma y daca”

Ya limadas las asperezas de lo que ha ido de mano en mano al estilo “toma y daca” por la ansiada pluri dirimida en los tribunales, luego los morenistas surgieron triunfadores y esperanzadores para ser mayoría en el Congreso del Estado,

Habidos de triunfo aparecieron los de Morena por más, los que fueron y vinieron ante tribunales, unos en el Ieqroo, otros en el Teqroo y, como la tercera es la vencida, en la Sala Regional Xalapa y, si acaso faltara, el último destino será en el TEPJF, -para ratificar-.

Ante propios y extraños los del Ieqroo le dieron la pluri en disputa al del PCxRoo, Roger Cáceres Pascacio, los magistrados del Teqroo menos complacientes se la dieron a Manuel Díaz Carvajal del PRI, luego con una mescolanza de mandatos de la ley electoral, se la cedieron al que se persignó con la divinidad Morena, Oscar Gasca Arceo. -Falta el último raund en el pancracio del TEPJF-.

Aun sin tomar la protesta -a juro- el candidato del PCxRoo la tuvo en su poder, pero se le fue de la mano con la mínima temporalidad porque en el Teqroo se dio la resolución que sería para el del PRI, sin respaldo legal o tergiversado- tras fulminante decisión en la Sala Superior Xalapa la pluri pasó a la mano del de Morena.

Los ciudadanos se van nutriendo de hartazgo al ver a los legisladores atacándose entre ellos, porque en los quintanarroenses no hay desesperación ni confusión ni confianza más que un juego perverso con los nuevos diputados que de lo mucho que proponen y proclaman hacer el cambio al final, nada cambió.

Al pueblo poco le cumplen, pero eso sí los nuevos diputados intercambiarán exigencias y propuestas, prebendas y, algunos, levantarán el dedo con sacrificio entre las candilejas del proscenio legislativo que en lo que parece van resultar tres reinados entre los grupos parlamentarios de mayoría en el edificio caracol del Bulevar Bahía de Chetumal.

Ante poder legislar para el pueblo todo es preferible ante las inconveniencias y luego se tengan que rectificar leyes ya legisladas en el Parlamento local que estará invadido de morenistas, panistas, verdeecologistas, petistas, priistas, perredistas y los demás –istas- de diverso cuño,

Situación para hacer creer que se trabaja mientras para el pueblo y así se le defrauda, el primer presidente de la Junta de Coordinación Política, Jucopo, en el Congreso del Estado -será de Morena- y es quien meterá al orden a los legisladores en desorden, es decir, inyectar sabor al discurso legislativo, -peyorativo-.

Todos formados en una sola línea para componer la cámara local con 25 representantes populares acostumbrados a la disciplina, a la línea de mando que, además, se han ganado a pulso el odio público, más si el pueblo es sometido con impuestos para la manutención de los diputados, a eso que llaman buena vida con lujos y ostentaciones, dietas y gasolina para su sobrevivencia en su distrito.

Rezago legislativo? “en las mulas de mi compadre”

La XV Legislatura saliente que comanda el diputado panista plurinominal, Eduardo Martínez Arcila, deja que pensar con la previsión al decir que todo el rezago legislativo, perentoriamente, se le dejará a la siguiente XVI Legislatura, “el muerto, sobre las mulas de mi compadre”.

El análisis particular para los diputados que votaron a favor o en contra del contenido de la -Ley de Protección y Bienestar Animal-, al autorizar la prohibición de las corridas de toros y peleas de gallos se afecta las actividades que se realizan en las comunidades mayas que por muchos años han sido consideradas dentro de sus usos y costumbres, están en desacuerdo con dicha ley de marras.

El diputado pluri, Eduardo Martínez Arcila, reiteró que están a la espera de la publicación de la ley de bienestar animal aprobada desde el 27 de junio para determinar las acciones correspondientes, de lo contrario ya será responsabilidad de los integrantes de la Decimosexta Legislatura el sino de esa ley. –Martínez Arcila se lava las manos como Poncio Pilatos.

La Decimosexta Legislatura con Morena reinante estará en la compilación de lo que dejó de hacer la ahora casi extinta Decimoquinta en esta tierra tan cargada de leyes que el legislador plurinominal panista terminará por hacer simplemente la graciosa retirada al tomar las de Villadiego y volverá a ocupar su curul para llevar una estancia legislativa triste y vacío. –Y más agua para su molino-.

En ausencia de dos de los tres diputados de los grupos parlamentarios de mayoría, ahí estará el diputado con la medallita de Morena el del imperio del hombre Verde y  el “pegote” PT más los del PRI con la presencia reactivada del más interesado por el timón de la Jucopo, diputado pluri panista, Eduardo Martínez Arcila, quien piensa repetir la titularidad de mandamás en el Congreso del Estado. –Ya engolosinado-.

El diputado de marras ha estado siempre entre -el sí va y el quien sabe-, sin detallar la profundidad del efecto crematístico, poder, dinero, -dice el sabio Larousse- con señalamientos duros. Siempre estuvo más o menos bajo la supervisión política de Acción Nacional, como parte. Aparte del escrutinio del pueblo.

En los grupos legislativos mayoritarios en el Parlamento local no se dialogará mucho, justamente porque los tronos de la Jocopo (tres) Morena, PAN y Verde, en esa tesitura, cada quien al frente por un año, que no es poco y no es cosa de juego.

No obstante, el adagio popular: “prometer no empobrece”, siempre llega la hora en la que el pueblo descubre las verdades y veleidades verdaderas y termina por no creer ni las verdades más irrefutables con la teoría que toda mentira repetida mil veces termina por convertirse en una verdad.

un comentario

Deje un comentario

18 − 7 =