Venden cosas robadas en redes sociales

CHETUMAL, 28 de enero

robos fb 2Las redes sociales han permitido a los ladrones deshacerse más fácilmente de los objetos robados, ya que Internet ofrece una amplia posibilidad para vender y comprar artículos de medio uso sin necesidad de comprobar su procedencia, contribuyendo así esta modalidad de compra – venta a que los delincuentes tengan mayores opciones de robar y vender el botín, para después repetir el proceso mucho más rápidamente, incrementándose de esta manera el índice delictivo en esta ciudad capital.

Sin embargo, organizaciones civiles como El Barzón Quintana Roo, advierten que cuando una persona adquiere un artículo robado, jurídicamente es considerado culpable, ya que está siendo cómplice del delito, aunque sea de manera indirecta.

“Si compras algo sin cerciorarte de su legitimidad y resulta ser robado, jurídicamente eres igual de responsable que aquel que lo robó, e incluso, en determinado momento, la persona podría enfrentar un proceso penal o tocar cárcel, a pesar de que ésta pudo haber desconocido en absoluto lo que estaba comprando”, señala El Barzón Quintana Roo.

Esta advertencia ha sido hecha como medida preventiva a todo comprador, ya que en la actualidad, y gracias a la evolución de las nuevas tecnologías, ha servido para que el proceso del delito conocido como robo también haya evolucionado.

La organización refiere que son tres etapas principales que se incluyen en un atraco: La primera, que consiste en lo que el ladrón hace antes del robo, como por ejemplo, estudiar el lugar que tiene pensado robar y planear la forma en cómo realizará su cometido; la siguiente etapa es al momento de llevar a cabo el crimen; y la tercera y última etapa, consiste en lo que el delincuente hace una vez que tiene en sus manos el o los artículos robados.

“Por lo general, una vez que el malhechor ha logrado su cometido, elegirá cambiar lo robado por unos cuantos pesos, que es lo que a final de cuentas le sirve; para ello buscará la forma de venderlo o empeñarlo”, refiere el organismo.

Bazares virtuales en Facebook

Anteriormente, y antes del posicionamiento del Internet como la herramienta de comunicación más importante del nuevo siglo, el proceso de robo tardaba mucho más en concretarse, ya que era más difícil que el ladrón se deshiciera de los objetos robados, buscando la forma en cómo venderlo, ya sea en la calle o yendo casa por casa, pero también arriesgándose así a ser capturado en el momento.

Además de la masiva proliferación de casas de empeño, las cuales también han contribuido al incremento de la delincuencia, el ladrón ha encontrado una gran oportunidad en las redes sociales como Facebook, donde se encuentran hasta grupos de usuarios dedicados a la oferta de bienes de medio uso, para deshacerse del botín en cuestión.

Este comportamiento, informa El Barzón Quintana Roo, ha contribuido a incrementar el índice delictivo respecto a robos en esta ciudad capital.

“La mentalidad del delincuente es hacerse de algo robado en primer lugar, con la intención de intercambiarlo a un tercero por unos cuantos pesos, dinero que le servirá para los gastos que requiera; hasta no haber utilizado el último centavo, el ladrón no pensará en robar nuevamente, ya que hasta que vuelva a necesitar dinero es cuando planeará algún próximo atraco”, describe el organismo.

Como anteriormente tardaba más el proceso para que el malandro se deshiciera de lo robado, por lo tanto también se ampliaba el tiempo que le durase en gastar el dinero obtenido a través de este ilícito; el lapso entre un robo y otro cometido por el mismo malhechor podía prolongarse por varios meses.

Actualmente, redes sociales como Facebook ofrecen una amplia gama de cuentas de usuarios dedicadas a la compra – venta de artículos usados, mismos que se pueden ofertar sin que necesariamente el vendedor tenga que demostrar la legítima propiedad del producto, favoreciendo de esta manera que los delincuentes vendan más rápidamente el o los objetos que robaron.

Al agilizar el proceso del robo, explica El Barzón Quintana Roo, el tiempo que un mismo malhechor se tomaba antes para repetir el delito, se ha acortado en la actualidad, generando así que en toda la ciudad se estén reportando robos casi diariamente, situación que hace varios años no sucedía.

Del 2012 a la fecha, tan sólo en Facebook se crearon cuando menos 6 páginas chetumaleñas donde el usuario puede vender cualquier artículo usado o seminuevo al precio que desee, sin ofrecer garantía o documento que compruebe la procedencia del producto.

Estas páginas cuentan con más de mil miembros de esta ciudad capital, algunas incluso superan los 4 mil, por lo que cualquier persona que ofrezca un artículo robado a un atractivo precio, podrá encontrarle comprador en cuestión de horas, o quizá le lleve tan sólo algunos minutos.

Recomendaciones para evitar compra de objetos robados

Ante esto, El Barzón Quintana Roo invita al amable lector a seguir una serie de pasos antes de concretar una compra en Internet, a fin de ayudar a reducir en la medida de lo posible la delincuencia en la ciudad, además de mantenerlo precavido para que no llegue a ser cómplice indirecto de algún robo:

– Al encontrar en una página de ventas un artículo que sea de su agrado, antes que nada pregunte al vendedor si cuenta con un documento o alguna forma de comprobar la legitimidad del producto.
– En caso de no ser así, puede ir haciendo una serie de preguntas al vendedor con el objetivo de conocer que realmente es el dueño del objeto que vende, como por ejemplo cuándo compró el artículo, cuánto le costó, por qué lo está vendiendo, cuáles son las características generales y de funcionamiento del producto, entre otras.
– Si usted como comprador encuentra un objeto que están vendiendo mucho más barato que su costo original, plantéese la duda de que quizá pueda ser robado, por lo que sería pertinente preguntar al vendedor el motivo por el cual lo está ofertando a un precio tan llamativo.
– En caso de tener dudas, intente hacer que el vendedor le sea sincero respecto a la procedencia del artículo; para ello puede usar diferentes tácticas de convencimiento, a manera de hacerle creer al posible delincuente que comprará el producto sin importarle que sea robado, pero que le gustaría saberlo con el objetivo de que ambas partes pudieran llegar a un “precio más accesible”.
– Al detectar o tener amplias sospechas de que un producto en venta pudiera ser robado, acuda con la respectiva autoridad para denunciar al sospechoso, situación que ayudaría a localizar más rápidamente a los ladrones de la ciudad.

Fuente: Gabriel E. Manzanila

Deje un comentario

quince − seis =