Notas

Xcabal va al sótano

Golpe de Mazo

Novedades Chetumal
.

Descubierta en 1995, la zona arqueológica de Xcabal –ubicada en el municipio de Bacalar– causó gran conmoción en el mundo de la arqueología, al comprobarse tras sus primeros trabajos de exploración que se trataba de un centro político-religioso de gran trascendencia en el mundo maya, con una arquitectura impresionante.

Xcabal 2Y es que Xcabal cobró fama nacional en 2009, cuando tras seis años de exploraciones se dio a conocer que se trataba de la ciudad maya de mayor envergadura conocida hasta el momento con basamentos piramidales de más de 40 metros de altura y 200 metros de base, superando incluso a la famosísima Chichen Itzá.

Las campanas se echaron al vuelo de tal manera que el periódico de circulación nacional Excélsior calificó a Xcabal como “el nuevo Egipto”, profetizando además de que para 2013 el sur de Quintana Roo podría convertirse en una potencia turística gracias al atractivo de la majestuosa ciudad.

Nada de eso sucedió. La zona arqueológica en la actualidad se encuentra en el abandono y sin posibilidades de que se abra al público en el corto plazo.

La responsabilidad principal del absurdo retraso de este proyecto recae, sin lugar a dudas, en la eterna delegada del INAH en la entidad, Adriana Velázquez Morlet, quien ha mostrado su completo desinterés en concretar la apertura de una zona que podría ser el detonador del turismo para el sur del estado.

El mismo alcalde de Bacalar, José Alfredo Contreras Méndez, lanzó duras críticas contra la funcionaria federal cuando fue diputado local del quinto distrito, asegurando que el INAH no tenía la voluntad política para abrir el sitio al público, sobre todo tras el fallecimiento del arqueólogo Enrique Nalda, quien en vida fue el encargado de ese proyecto.

Incluso, señaló en su oportunidad que el ejido Bacalar dio todas las facilidades para la expropiación de las tierras donde se ubican las ruinas, pero que el INAH se excedió al solicitar unas tres mil hectáreas para conformar también una “zona de amortiguamiento”, petición que fue rechazada por los ejidatarios.

Como sea, Xcabal, que tiene el potencial de convertirse en uno de los sitios arqueológicos más importantes del país con una pirámide principal cuatro veces mayor en volumen que la pirámide de Kukulcán en Chichén Itzá –catalogada como una de las maravillas del mundo–, sigue cerrado y en completo olvido por la nociva desidia y el burocratismo de un artrítico INAH.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba