Principales

A propósito de las elecciones en Quintana Roo

Francisco J. Rosado May
.

Sin lugar a dudas han habido varias opiniones, y muy diversas afortunadamente, en relación al proceso electoral inédito que estamos viviendo en Q. Roo y en nuestro país. Aún cuando ha pasado la etapa de comerciales, es posible encontrar un patrón similar entre todos los candidatos y las condiciones sociales del estado: Todos y cada uno presentaron propuestas de acciones de gobierno, demasiadas desde el punto de vista de efectividad de comunicación de campaña política. Al parecer la estrategia fue la de atender demandas puntuales y por sector de la población. Nada mal cuando la estrategia descansa en la premisa de hacer sinónimo gobierno con administración y gestión.

????????????????????????????????????

Si la premisa fuese, como debe ser, que gobierno no es igual a administración y gestión, sino a desarrollar políticas con visión progresiva de alto contenido de análisis y síntesis, que conduzca a un estado de progreso, desarrollo con equidad y alta competitividad, y a establecer mecanismos que conduzcan a esa visión, entonces la estrategia de comunicación de los candidatos que ganaron debería ser, al menos complementada, si no es que sustituir, con otra que presente la visión de estadista de los candidatos. Un gobernador o un presidente o presidenta municipal o un diputado o diputada, debe ser estadista no administrador.

El punto de vista antes mencionado lo aprendí de un curso que sobre campañas políticas tomé en Cabrillo Community College, en California, y de curso Strategic Management of Public Organizations que ofreció la Universidad de California, Berkeley en Quintana Roo por el año de 2004.

Con base en lo anterior es necesario, y nada difícil, concluir que los temas de mayor relevancia para el lectorado en Quintana Roo, son los siguientes: Seguridad pública, corrupción, y seguridad social (empleo, salud, educación). Son tres temas, lo cual facilita el trabajo de los estrategas para el plan de trabajo del nuevo gobierno. ¿Cómo presentar al electorado propuestas que, por un lado atiendan estas tres demandas y al mismo tiempo reflejen la visión de estadista del candidato? Los estrategas experimentados no tardarían en concluir que la propuesta de gobierno puede descansar en los siguientes ejes:

1.- Comprometerse a que los puestos claves de gobierno, y de las instituciones descentralizadas, serán ocupadas por personas que tengan el perfil, la formación y experiencia que demandan las funciones de los puestos. No únicamente para cubrirlas sino para conducirlas a escenarios de alto nivel de calidad y competitividad. Para ello y para que sea un proceso transparente, podría ser necesario contar con el apoyo de firmas especializadas que garanticen la calidad que se requiere. Asimismo, para estar a tono con esta acción, podría ser necesaria la reforma de algunas leyes en el estado.

2.- Comprometerse a crear un modelo de gobierno incluyente, participativo, confiable, transparente, con rendición de cuentas mas allá de los protocolos convencionales. La sociedad necesita confiar en su gobierno y participar en él. Comprometerse a que todo el personal que participa en el gobierno e instituciones descentralizadas van a funcionar con el mismo esquema.

3.- Comprometerse a que el estado alcance un nivel de competitividad que lo haga destacar, con el liderazgo necesario, no solo a nivel nacional. Los quintanarroenses merecen el reconocimiento a su trabajo, a sus estudios, no solo dentro del estado sino a nivel nacional e internacional.

Con estos tres puntos lo que falta es desarrollar una estrategia de comunicación efectiva, que demuestre que se atenderán en forma eficaz las demandas ciudadanas. Los quintanarroenses lo necesitamos, y es urgente generar el ambiente de confianza y recomposición social.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba