NotasPrincipales

Acoso de inspectores de la SESA

CHETUMAL, 7 de abril.-

La Unión de Propietarios de Restaurantes, Bares y Similares ha externado públicamente el hartazgo que tienen respecto a las arbitrarias y abusivas inspecciones que ha ejercido la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios en el sur del Estado, desde la llegada de José Manuel Castro Carrillo al frente de esta, ya que han sido más de 40 empresarios los que han sido víctimas de extorsiones, clausuras injustificadas, así como injustas revisiones por parte de inspectores de la Secretaría de Salud.

La molestia ha sido tal, que el presidente de la Unión de Propietarios de Restaurantes, Bares y Similares, Joaquín Noh Mayo, ha solicitado a través del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), una nueva reunión de carácter urgente con el titular de la Secretaría de Salud (SESA), Juan Lorenzo Ortegón Pacheco, y pidiendo que también esté presente el coordinador de la Cofepris en la zona sur, José Manuel Castro Carrillo, para informar a través de los agremiados afectados sobre estas injusticias.

Joaquín Noh Mayo señaló que desde la llegada de Castro Carrillo como coordinador de Protección contra Riesgos Sanitarios en el sur de la Entidad, dicha oficia de la SESA ha iniciado una campaña de hostigamiento y abusos hacia los empresarios del gremio, así como a restauranteros en general.

“Nos hemos vistos bastante afectados, debido a que sus verificaciones las hace con total intención de reportar irregularidades, por más absurdas o simples que estas sean; están con el objetivo de multar o clausurar los negocios, e incluso, para extorsionar a los mismos empresarios”, comentó.

El entrevistado señaló que la consigna de los inspectores de la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios es realizar rigurosas inspecciones que no van a la par con el establecimiento en cuestión, ya que estas contemplan diferentes exigencias, las cuales van dirigidas a negocios de mayor talla, como hoteles cinco estrellas o establecimientos de nivel similar, los cuales atienden miles de clientes diariamente, remarcando que los negocios capitalinos, por ser menores, deben apegarse a otros estándares de evaluación.

Además, Noh Mayo dijo que en el 100% de los casos, los inspectores llegan con toda la intención de reportar anomalías en el establecimiento afectado, ya que muchas veces les levantan una gran cantidad de supuestos fallos, los cuales son fácilmente corregidos.

“Te puedo decir que definitivamente llegan a buscarle al negocio algo, llegan con la consigna de que de 10 negocios que visiten, 9 tienen que salir con algo; y no es solo uno que otro fallo, sino que son una gran cantidad de supuestas irregularidades, de las cuales su mayoría pueden ser corregidas al momento o ese mismo día. Es por ello que las revisiones son arbitrarias y abusivas”, detalló.

Trato denigrante contra trabajadores

Y es que el abuso de los inspectores sanitarios ha sido tal, que han realizado exámenes propios de un laboratorio en los mismos baños de los establecimientos que revisan, incurriendo en trato denigrante y humillaciones hacia los empleados de los locales.

“Es una completa violación y falta de respeto a los empresarios, que haya habido casos en donde, exámenes que deben de realizarse en laboratorios o consultorios de salud, son llevados a cabo en los mismos establecimientos, haciendo el análisis de hisopo-rectal en los baños de los negocios a todo el personal femenino o masculino, e inclusive teniendo clientela en ese momento”, refirió.

El empresario sostuvo que los agremiados y restauranteros capitalinos hacen todo lo posible por brindar un servicio con higiene y con salud a todos sus clientes, y a pesar de ello, continúan siendo amedrentados y hostigados por las autoridades de esta dependencia.

“Ya estamos cansados de los atropellos de la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios por conducto de José Manuel Castro Carrillo. Ya no nos otorgan ningún plazo para realizar las mejoras, desde que llega, el resultado de la inspección o verificación de forma inmediata y al momento de la entrega de los resultados, proceden a suspender las actividades de los negocios y posteriormente las multas”, expresó.

“Es importante que sepan que esto no había sucedido, aparte de que antes teníamos la oportunidad de que después de la inspección esperábamos el resultado y nos daban unos días en los cuales nosotros hacíamos las mejoras, contestábamos esos resultados por medio de un oficio, y si algunas mejoras nos debían llevar más tiempo, lo solicitábamos para poder estar cumpliendo con las normas de salud”, agregó.

Además de las multas y clausuras a las que han sido sujetos, Noh Mayo mencionó que también se ha dado un problema mucho más serio y ha sido el de las extorsiones de los inspectores, los cuales no dan opción alguna al empresario afectado, ya que si por alguna razón se resiste, le aplican alguna multa o incluso la clausura de su negocio, tal y como sucedió con conocido restaurante de comida china y un café icónico de la ciudad, los cuales fueron clausurados como medida de represalia por denunciar, en su momento, las arbitrariedades y extorsiones de Manuel Castro Carrillo y la gente que tiene a su cargo.

“Hay inspectores que llegan con claras intenciones de extorsionar; lamentablemente los empresarios se mantienen siendo acosados por estos inspectores, ya que durante las visitas, las cuales llega un momento en que se vuelven frecuentes, llegan con toda intención de atemorizar al empresario con respecto a cuantiosas multas o incluso la clausura. Entonces, en esa desesperación, y al no darle mayor oportunidad al empresario, no le queda de otra que pagar la extorsión, porque le conviene pagar algunos miles de pesos, que sufrir una multa de más de 10 mil pesos o una clausura. El problema es que no importa que tantas mejoras le hagamos al establecimiento, siempre van a encontrar anomalías, diferentes a las que hicieron en su última revisión, y todo esto da pie a que las extorsiones continúen, porque si alzas la voz, entonces toman mayores represalias contra uno”, aseguró.

Noh Mayo remarcó que la Unión de Propietarios de Restaurantes, Bares y Similares no está en contra de las inspecciones y verificaciones de Salud, sino que están en contra en la forma en cómo estas se están llevando a cabo, están en contra de la actitud arbitraria y prepotente que ha tomado la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios, ya que a raíz de que Castro Carrillo queda como coordinador de la misma en la zona sur, aproximadamente un 25 por ciento de sus afiliados se han visto afectados, cifra que incluye alrededor de 40 negocios afectados.

“En la última reunión que tuvimos con el Secretario de Salud, hace unos 4 meses, nos prometió que no habría clausuras o lo que llaman ellos suspensión de actividades. También prometió que nos iban a dar el tiempo prudente para hacer las mejoras solicitadas a los establecimientos, y que no nos iban a aplicar multas, solo en caso cuando el empresario sea renuente o se resista a corregir las anomalías. Sin embargo, estamos dándonos cuenta que estos acuerdos no se están cumpliendo, y al contrario, cada vez están haciendo más dañinas las inspecciones”, sostuvo.

El entrevistado calificó como absurdas y abusivas las inspecciones que realizan los inspectores sanitarios, mencionando que “llegan dos o tres inspectores, con actitud intimidatoria, empiezan a realizar la visita de inspección, lógicamente tienen la hoja que se llena con más de 120 requerimientos que van en su lista, de la cual la empiezan a revisar y de ahí se desprenden irregularidades que empiezan a rebuscar. Son cosas, como por ejemplo, que en ese momento que llegó la inspección, pues quitaste la tapa del bote de basura por llevar las bolsas a los recipientes exteriores; entonces, por ese y muchos otros detalles igual de ilógicos o absurdos, ya te quieren sancionar”.

“Es cierto que hay empresas que no quieren cumplir o hay empresas reincidentes, las cuales estamos de acuerdo en que sean sancionadas, pero que de un momento a otro ya estén llegando al establecimiento, y con actitud prepotente e intimidatoria apliquen rigurosas revisiones, que siempre arrojan decenas de anomalías, las cuales o son fáciles de remediar o simplemente son imposibles de hacerlo debido a su complejidad. Entonces, a raíz de estos abusos, ya te están dando al momento un documento de suspensión o aplicando una multa, o esperando que les pagues una extorsión”, manifestó.

Ante estos atropellos, la Unión de Propietarios de Restaurantes, Bares y Similares de Quintana Roo, ha solicitado a través del CCE, una reunión de carácter urgente con las autoridades de la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios y la SESA, la cual esperan que sea en el transcurso de los próximos días.

“Vamos a llevar personas que han sido afectadas, que van a dar su versión para que las autoridades escuchen de viva voz la forma en que se han conducido las inspecciones y verificaciones de la Cofepris. Que sepan que estamos siendo hostigados por la dependencia, fomentándose incluso a la corrupción, porque a través de las denuncias simplemente no hacen nada, y resulta peor para el empresario que alza la voz. La gente ya se cansó, la gente está pidiendo de manera urgente que quiere externar estas inquietudes. Vía Consejo Coordinador Empresarial pedimos la reunión con el secretario de Salud, Juan Lorenzo Ortegón Pacheco, y también exigimos que esté presente José Manuel Castro Carrillo, para que le digamos todo lo que lastimosamente ha hecho a los empresarios de Chetumal”, concluyó.

Fuente: Gabriel E. Manzanilla (Por Esto! Quintana Roo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

17 − trece =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba