NotasPrincipales

Aduana chetumaleña, en la mira del SAT

CHETUMAL, 21 de abril.-

El Servicio de Administración Tributaria (SAT), tiene bajo la lupa siete aduanas del país, entre ellas la de Subteniente López, en el sur de Quintana Roo, tras identificar debilidades en su infraestructura que afectan las labores de control y salida de mercancías del país, lo cual estaría siendo aprovechado por quienes se dedican al tráfico ilegal de mercancías y productos restringidos o prohibidos.

De acuerdo con el documento Desarrollo de Proyectos Ejecutivos de Aduanas 2014, dado a conocer a industriales de la construcción del país, el SAT no cuenta con estudios de preinversión para el reordenamiento de estas siete instalaciones, por lo que en breve buscaría licitar estas obras, que conllevarían una inversión de 40.8 millones de pesos.

El documento, que fue avalado por el administrador del proyecto y Administrador de Equipamiento e Infraestructura Aduanera “4” del SAT, Alberto Morales Arechavaleta, señala que en el Sur del país la población tiene un fuerte arraigo a la informalidad debido a sus usos y costumbres, por lo que realizan actividades de comercio informal sin considerar que muchas de las familias de estas poblaciones radican indistintamente en ambos lados de la frontera, por lo que desconocen incluso sus nacionalidades.

El reporte precisa que las seis aduanas con problemas son Tecate y Puente Fronterizo Mexicali II, en Baja California; Ciudad Acuña, en Coahuila; Puerto Palomas y Ojinaga, en Chihuahua; y Sección Aduanera en Celaya, Guanajuato, donde la situación a “aprovechada por quienes se dedican al tráfico ilegal de mercancías y productos restringidos o prohibidos”.

PROBLEMAS

En general los problemas detectados en los recintos por la Administración General de Aduanas, que elaboró el documento, van desde la falta de infraestructura para control y seguridad de instalaciones, equipos de revisión insuficientes, improvisación de rutas fuera de los recintos fiscales y canalización de exportaciones por carriles que no corresponden hasta el cierre de cruces que dificultan maniobras de carga.

Además, se han detectado congestionamiento por convergencia de vehículos ligeros con los de carga; la circulación peatonal no está claramente definida con andadores y señalamientos; personas cruzan varias veces al día y el patio fiscal está desprovisto de vallas, por lo que cualquier persona puede observar lo que pasa y las mercancías que llegan.

El SAT recalca que la falta de una presencia suficiente, eficiente y efectiva de las autoridades federales ha generado un clima de rechazo social hacia cualquier acción de las autoridades, además de que el aislamiento de la región y su gente conlleva a que la población vea como algo normal el intercambio de bienes entre ambos lados de la frontera, sin prestar atención a los trámites y normativas aduaneras.

Fuente: Blanca Silva (QUEQUI)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × 1 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba