¡Ahora sí, Arcila pide desaparecer la Gran Comisión!

Uno por Uno 

Ángel Ramírez
Columnistasmexico.com
.

¡Descarado! Y cínico, es Eduardo Lorenzo Martínez Arcila, Presidente, sí, lo lee usted bien, Presidente de la Gran Comisión del Congreso de Quintana Roo, una figura legislativa que desde la oposición pedía desapareciera y que, al llegar a la Décimo Quinta Legislatura, no solo no lo hizo, peor aún, para sus ideales de demócrata, la ostentó.

Si no fuera por la Presidencia de esta “Gran Comisión”, como todos sabemos, una figura que concentra todo el poder financiero, administrativo y político del Poder Legislativo, el fuera un diputado más, diría yo del montón. La Gran Comisión le permite ser distinto al resto de los 24 legisladores locales, con una influencia que no tuvo ni Obama, ni tiene el “moreno” Andrés Manuel López Obrador.

Una de sus banderas como Presidente del Partido Opositor Acción Nacional, era precisamente desaparecer la Presidencia de la Gran Comisión, cuando llegó al Congreso, envestido con los colores del cambio, aseguró sería su primera acción, y no, no quiso resistir la idea de ostentarla, tenerla, acariciarla.

El sobrino de Don Jesús Martínez Ross, sabía que la Gran Comisión le iba a dejar grandes dividendos, y no precisamente glorias políticas, hoy la agrupación “Somos Tus Ojos” le pide al Congreso Estatal explique un supuesto gasto de 100 millones de pesos en “ayuda sociales” realizado entre el 2016 y 2017. Incluso una orden de juez federal para que esto se dé con celeridad.

Por cierto, la Unidad de Transparencia del Congreso Local, a cargo de Hassan Medina Rodríguez, no ha respondido a las solicitudes de Somos Tus Ojos. En su sentencia el Juez Carlos Solís Briceño da libertad a Hassan Medina para dar respuesta, pero no, hasta ahorita.

Para no ir más lejos, la rendición de cuentas y la trasparencia, no es algo que caracterice a la Décimo Quinta Legislatura del Estado, mucho menos a Martínez Arcila, así se presume con éstas solicitudes de –Somos Tus Ojos-,  un Congreso que Arcila controla desde la Gran Comisión, así de claro la evidencia.

Y obvio, ya a punto de acabar la legislatura actual se presenta la iniciativa “Eduarñoño” ante el Pleno, una decisión enfocada a desaparecer la “Gran Comisión”, cinismo puro, ese es el cambio que tanto pregona el panista, ¿Dónde está su honestidad, su rectitud, profesionalismo?, sobre todo cuando le piden rendir cuentas, por cierto él está en buena posición para obtener la diputación federal vía plurinominal, imagínense las credenciales con las que va a llegar  al Congreso de la Unión.

Ahorita sale con su aura brillante diciendo que fue propuesta de campaña, reclamo ciudadano, hubiera sido mejor, más honesto, más creíble que no solo no hubiera asumido la Gran Comisión, si no que la desapareciera como primera medida de su actuar en el Congreso, no lo hizo, perdió la oportunidad, ¿Quién le cree a su discurso?: “Estamos presentando una reforma constitucional donde se establece la eliminación de la Gran Comisión y en los próximos días se estaría presentando una nueva Ley Orgánica del Poder Legislativo”, es otro político que pareciera servirse y no servir al pueblo, y así, con tú voto a sus colores, quiere ser diputado federal.

Para desechar la Gran Comisión, se debe crear primero una Junta de Coordinación Política, misma que deberá ser analizada en comisiones, en cada grupo parlamentario para su posterior aprobación. Obviamente después de que él ya la ostentó, vivillo lu..pillo.

En fin, Martínez Arcila parece será el último Presidente de la Gran Comisión del Congreso de Quintana Roo, luego de ostentar el control político y administrativo, por lo visto y vivido, él es uno de los que puede decir con hechos que: -El poder se ejerce, no se comparte-, a su salida, ese poder será repartido entre todas las bancadas.

Pero la Décimo cuarta Legislatura del Congreso Local, no será la primera Legislatura en desechar la figura del Presidente de la Gran Comisión, antes está por lo menos Durango, esto en enero del 2017, ese gusto no lo tendrá.

Ahí tá.

3 comentarios

  1. Toda su pinche vida ha sido un vividor con hambre de poder. Reza el dicho que Dios no le da alas a los alacranes pero aquí le falló; le dieron alas a tremenda cruza de alacrán con rata e indio ladino.

Deje un comentario

3 + 12 =