El alfil fallado y la derrota de Marybel

AL MARGEN

Rubén Vizcaíno A.
.

El empoderamiento de la diputada Reyna Durán Ovando, su designación como presidenta de la Junta de Gobierno y Coordinación Política de la XVI Legislatura del estado tendrá repercusiones, no solo en lo inmediato –aunque no es desdeñable–, sino que alcanzará, incluso, la sucesión gubernamental en el 2022, en la que se definirá al sucesor o sucesora de Carlos Joaquín González.

La estrepitosa caída, políticamente hablando, del depuesto diputado Edgar Gasca Arceo, es solo la punta del iceberg de esta tragicomedia. Se ganó a pulso, golpe a golpe, el repudio primero y después el brutal golpe de sus ahora exaliados, que le permitieron en su momento encumbrarse en la posición de privilegio de la que ahora es expulsado a patadas.

Sus genes priistas orillaron a Gasca Arceo a intentar vencer y avasallar, en vez de convencer y cabildear. No entendió que sumar no necesariamente es fortalecerse. No lo es cuando se suman factores en contra, cuando se genera desconfianza y decepción, en lugar de esperanza y convicción.

Adicionalmente, la derrota de Gasca Arceo constituye también un descalabro para las aspiraciones a futuro de la Senadora Marybel Villegas. No es solo la pérdida de poder de un aliado incondicional, que poco o nada podrá aportar en el futuro. No, no es solo eso. Es también el resultado de los factores en contra que acumula Marybel, que ha abierto más frentes de combate que los que puede afrontar con posibilidades de éxito.

Es un hecho que para lograr la unanimidad en contra de Gasca Arceo, necesariamente se tuvieron que sumar sus detractores. Empezando por la presidenta de Morena, Yeidckol  Polevnsky, así como el gobernador Carlos Joaquín González. Esta alianza puede y tendrá consecuencias en el futuro. El gobernador abrió la puerta de Morena y podrá volver a incidir en las decisiones de ese partido, incluso será factor en la designación de sus candidatos.

De igual modo en la legislatura local se abre la posibilidad cierta de enmendar el rumbo perdido. La tarea de la nueva presidenta de la JUGOCOPO, Reyna Durán, será estar a la altura de la oportunidad histórica que se le presenta. Para ello, es indispensable que modere su carácter. Que sume voluntades a favor, no necesariamente para ella, sino para Quintana Roo.

No caer en la vileza del sometimiento a ninguna voluntad ajena a ella misma, pero tampoco a la soberbia y al enfrentamiento estéril ¿Será capaz de lograrlo? Solo el futuro nos dará la respuesta, pero la oportunidad está ahí y ojalá por el bien del estado que sepa aprovecharla.

4 comentarios

    1. Se pierde una derrota y se gana una victoria.. ah cabrón que profundo, no era «se pierde una batalla»?.
      Sigan proponiendo a la chapulina Villegas como candidata, esa vieja solo piensa en cirugias y en al puteria

  1. Y ESO ES SOLO EN COMPARACION,UN PLEITO DE PERROS.FALTA QUE DE SER ELECTOS SE PRESENTEN AL GRAN ELECTOR,EL PUEBLO.QUE LES VAN A DECIR SI NI SIQUIERA SE HAN PREOCUPADO DE QUE LA CIUDAD CUENTE CON AUTOBUSES URBANOS,SOLO ESTAN EN SUS PELEAS DE COTOS,CUIDANDO SUS NEGOCIOS Y SUSPIRANDO POR LA GRANDE…LAS NECESIDADES DE LA POBLACION NO LES INTERESAN..Y NO HAN REGRESADO A LAS COLONIAS,A DONDE SOLO SALEN CUANDO QUIEREN EL VOTO,LUCIENDO SUS SONRISAS FALSAS Y SUS PROMESAS DEMAGOGICAS

  2. LO UNICO QUE VEO ES QUE CARLOS JOAQUIN Y SUS HUESTES,, LE TIENEN MUCHO MIEDO A LA SENADORA MARIBEL VILLEGAS Y QUIEREN A COMO DE LUGAR FRENARLA PARA QUE NO LLEGUE A LA GOBERNATURA

Deje un comentario

14 + Diez =