Algo huele mal en el Colegio de Contadores de Q Roo

Chetumal, 14 de noviembre
Ángel Solís

Dudas y sospechas generaron las declaraciones del actual tesorero del Congreso del Estado, José Polanco Bueno, quien  denunció un supuesto faltante de 1.8 millones de pesos de la gestión del que fuera presidente del Colegio de Contadores de Quintana Roo, Luis Alain Matos Argüelles, quien manejó un presupuesto de siete millones de pesos que ingresaron durante ese periodo, llamando poderosamente la atención que siendo una agrupación de profesionistas local y constituidos como Asociación Civil (AC), tengan ese volumen de ingresos, sobre todo porque es el gobierno del estado a través de las diferentes dependencias y organismos su principal cliente.

Aún fresco en la memoria el mal recuerdo del sonado caso de la “Estafa Maestra”, marrullería organizada por la Sedatu y Sedesol bajo el mando de Rosario Robles Berlanga y en la que resultaron involucrados la Universidad Politécnica de Quintana Roo, con 97 millones de pesos, y el Sistema Quintanarroense de Comunicación Social (SQCS) con 806  millones, sería sano para el Colegio de Contadores y el gobierno estatal que esta asociación de profesionistas aclarara y haga públicos todos sus ingresos y gastos (no cuenta con página web).

Y es que el Colegio tiene como prioridad la actualización y capacitación de sus agremiados, y bajo el régimen de Asociación Civil, brinda al año entre tres o cuatro cursos por los cuales  cobra alrededor de mil 500 a dos mil pesos por persona; tomando en cuenta su número de agremiados y el cobro de sus cuotas voluntarias mensuales, llaman la atención los millonarios recursos que maneja. Los números no cuadran.

Los cursos, los imparten en salones con espacio limitado, y tomando en cuenta que su alcance es municipal, la pregunta obligada es: ¿de dónde obtuvieron esa millonaria cifra y en qué gastó el contador Matos Argüelles cinco millones de pesos durante su gestión al frente de esa asociación?

Y es que hay señalamientos de que, dolosamente se altera el número de participantes en los cursos, inflando de igual forma el número de constancias para poder cuadrar sus cifras, tanto de ingresos como de gastos.

Ahora que el gobierno federal de la 4T a través de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) que encabeza Santiago Nieto Castillo, se encuentra investigando los millonarios recursos de los dirigentes sindicales del país y de las empresas fantasmas para acabar con la corrupción y el lavado de dinero, es obligatorio que el gobierno estatal publique los convenios realizados con esta Asociación de Profesionistas y otras “Asociaciones Civiles”, los pagos por concepto de cursos y auditorías realizadas, así como otras aportaciones otorgadas, con el fin de aclarar el origen de esta cantidad millonaria.

Además de que el Colegio de Contadores Públicos de Quintana Roo es uno de los consentidos de los gobiernos estatales en turno, ya que prácticamente es un hecho que al terminar su periodo o mucho antes, sus dirigentes son llamados a ocupar cargos de relevancia en la estructura gubernamental.

Por otro lado, los señalamientos de Polanco Bueno dejan mucho que pensar, ya que es que obvio que busca solamente balconear a Matos Argüelles para que devuelva por las “buenas” casi dos millones de pesos que no ha podido comprobar, incluso con la amenaza de una “denuncia penal”, algo absurdo, ya que para que pudiera proceder tendría que interponer una demanda civil por daños y perjuicios a la Asociación que hasta que no se compruebe, se podría penalizar.

Además que la “recomendación” que hizo que se separe del cargo de Director de Recursos Financieros del Poder Judicial a Alain Matos, está fuera de lugar, pues al ser una institución privada esta no puede tener injerencia en decisiones del gobierno en cualquiera de sus poderes.

Y lo más delicado es que a casi dos años de haber firmado el acta de Entrega-Recepción y a unos días de la llegada de Emiliano Novelo Rivero como nuevo presidente, se acuerda el “Negro” Polanco de este desfalco.

un comentario

Deje un comentario

dieciseis + seis =