¿Boa o falsa coralillo ratonera para 2021?

Luce muy débil la coalición política del gobernador Carlos Joaquín que se plantará ante Morena y sus aliados del Verde Ecologista y el PT para disputar 11 presidencias municipales y cuatro diputaciones federales en 2021, como paso previo a la gran guerra de 2022 para la elección del amo o patrona de Palacio de Gobierno y legisladores de casa.

Hay condiciones adversas para el PAN y PRD por su anemia y flacidez muscular, extrema y con zonas de parálisis facial en un perredismo al borde de la extinción, inofensivo y desechable como aliado electoral por sus números ridículos, pero en un encontronazo como el que se avecina hasta el PRD puede hacer la diferencia en alguna plaza en disputa.

Estos partidos han sido controlados a placer por el gobernador Carlos Joaquín González, quien pretende sumar a un PRI caribeño que ha apaleado en todo su mandato, sin que los líderes más visibles del Tricolor lo hayan contraatacado con el arsenal lógico, porque todo gobernante tiene aspectos negativos y deficientes en más de una línea, comenzando por la violencia fuera de control y los actos de corrupción de su gabinete.

Los ex priistas Luis Torres Llanes y Pedro Pérez Díaz son dos alfiles que andan movidísimos y con deseos de participar en la inminente batalla, quizá postulados por la BOA caribeña formada por PAN, PRD, PRI, Movimiento Ciudadano y Movimiento Auténtico Social (MAS), el único partido local con presencia en el Congreso del Estado con su diputado José Luis Guillén, quien se complicó la existencia con su propuesta para dar libertad anticipada a violadores a cambio de que acepten someterse a la castración química.

Pero esta boa puede ser una falsa coralillo –de las ratoneras inofensivas– si van a la guerra los peores combatientes. En el sur el gobernador no tiene mucha tela de dónde cortar, aunque el PRI reincorporado puede aportar a los mejores candidatos, pero esta asimilación puede generar tensiones que pueden resquebrajar a esta culebra con tonos azules, rojos, amarillos y hasta anaranjados.

El expriista Luis Torres se colocó del lado correcto de la historia al jugársela con Carlos Joaquín en 2016, siendo el primer vencedor con colores ajenos al PRI en la batalla por la alcaldía capitalina.

El Secretario General del Ayuntamiento capitalino –lo fue en gran parte del período del alcalde priista Andrés Ruiz Morcillo– acarició el sueño de ser candidato a la gubernatura, pero en 2018 lo atropelló el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, impulsando el “carro completo” para Morena. En el distrito con cabecera en Chetumal Patricia Palma Olvera doblegó a Luis Torres, enviado como candidato por la coalición PAN-PRD. También la experimentada Cora Amalia Castilla Madrid fue arrastrada como candidata del PRI por el vendaval pejelagartiano.

El ex alcalde chetumaleño ha aprovechado la contingencia para andar repartiendo pollinaza, semilla de pasto y semillas para siembra y maíz para el consumo, principalmente en el sur del estado y la zona maya, por instrucciones del gobernador. Pero por accidente en unas fotos aparece alimento para cerdos en lugar de maíz para el consumo. Por fortuna carecen de Internet los dignatarios mayas del combativo municipio de Felipe Carrillo Puerto ¿Descuido o falta de costales indicados?

Sergio Crisanto Morteo fue la sombra de Luis Torres. Eran inseparables en toda entrega de apoyos a pequeños ganaderos, pero el líder de la Unión Ganadera Regional se esfumó de golpe en estos días, coincidiendo con los operativos del Ejército en una zona donde ha sido frecuente el aterrizaje de narcoavionetas y jets que ingresan por Belice con vuelos rasantes que culminan en la ribera del río Hondo y la vía corta a Mérida. Tremenda casualidad.

El otro aspirante es Pedro Pérez Díaz, exdiputado local del PRI y ex alcalde de José María Morelos. Fue Secretario de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca (Sedarpe) y abandonó el cargo para ser candidato a diputado local y ganó la elección. En su lugar quedó Eliseo Bahena Adame como encargado del despacho, pero el exalcalde perredista de Felipe Carrillo Puerto cayó por un escándalo de acoso sexual y hostigamiento contra empleadas, quienes cerraron filas para presentar una queja ante el Instituto Quintanarroense de la Mujer y una denuncia ante la Fiscalía de Justicia del Estado.

Ahora como diputado local Pedro Pérez coordina a la disminuida bancada perredista donde sobresale la exfutbolista Iris Mora Vallejo, cuyo hermano Gerardo es director general de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA).

Pedro Pérez manda en el Ayuntamiento de José María Morelos, aunque su esposa Sofía Alcocer Alcocer es la alcaldesa y representa a la coalición PAN-PRD. Pero el exalcalde priista tiene todos los hilos de un Ayuntamiento parasitado por la corrupción, aunque se siente con todo el capital político para participar como candidato en 2021, con la bendición de Carlos Joaquín.

un comentario

  1. Luis Torres Llanes y Pedro Pérez Díaz, dignos representantes de todo lo negativo que puede ser una administración publica, de a como fue el cañonazo para promoverlos, estamos mal y vamos para peor

Deje un comentario

dos × 1 =