El BOA quintanarroense: ¿gambito del gobernador para negociar o jugada maestra en el ajedrez político local?

Rubén Vizcaíno A.

En recientes columnas he advertido mi convicción personal sobre la conformación de una alianza de partidos políticos: PAN, PRD, PRI y MC, capaz de derrotar a MORENA en el 2021 en Quintana Roo. Esa coalición de fuerzas, creo, será auspiciada y liderada por el gobernador Carlos Joaquín González.

Evidentemente el mandatario no aparecerá, públicamente al menos, pero eso no disminuirá la importancia de su apoyo a este proyecto. He dicho y reitero, que esta posibilidad no existía hasta hace unas semanas. Pocas por cierto. El desgaste de gobernar, la ola criminal y otros factores, mermaron la imagen de Carlos Joaquín, eclipsado, totalmente, por la ola Morenista surgida a la sombra de Andrés Manuel López Obrador.

Los analistas y principales actores políticos del estado daban por hecho que el gobernador había descartado cualquier alternativa electoral. Que se abocaba, con denuedo, a elegir al personaje de MORENA a quién entregaría el poder al término de su gestión. Algunos, me incluyo, llegábamos al extremo de pensar y decir que el respaldo de Carlos Joaquín, lejos de ayudar, afectaría al candidato de MORENA.

La desbandada rayaba en la histeria, en especial entre los cuadros del PRI. Todos querían pasarse a MORENA, convencidos que no había otra opción para avanzar políticamente hablando. Casi inadvertida pasó la columna de Hugo Martoccia titulada : ¿un frente anti MORENA para el 2021?, publicada el 10 de noviembre de 2019, en la víspera del cambio de dirigentes en el PRI estatal.

Luego de señalar la cercanía entre los nuevos dirigentes priístas, Candy Ayuso y José Alberto Alonso con Carlos Joaquín, Hugo Martoccia señaló que era claro que el gobernador tomaba el control del PRI y destacó que “en corto” dos referentes importantes de ese partido le comentaron que:

“Está bien que el gobernador tenga mano en el PRI, pero tiene que ser el inicio de una alianza formal para derrotar a MORENA. Si es así, está bien. Si no, estamos perdiendo el tiempo”, coincidieron, palabras más, palabras menos. 

Al paso del tiempo parece que la posibilidad de una alianza formal está cerca. Y con el ingrediente especial del cambio en la percepción ciudadana respecto a MORENA y el rescate de popularidad y confianza que cosecha Carlos Joaquín gracias a su accionar, sobrio, respetuoso y oportuno durante la pandemia. 

He reiterado y sigo convencido que el “hoyo negro” en el que han caído

los presidentes municipales de Benito Juárez (Cancún), Solidaridad (Playa del Carmen) y Othón P. Blanco (Chetumal), que agrupan al 80 por ciento de los votantes, es ya irreversible. El desencanto, la frustración y el encabronamiento de la población son palpables, y eso posibilita que el BOA, el Bloque Opositor Amplio, conformable por el PAN, PRD, PRI y MC, tenga la real posibilidad de triunfar.

Falta ver si Carlos Joaquín da el paso adelante y ordena la conformación del BOA a sus operadores, que los tiene. Aunque, como apuntamos en el título de esta columna, también existe la posibilidad de que se trate de un gambito, un engaño del mandatario, para poder recuperar la posibilidad de “negociar” con la dirigencia formal de MORENA, pero también con el verdadero dueño de esa franquicia: Andrés Manuel López Obrador, posibilidad que hoy por hoy, está a años luz de distancia.

un comentario

  1. HUMMMMMMMM
    CLARA OPINION Y DESEOS DE UNA VICTIMA DEL LOPEZOBRADORISMO QUE, AL VER SU FORTALEZA ACTUAL SOLO EXTERNA SUS QUERERES….
    MORENA AVANZARÁ EN TODO EL PAIS….QUINTANA ROO, DESPUES DE CDMX, ES CONSIDERADO EL SEGUNDO ESTADO DEL PAIS CON MAS LOPEZOBRADORISMO….ASÍ DE SENCILLO…LO DEMÁS PUES…
    VEREMOS 2021 Y…2022….

Deje un comentario

14 − Once =