Principales

Bonos fugitivos

Golpe de Mazo

Novedades Chetumal
.

A menos de 72 horas de entregar la silla a Luis Torres Llanes, el alcalde capitalino Eduardo Espinosa Abuxapqui enfrentó un amotinamiento de sus empleados que paralizaron labores exigiendo el tradicional bono “trianual” de fin de gobierno.

Los burócratas municipales se organizaron por cuenta propia para exigir este “derecho”, desplazando a su dirigente sindical José Ángel Pérez Chávez. El paro laboral mantuvo a la capital en jaque, al ser detenidos servicios públicos fundamentales.

Los empleados consideran el bono trianual una conquista ganada a pulso, y están dispuestos a defenderla con garra. Al menos piden que se les pague la misma cantidad que al término del gobierno de Carlos Mario Villanueva Tenorio, cuando recibieron mil 500 pesos como bono trianual.

Los trabajadores también denunciaron que esta administración agonizante les adeuda el pago retroactivo del aumento salarial autorizado este año y tres millones de retenciones de préstamos.

No hay antecedentes de una protesta de esta naturaleza en el Palacio Municipal capitalino, aunque hay que advertir que el escenario también es diferente porque este 30 de septiembre llega a su fin la era del PRI en esa posición.

Postulado por PAN y PRD e impulsado por el factor Carlos Joaquín, el ex priista Luis Torres Llanes recibirá una silla complicadísima y con un conflicto laboral    que debe vigilar con lupa porque puede rasparle su estreno como sucesor de Abuxapqui.

También los empleados sindicalizados del Poder Judicial anunciaron un paro laboral por el mismo motivo, ya que exigen el pago del bono sexenal en la misma cantidad y condiciones que sus homólogos del gobierno estatal.

Alrededor de 233 burócratas sindicalizados del Tribunal se levantaron contra el Magistrado Presidente, Fidel Villanueva Rivero, por la negativa a pagar un bono de dos mil pesos a pesar de que había prometido concederlo.

Al quite entró el todavía líder del Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Estado, Roberto Poot Vázquez, quien tratando de salvar el pellejo ante la entrada del nuevo gobierno decidió encabezar el movimiento de los empleados del Poder Judicial, exigiendo a Villanueva Rivero cumpla con el compromiso de pagar el ansiado bono.

Y en la segunda oleada de nombramientos en el equipo del gobernador Carlos Joaquín González destacó el del polémico ex alcalde playense Miguel Ramón Martín Azueta como jefe de la oficina de gobernador, con amplias atribuciones en la nueva silla poderosa.

Un comentario

  1. bueno… creo que una vez mas “golpe de mazo” no se documentó bien al decir “no hay antecedentes”… para nada… creo que en cuestion de revoltosos sí hay antecedentes…

    cuando el gobierno municipal del entonces presidente josé asencio navarrete, el sindico municipal marco antonio coral castilla por ordenes de mario villanueva aceleró al entonces cabildo y le dieron palo precisamente a don pepe asencio…

    si eso no es antecedente de revoltosos priistas… entonces… que fué ??…

    Amén…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − Nueve =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba