Candidatos chetumaleños contra la cancunense Anahí

La lucha por la diputación federal del segundo distrito, con cabecera en nuestra capital, enfrenta a tres chetumaleños competitivos contra la juvenil cancunense Anahí González Hernández. La cartelera novedosa ha atizado el interés de los electores de este distrito que incluye al adolescente Bacalar y a los señorones municipios mayas de Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos.

Anahí fue dirigente estatal de Morena y por la fuerza del partido del presidente Andrés Manuel López Obrador parte como la rival a vencer. La comparo con la selección alemana de futbol que llega al estadio José López Portillo –el Jolopo– a disputar un torneo cuadrangular con los caguameros de casa, quienes conocen cada zona del pasto, soportan el calor y son más respaldados por la afición aunque les peguen un baile.

Entre los chetumaleños Carlos Mario Villanueva Tenorio –Fuerza por México– y José Alberto Alonso Ovando –PRI, PAN y PRD– saldrá el finalista que intentará derrotar a la amenazante morena Anahí. Y si Víctor Zapata Vales hace una campaña intensa tendrá su oportunidad como candidato de Movimiento Ciudadano, el “movimiento naranja”.

La diputación federal por el segundo distrito ha sido patrimonio de chetumaleños, aunque en 1997 Don Artemio Caamal Hernández –ex alcalde de José María Morelos, ya fallecido– fue exitoso candidato del PRI.

El sur del estado identifica a sus políticos, cada vez más escasos en las cumbres del poder. Y aunque los identifica no siempre los apapacha, porque los ataca y desprecia galopando en las redes sociales. Pero son sus políticos, buenos, malos, terribles y traicioneros.

El desprecio a Anahí tiene sus motivos muy fuertes, porque el capitalino se ha irritado por la invasión de fuereños que ocupan grandes posiciones en la alta burocracia. Chetumal es el corazón de esa oposición a la llegada de fuereños y a Morena se le ocurre lanzar como candidata a una cancunense, quien debió competir en su distrito norteño.

Rafael Marín Mollinedo –director general del Programa para el Desarrollo del Istmo de Tehuantepec– es uno de los hombres más cercanos al presidente Andrés Manuel López Obrador y se le atribuye la entrega de la candidatura a Anahí. Marín Mollinedo no calculó el tamaño de la reacción de los quintanarroenses del sur y centro, acostumbrados a elegir a sus candidatos de patio.  Cometió un error con tintes de provocación, de bofetada ante los invitados de etiqueta.

El triunfo de Anahí está en riesgo, aunque no deja de ser la rival a vencer. Pero un triunfo de trámite para Morena ha sido comprometido en una región que se acostumbró a agarrar a cintarazos en las urnas a sus políticos incumplidos.

Morena tuvo dos perfiles que eran aceptadísimos, pero los humilló: Alejandro Alamilla Villanueva y Manuel Aguilar Ortega. También persiguió la candidatura Roberto Erales Jiménez, diputado local del PT.

2 comentarios

  1. para empezar el tal alejandro alamilla y manuel aguilar ni morenistas son y tampoco eran aceptados por el pueblo,,,,¿aun no entienden que el pueblo no quiere absolutamente nada con el antiguo regimen? aunque vengan a decirnos q ahora son morenistas solo por que ayer se pusieron la camisa de la 4T por favooor,,,no votaremos ni por el pan y menos por el pri,,,, votaremos por morena no por la que es candidata si no mas bien para que AMLO SIGA TENIENDO SU MAYORÍA EN EL CONGRESO DE LA UNIÓN

  2. solo imaginenseeee que AMLO llegue a perder la moyoria en el congreso de la union,,, los opsitores osea el prian una vez instalados en el congreso de la union serian capaces con tal de lleverle la contraria a AMLO hasta de querer quitarle a los adultos mayores sus pensiones y alos discapacitados, el aumento al salario minimo etc… etc.. al antuguo regimen no les interesa el pueblo, solo se interesan por ellos mismos.

Deje un comentario

cuatro × 2 =