Principales

Cardín, el último dinosaurio priista

Ajuste de cuentos

Chetumal, 15 febrero
Ángel Solís

Con más de 30 de años de militancia priista, es imposible creer que este señor sea panista o perredista, porque el doctor Juan Ortiz Cardín es el último de esa generación tricolor que sobrevivió tras la llegada del gobierno del “Cambio” a Quintana Roo y hoy aspira a un cargo de elección, candidatura que por muchos años le fue negada en su partido y debido a su tibieza e institucionalidad nunca peleó y optó por agachar la cabeza para que llegaran al poder personajes siniestros que terminaron hundiendo al municipio.

Hoy muchos, pero muchos años después que tuvo su primera oportunidad de llegar al poder cuando el PRI lo era todo en el estado –algo así como lo es Morena actualmente–, el Doctor Cardín, como se le conoce en la capital del estado, va en busca de una presidencia municipal que se cae en pedazos, donde las deudas, el millonario pago de nómina y los problemas ocasionados por el abandono del gobierno del estado como los baches, alumbrado público, delincuencia, entre otros, tienen a Chetumal a punto de caer al precipicio.

De carácter muy serio, poco accesible a la vista, no muy platicador, el doctor tiene un gran problema para poder ganar en las urnas: la edad no lo ayuda mucho entre el sector joven y las mujeres, además la pandemia ocasionaría que las campañas se lleven a cabo principalmente a través de las redes, lugar donde no tiene mucha penetración e impacto, pese a que utiliza a todo el personal docente y administrativo del Cecyte para difundir su imagen.

No lo veo como un político cansado, pero si ya grande y necio a adaptarse a las nuevas formas de hacer política y de manejo de su persona. A través de las redes podrán darse cuenta del sector de la población que respalda su proyecto y las limitantes que exhiben. Aunado que nunca fue un político rebelde, más bien totalmente institucional, tan es así que si no fuera por los problemas personales que arrastra el comunicador José Ángel Muñoz González que a la postre lo dejaron fuera de la contienda por el blanquiazul, la semana pasada hubiera acudido a la sede del PAN a acompañarlo a su registro y nuevamente a esperar otra oportunidad.

En unos meses más los joaquinistas se quedarán huérfanos. El grupo del norte ya busca cobijo en Playa del Carmen y Tulum, mientras que los pocos del sur quedarán abandonados a su suerte. Cardín no es un político de carácter ni tampoco la dirigencia tricolor aporta para respaldar su gobierno. Del PAN y del PRD ni vale la pena hablar, ya que son tan sólo unos zopilotes que buscarán posiciones para seguir colgados del erario, con lo cual los proyectos que impulse en su gobierno difícilmente puedan convertirse en realidad.

No pongo en duda su experiencia y su capacidad, pero no le encuentro dónde este veterano priista pueda sacar adelante a la capital, ya sin el respaldo del gobierno del estado y los portazos y mentiras que envía la Federación a Chetumal. No le veo carácter y decisión para enfrentarse a un reto tan difícil, como lo es esta moribunda ciudad capital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba