“Chanito II” tampoco cumple con el tiempo de residencia en Cancún

Cancún, 8 junio
Fernando Olvera (Diario de QRoo)

Aún sin reponerse todavía de la amarga experiencia que vivió José Luis Toledo, luego del palo que le asestó la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) al declararlo “inelegible”, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) ahora enfrenta de nuevo la posibilidad de quedarse sin candidato a la presidencia municipal de Benito Juárez, en razón de que su nuevo “Chanito”, José Luis Acosta Toledo, tampoco cumple con el requisito de la residencia mínima para aspirar a gobernar la citada demarcación.

Datos recabados por el que esto escribe confirmaron que el “clon” de quien hoy por hoy es considerado como el heredero de lo más oscuro del borgismo, hasta el año pasado vivía en la ciudad de Villahermosa, en el Estado de Tabasco, algo que, como es de suponerse, la “tribu” perredista que lo impulsa había mantenido en absoluto secreto.

En este sentido, Acosta Toledo, oriundo de Cunduacán, no sólo residió en el llamado “Edén” hasta hace unos meses, sino que de acuerdo con documentos oficiales, el 16 de febrero de 2016 fue nombrado como jefe de departamento “A” de la Dirección de Programación del Ayuntamiento de Centro, cargo que desempeñó hasta el 15 de enero de 2017 cuando presentó su renuncia, según se dice y se rumora, luego de verse inmiscuido en un escándalo de corrupción por la adquisición de luminarias.

Por si fuera poco, fue precisamente en aquellas fechas cuando comenzó a promocionarse como una “joven promesa” para hacer carrera en la escena política de su entidad natal, como consta en un espacio de opinión del comunicador tabasqueño Juan Pablo Sibilla Téllez denominado “ST Noticias”, el cual se transmite por Facebook y Twitter.

Al respecto, se sabe que la penosa situación de Acosta Toledo ya se hizo del conocimiento del Tribunal Electoral de Quintana Roo (Teqroo), mediante un recurso que será analizado a más tardar el próximo miércoles, aunque de entrada se puede afirmar que, dada la amarga experiencia de su “clon” borgista, una vez que se efectúe el desahogo de pruebas, lo más seguro es que se quede sin candidatura, algo que, de acuerdo con los especialistas, llevaría al PRD a la peor debacle de su historia en una demarcación como Benito Juárez, que por muchos años fue considerada como su “bastión” en Quintana Roo.

Deje un comentario

4 + 8 =