Principales

Chepe resultó peor que Judas

Ajuste de Cuentos


Ángel Solís

Pese a que su momento chantajeó a la dirigencia estatal del PRI, renunciando a ese partido para ser dirigente municipal de Movimiento Ciudadano en Bacalar con el objetivo de ser nuevamente candidato a la presidencia municipal, José Alfredo “Chepe” Contreras Méndez, a quien el Tricolor le ha cumplido todos sus caprichos personales, prefirió pintar su raya y dejar sola a la candidata de su partido a la gubernatura, Leslie Hendricks Rubio.

Y es que este domingo en la capital del estado se desarrollaron los registros de las candidatas del PRI y Morena y esta última contó no solo con el respaldo político, sino claramente económico de las y los alcaldes pertenecientes a su partido, quienes movilizaron miles de personas para la demostración de músculo, mientras que a la candidata del PRI el presidente municipal de Bacalar, “Chepe” Contreras —único alcalde priista que les queda— brilló por su ausencia, dejando en claro que desde hace mucho ya también abandonó el barco tricolor.

Yensunni Martínez Hernández, María Hernández Solís, Juanita Alonso Marrufo, Blanca Merari Tziu Muñoz, Marciano Dzul Caamal y Erik Borges Yam, alcaldes de Othón P. Blanco, Felipe Carrillo Puerto, Cozumel, Puerto Morelos, Tulum y José María Morelos, respectivamente, no solo acudieron al respaldo de su candidato sino que operaron económica y logísticamente para demostrar la fuerza política de su partido de cara a la elección del próximo 5 de junio.

Mientras que el único representante del priismo en el tablero político del estado, cuya sola designación a la candidatura a la presidencia municipal realizada el año pasado provocara la renuncia y desbandada de varios cuadros distinguidos priistas en ese municipio, hoy está arrodillado y a las órdenes de la virtual candidata de Morena a la gubernatura, Mara Lezama Espinosa.

Si alguien tiene que estar agradecido con el PRI, ese sin duda es Contreras Méndez, quien pese a no contar con preparación académica alguna ni formación, ese partido lo ha hecho dos veces presidente municipal, convirtiéndolo en hombre acaudalado que utiliza el disfraz de humilde taquero.

El desprecio por ese partido que le ha cumplido todos sus caprichos es evidente, ya que incluso los integrantes de su Cabildo como el caso de la Síndico Municipal, Vanessa “Vane” Piña Gutiérrez, ya también busca cobijo político en la 4T ante el desinterés del alcalde por rescatar y cicatrizar heridas entre los priistas bacalarenses.

El PRI está a la deriva y en este proceso electoral corre el riesgo de perder hasta el registro ante el nulo apoyo de personajes como El Chepe que se han hinchado de dinero a costillas de ese partido, desplazando a personas que contaban con preparación pero sin padrinos que los acomodaran en el cargo.

Hoy personajes nefastos como El Chepe le dan a espalda y esperan el momento para velar al moribundo PRI.

Y la campaña está por iniciar con los peores augurios para la aplanadora de otro tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + 17 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba