Principales

Costosas “obras” en el Congreso

Chetumal, 20 Nov /

Gabriel E. Manzanilla. (Por Esto Q Roo).

Garrafal derroche de recursos es el que se comete en el Congreso del Estado, pues para el primer semestre del año se destinaron 13.6 millones por concepto de bienes muebles y activos intangibles, siendo esto cinco veces más que lo erogado por el Poder Legislativo en todo el 2016, donde se hizo un gasto por 2.7 millones de pesos para dichos rubros.

Gran parte de estos gastos han beneficiado a los allegados del presidente de la Gran Comisión, el diputado panista Eduardo Martínez Arcila, quien autorizó el costoso y deficiente Sistema de Asistencia Legislativa y Votación Electrónica del Congreso del Estado, así como la construcción de dos nuevas “salas de reuniones” al interior del recinto legislativo.

De acuerdo con el portal de la Unidad de Transparencia del Poder Legislativo, en el periodo comprendido de enero a junio de 2017, el Congreso del Estado reportó un flujo de efectivo en inversión por 13 millones 682 mil 947.30 pesos, que se divide en 10 millones 927 mil 098.10 pesos para bienes muebles y 2 millones 755 mil 849.20 pesos por activos intangibles.

Se le denomina flujo de efectivo a la variación de entrada y salida de dinero en un periodo determinado, lo que significa que el Congreso local destinó para el primer semestre del año un total de 13.6 millones de pesos en la adquisición de bienes muebles y activos intangibles.

Esta cantidad es cinco veces superior a la inversión que hizo el Poder Legislativo durante el ejercicio fiscal 2016, pues de acuerdo con los estados financieros correspondientes el gasto de inversión fue de 2 millones 729 mil 818.55 pesos, distribuidos en 2 millones 719 mil 132.69 pesos para bienes muebles y 10 mil 685.86 pesos para activos intangibles.

Con ello, se tiene que el Poder Legislativo cerró el año anterior con 16 millones 211 mil 665 pesos de activos no circulantes por concepto de bienes muebles, mientras que para el primer semestre de 2017 lo aumentó a 27 millones 138 mil 763 pesos.

De la misma manera se tuvo en el 2016 un activo no circulante de 10 mil 685 pesos por concepto de activos intangibles, pero para junio del presente año ya había subido hasta 2 millones 766 mil 535 pesos.

Un activo intangible es aquello que no puede ser percibido físicamente, pues su naturaleza es inmaterial, dentro de lo cual se incluye al software empleado para el costoso Sistema de Asistencia Legislativa y Votación Electrónica, que supuestamente tuvo un costo de 4.2 millones de pesos, pero sin que a la fecha el gasto haya sido desglosado y transparentado.

Bajo el supuesto de que se hizo para modernizar al Congreso del Estado, de este derroche de recursos han salido beneficiados los allegados del presidente de la Gran Comisión, el diputado Eduardo Martínez Arcila, quien otorgó los contratos por invitación directa, sin siquiera abrir el proceso de licitación.

Fue en febrero del presente año cuando se estrenó el costoso y deficiente Sistema de Asistencia Legislativa y Votación Electrónica del Congreso local, en el cual tuvieron participación 3 proveedores relacionados con Martínez Arcila, quien en su momento reconoció que no hicieron la licitación respectiva para los trabajos de modernización física y tecnológica del recinto legislativo.

Las nuevas oficinas legislativas que se hicieron en Cancún forman parte del paquete de remodelación del Congreso del Estado, en las que tuvo participación el panista Carlos Ávila Lizárraga, amigo del presidente de la gran Comisión, Eduardo Martínez Arcila.

Ávila Lizárraga, a través de la empresa Consorcio Blue Petroleum SA de CV, de la cual es representante legal, es parte de la remodelación física y tecnológica del Congreso del Estado de Quintana Roo, pero sin que hasta el momento los recursos pagados se transparenten como es debido.

La empresa Alv Alumi SA de CV, cuyo representante legal es Luis Antonio López Ortiz, fue otra de las beneficiadas para entrar al jugoso negocio que significó el Sistema de Asistencia Legislativa y Votación Electrónica, pero sin tener que pasar por el proceso de licitación gracias a su relación con el diputado panista.

Dicha empresa, propiedad de Luis Antonio López Ortiz y Addy García Guerrero, recibió una gran cantidad de dinero para el suministro e instalación de los monitores que se emplearon en este lujoso pero fallido sistema tecnológico del Congreso del Estado, resultando ser un negocio que privilegió los intereses personales, políticos y económicos de la coalición PAN-PRD.

La otra empresa beneficiada fue Profeti Consultores SA de CV, cuyo representante legal es Miguel Ángel Puga Priego, quien recibió un millonario contrato para implementar un software especial, el mismo que usaba el exgobernador panista de Puebla, Rafael Moreno Valle.

El Congreso del Estado también autorizó la construcción de dos salas al interior del Palacio Legislativo, con un valor superior al millón de pesos, pero beneficiando de manera directa al yerno del hotelero Norman Angulo McLiberty.

La empresa favorecida con el jugoso contrato fue Suministros y Distribuciones Falbo SA de CV, de Eduardo Magaña Cárdenas, hijo político del dueño del hotel Los Cocos, Norman Angulo McLiberty, quien ha sido privilegiado económicamente de diversas maneras gracias a que en las pasadas elecciones operó a favor de la coalición PAN-PRD.

2 comentarios

  1. Si eliminaran al rubro del dinero que le dan a los periodistas se ahorrarian una buena lana, chance hasta podrían construir un edificio nuevo del congreso.

    1. Lamentablemente es una mafia, nunca va a terminar sin importar que partidos nos gobiernen, no solo es con periodistas, es practicamente en todo, y como dice el dicho la culpa no es del indio sino de quien lo hace compadre. Ya estaremos votando nuevmente el otro año por mas corruptos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba