Denuncian por abusos a policías ministeriales

Chetumal, 10 octubre
(Agencia SIM)

Iris Rodríguez Laguna fue interceptada ayer cuando iba en automóvil con su hija rumbo a la escuela. A golpes la bajaron de su carro y obligada a subirse en otro vehículo, mientras su infante, de 10 años de edad, también fue agredida.

A Iris se le llevó a otro lugar, donde fue encerrada y continuó siendo golpeada.

Los testigos de este salvaje hecho, en la calle Salvador Alvarado esquina Benjamín Hill, de la Colonia Adolfo López Mateos, denunciaron que se trataba de un “levantón”, pero resultó que los “plagiarios” eran agentes de la Policía Ministerial que cumplían una orden de aprehensión por un litigio familiar. El vehículo en el que se llevaron a la fuerza de la mujer era de la Fiscalía General del Estado y el lugar donde fue encerrada y golpeada era en las instalaciones de esta dependencia.

En total, 20 agentes participaron en el operativo, para detener a una mujer de 26 años acompañada de una niña de 10, una movilización a todas luces inusual, pero que se explica al descubrir quién es el querellante de esta acción: la ex pareja de Iris, Julián Samos Méndez, actual secretario particular del Fiscal General de Justicia, Miguel Ángel Pech Cen.

Iris Rodríguez logró salir de su encierro sin pagar caución esta madrugada, marcada con moretones en su cabeza, pecho y brazos, como secuelas de la agresión sufrida. Ella no tiene dudas de que se trató de un “escarmiento” por el padre de su hija, que reclama la custodia.

Denunció que durante el operativo los agentes ministeriales golpearon a su hija de 10 años, la cual presentó crisis nerviosa. Por el modo, testigos pensaron se trató de un secuestro. Identificó a una policía ministerial mujer, de siglas F.V.I., que lastimó a su hija en la nariz, mientras que otra le jaló los cabellos.

La intervención de personal de Ayundantía del Gobierno del Estado evitó se consumará por lo cual se permitió a la mujer ir a su casa a dejar a la menor, pero acompañada de dos mujeres en la parte trasera, las cuales le iban golpeando.

Al llegar a la casa, le bajaron por la fuerza del vehículo y le subieron a un carro Sonic de la FGE, donde le golpearon en el cuerpo y rostro.

Posteriormente le llevaron a certificar a la FGE. Fue hasta ese momento cuando se le mostró la orden de aprehensión, además de que apenas le presentaron las supuestas notificaciones mediante las cuales se le exhortaba a llevar a la menor al Centro de Convivencia.

“Apenas acababan de imprimirlas y querían las firmara como si hubieran sido desde hace meses”, denunció.

Después fue trasladada al Cereso de Chetumal, donde permaneció incomunicada hasta pasada la medianoche, cuando se le notificó su liberación.

Por tratarse de delito no grave no se le pidió caución, solo que se presentara a firmar a diario al Juzgado Segundo de lo Penal y tiene prohibido salir del estado.

La presunta afectada anticipó que procederá ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdheqroo) y ante el Ministerio Público, por abuso de autoridad, lesiones u lo que resulte.

Responsabilizó al padre de su hija por lo que pueda ocurrir a su persona, familia y patrimonio, toda vez que es la segunda vez que sufre un acto de represalia. 

Deje un comentario

uno × cuatro =