Principales

Derechos Humanos emite recomendación al gobierno de Carlos Joaquín

Chetumal 12 de diciembre
Joana Maldonado (La Jornada Maya)

Sobrepoblación y hacinamiento; personal insuficiente para custodia; autogobierno, falta de control, así como escasa higiene, carencia en los alimentos y deficiencias en las instalaciones, es la situación que desde hace años prevalece en las cárceles de Quintana Roo, asunto que no fue atendido por la administración anterior. Por ello, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), hizo una Recomendación al gobierno de Carlos Joaquín González que deberá cumplirse en un periodo de seis meses.

A través de un comunicado que se publicó este domingo en su página de internet, la CNDH dio a conocer el resultado del seguimiento a las observaciones en un informe de 2015 en los Centros de Reinserción Social de Cancún, Cozumel y Chetumal. Por tal situación se otorgó la Recomendación M-03/2016 al gobernador Carlos Joaquín.

“Dicha Recomendación es resultado del seguimiento a las observaciones señaladas en el Informe Inicial 7/2015, que elaboró el Mecanismo Nacional en noviembre de 2015 y su correspondiente envío al entonces Gobernador de Quintana Roo –Roberto Borge Angulo-, tras realizar visitas a 25 lugares de detención, entre ellos los tres establecimientos (Cancún, Chetumal y Cozumel), y posteriores visitas de supervisión y seguimiento, para verificar las acciones de la autoridad de ese estado y atender las situaciones señaladas en dicho informe”, cita el comunicado.

El Mecanismo Nacional, explica, tiene como atribución primordial la prevención de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, a través de visitas periódicas a lugares de detención e internamiento estatales, para examinar el trato que se da a las personas privadas de la libertad y evaluar las condiciones de detención.

De tal forma, que durante las visitas de seguimiento, se detectó que en estos Centros de Internamiento la comida que se otorga a los presos es insuficiente, y que no satisface sus necesidades, además que se distribuyen sin supervisión de las autoridades penitenciarias. En suma, las cocinas en las que se elabora la alimentación, carecen de condiciones y mantenimiento, así como de buena higiene.

En todos los casos, los Centros de Internamiento tienen escasez de planchas para dormir, servicios sanitarios con agua corriente, ventilación e iluminación natural y artificial en dormitorios.

Además, tienen sobrepoblación lo que genera condiciones de hacinamiento y autogobierno por parte de grupos de poder que ejercen control en los establecimientos, originado por falta de personal de seguridad, vigilancia y custodia.

En el caso de las mujeres internas, las instalaciones no cuentan con espacios específicos para el ingreso, locutorios, cocina, biblioteca, servicios médicos y protección.

Recomendación

Por lo anterior, la CNDH recomendó “garantizar que los internos reciban tres veces al día y en un horario establecido, alimentos con calidad e higiene, cuyo valor nutritivo sea suficiente para mantener su salud; evaluar el mantenimiento y equipamiento de las instalaciones y asignar recursos suficientes para que sean habitables e higiénicas, y haya suficientes planchas para dormir, iluminación, ventilación e instalaciones sanitarias adecuadas”.

En el caso de la cárcel de Cancún, la recomendación establece que se deberá contar con instalaciones seguras, pues es precisamente lo que en este año coadyuvó a las múltiples fugas de reos.

“Deberá tener instalaciones seguras o que se construya un nuevo establecimiento que reúna tal exigencia; además de que haya una Planeación presupuestal para la construcción de un centro femenil en el Estado; se realice la clasificación y separación de los internos que marca la Ley, que no haya sobrepoblación, se valore la posibilidad de aumentar los espacios para alojar a los internos y se tramiten ante la autoridad correspondiente los traslados voluntarios”, precisa el comunicado.

Añade que, se deberán evaluar las necesidades en materia de personal de seguridad, vigilancia y custodia con un perfil adecuado, que la autoridad penitenciaria evite cualquier abuso contra la población recluida y la existencia de privilegios, así como actualizar o emitir un reglamento para los centros preventivos y de readaptación social del Estado de Quintana Roo.

El gobierno estatal ya fue notificado y deberá cumplir con estas recomendaciones en un plazo de seis meses, de acuerdo a lo dispuesto en la Ley Nacional de Ejecución Penal.

La respuesta del gobierno

Horas después de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), dio a conocer sobre la recomendación al Gobierno de Carlos Joaquín González en temas penitenciarios, a través de un comunicado, se informó que hay una estrategia integral para atender los rezagos en las cárceles de Quintana Roo.

“En este nuevo gobierno, sí se trabaja en mejorar las condiciones de vida de la población penitenciaria, tanto femenina como masculina, así como realizar las adecuaciones inmediatas para brindarles alimentación sana y variada, un espacio digno, limpio, así como condiciones que permitan su verdadera reinserción social”, cita.

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Rodolfo del Ángel Campos, encabeza esta estrategia de mejora en los penales del estado, anunció que desde septiembre de este año se ha logrado avanzar en la construcción de un nuevo espacio que albergará a las personas privadas de su libertad en el penal de Chetumal, como solución al hacinamiento.

Además, Del Ángel Campos, informó que se busca el financiamiento para la construcción de un nuevo centro que cumpla con todos los parámetros contemplados en los diagnósticos penitenciarios que realiza la Comisión Nacional de Derechos Humanos y señaló que existe coordinación cercana con la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (CDHeQROO).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba