Principales

Disminuye la diferencia entre candidatos a la gubernatura

El PRI está de regreso en el inminente choque por la gubernatura de Quintana Roo y el control del Congreso local, posiciones que tuvo en sus manos por décadas, hasta su inesperada caída en 2016 provocada por errores propios.

En el cuartel del Tricolor reciben señales favorables que precipitan el despertar del gigante anestesiado que sabe lejana la reconquista de la silla suprema, pero es alentado por datos confiables que ya lo ubican en zona de competencia para no ser comparsa del juego, sino protagonista de respeto, temible en más de un frente de los once municipios.

Un estratega del PRI me compartió la reciente encuesta de marzo aplicada por Gobernarte en los seis estados donde se libra la batalla por la silla mayor. Esta no es una de esas encuestas patito al gusto de quien la ordena para engañarse ante el espejo, sino un trabajo profesional con su margen de error, pero frío, con porcentajes clínicos que debemos procesar con todo el rigor.

Mara Lezama (Morena, Verde Ecologista, PT y Fuerza por México) conserva el 31 por ciento de preferencia, mientras Laura Fernández Martínez (PAN, PRD y Confianza por Quintana Roo) capta el respetable 20 por ciento. Lo sorprendente aquí es el 15 por ciento cosechado por la priista Leslie Hendricks Rubio a casi tres semanas del arranque oficial de las campañas, porque muchos dimos por hecho que la hija del exgobernador priista Joaquín Hendricks Díaz rondaría el sótano.

Lo llamativo es que se reduce la diferencia entre los adversarios, porque José Luis Pech (Movimiento Ciudadano) figura en cuarta posición, casi en empate técnico con Leslie con el 13 por ciento. Al fondo se ubica el holboxeño Nivardo Mena Villanueva (del partido local Movimiento Auténtico Social) con el 4 por ciento.

Llama la atención el 12 por ciento que no ha decidido el sentido de su voto para dejarnos un panorama novedoso y picante y no un día de campo para Mara Lezama, quien mantiene su ventaja y está obligada a aplicarse al límite con una estrategia que la mantenga en el liderato, aunque al ir disminuyendo su gran ventaja se abren posibilidades de triunfo para los otros competidores en los 15 distritos sentenciados al “carro completo” de Morena.

Me llama la atención el tuit del PRI estatal: “Desde 2016 en Quintana Roo los homicidios dolosos han aumentado en un 309 por ciento”, con el gato de “el cambio nunca llegó”.

La directísima es dirigida al gobernador Carlos Joaquín y es signo del brusco y oportuno despertar de un priismo que ha aguardado esta reacción que llega al cuarto para las doce, pero ahí vemos al marrullero PRI de regreso en esta batalla cuyas reglas ellos inventaron y explotaron hasta saciarse de un poder que olfatean con apetito, agazapados en el claro de la selva para aguardar a los relajados venados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × tres =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba