Principales

Doble cara y despilfarro de Ana Isabel Vásquez en Educación

Chetumal, 3 de noviembre
Especial

Desde que se instaló en la silla de la avenida de los Insurgentes se le cayó la máscara a la Secretaria de Educación, Ana Isabel Vásquez Jiménez, cuyo buen discurso es desmentido por su desempeño tan tóxico.

En plena pandemia y ahora con la máxima exigencia a las escuelas para que abran sus puertas aunque han sido vandalizadas, saqueadas y carentes de material higiénico para preservar la salud del personal directivo, docente, administrativo y sobre todo del alumnado, esta mala funcionaria autorizó para ella y todo el séquito de subsecretarios la compra de camionetas de lujo de la Marca Nissan, Modelo Xtrail 2021, cuyo precio base de la serie Sense 2 Row oscila entre los 526 mil 900 pesos y son presumidas con orgullo por cada uno de ellos a su llegada a la sede de la Secretaría de Educación ubicada en Insurgentes 600, muy cerca de la Plaza de las Américas.

Personal de la dependencia revela que hasta le tocó camioneta al Director General del Colegio de Bachilleres, quién sabe por qué.

La otra cara de la moneda es el olvido en el que mantienen sumergidas a las escuelas, sin electricidad, sin agua potable, sin gel y cubrebocas para los alumnos de escasos recursos, pero hay presión para abrir los planteles poniendo en riesgo la salud e integridad de toda la comunidad educativa bajo el hostigamiento de una muy mal vista y repudiada Luz María Abuxapqui y su camarilla de amigos, quienes colocados en las principales direcciones de Educación Básica no cesan de presionar, amagar y amenazar al magisterio, porque a los trabajadores ya no les quieren reconocer todo el trabajo que realizan con dedicación y esmero, siendo señalados incluso por Isabel Vásquez Jiménez de que son culpables del abandono de las escuelas, muchas de ellas saqueadas.

Y es que todo se trata de prioridades y lo más importante para esta decadente administración educativa es adquirir vehículos de lujo para sus altos mandos, porque para ese objetivo son usados nuestros impuestos. Y mientras tanto mande usted a sus hijos a la escuela y que Dios los bendiga, porque están en el desamparo y olvido.

Ana Isabel, Miguel Arroyo, Luz María Abuxapqui, Paloma López y tantos más, son ustedes unos sinvergüenzas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba