El doloroso y costoso fracaso de Capella y Montes de Oca

“El Rambo Tijuanense” Jesús Alberto Capella Ibarra –secretario estatal de Seguridad Pública– y el Fiscal General, Óscar Montes de Oca Rosales, son indefendibles a estas alturas. La evaluación general de los mandos forasteros desemboca en el fracaso, porque los números de miedo y sangre los hunden en un tema que hiere y sigue dañando a miles de quintanarroenses, afectados en su patrimonio, agredidos y asesinados.

Seguridad Pública tiene números muy negativos, pese al abultadísimo presupuesto que succiona Capella este año: más de 2 mil 222 millones. En 2019 ejerció otros 2 mil 108 millones, ya instalado en la silla que ocupa desde el 26 de septiembre de 2018, cuando por decisión del gobernador Carlos Joaquín González relevó al policía de carrera chetumaleño Rodolfo del Ángel Campos, quien ese año estaba ejerciendo mil 204 millones.

Capella ya no tiene excusas para su fracaso que lacera a Quintana Roo, porque su dependencia fallida ha recibido montañas de dinero arrebatado a áreas vitales para enfrentar a los delincuentes. El gobernador le autorizó un drástico incremento presupuestal cercano al 100 por ciento, con malísimos resultados línea por línea.

El Mando Único no sirve y sus pésimos resultados llueven ensangrentados en Cancún y Playa del Carmen, pero también en Chetumal y la ribera del río Hondo, donde la población ya está harta y va por los agresores de su tranquilidad comunitaria. Los linchamientos flotan como muy posibles.

En el municipio capitalino la Policía Quintana Roo no puede enfrentar el desafío de los malosos y se ha escondido el mando municipal, Osiris de Jesús Ceballos Díaz, subdirector operativo del Mando Único en la zona sur. Falta gasolina para los patrullajes, se justifican.

La tragedia incontenida del Covid ha eclipsado un tema de violencia que sigue agrediendo a Quintana Roo, con robos y asaltos que son materia atendible por la Policía Quintana Roo, desorganizada y sin un plan efectivo para frenar la acometida.

El 26 de septiembre Capella cumplirá dos años en la posición, con una zona de desastre en Seguridad Pública y un mundo de caramelo en su discurso, porque está convencido de que va muy bien en el naufragio que sigue dejando miles de damnificados y cientos de cadáveres.

Incluso el proyecto de videovigilancia aprobado por el Congreso quedó a medio camino, con los 2 mil 900 millones de pesos aprobados por la anterior Legislatura.

El Fiscal no puede con los criminales en el Caribe

En otro flanco, el Fiscal General Óscar Montes de Oca tiene muy malos números contra los criminales, incluyendo los asesinatos de alto impacto que permanecen impunes. Procedente de la capital del país, el Fiscal aterrizó en la silla el 12 de diciembre de 2018, relevando al decepcionante Miguel Ángel Pech Cen que ese año ejercía 663 millones 324 mil pesos. 

Su perfil impresiona, porque ha sido Subprocurador de Averiguaciones Previas Desconcentradas de la Procuraduría de Justicia en la Ciudad de México y Fiscal Especial de Investigación para la Atención del Delito del Secuestro en esa Procuraduría, entre otras encomiendas de altísima exigencia en la Ciudad de México y en otras zonas del país.

El aumento presupuestal se notó de inmediato en 2019, al contar la Fiscalía con 737 millones 975 mil pesos. Este año ejerce 872 millones 396 mil pesos. Por dinero no ha quedado y Carlos Joaquín ha apoyado con todo a este mando estratégico ajeno a Quintana Roo.

La noche del 25 de marzo pasado fue asesinado a balazos Román Guzmán González, ex diputado local del PRD y ex comisario ejidal de Aarón Merino Fernández. Fue atacado en su rancho Las Mariposas, en las cercanías de Bacalar.

En otro ataque de nauyacas, la noche del siete de abril de este año fue asesinado a balazos el alcalde de Mahahual, Obed Durón Gómez, cuando se dirigía en su camioneta a Xcalak. Antes de llegar al entronque le dispararon desde un vehículo blanco.

El desafío del Fiscal es mucho mayor por el avance de la gangrena del crimen organizado cuyos ataques fulminantes se manifiestan en Cancún o en la localidad menos visible en el mapa, como Limones, en cuyas cercanías el 31 de julio de 2019 fueron rafagueadas y asesinadas ocho personas que iban en una camioneta roja con placas de Yucatán.

El comando los atacó a un kilómetro de esa localidad perteneciente al municipio de Bacalar. Es la mayor masacre ocurrida en el sur del estado.

Carlos Joaquín hizo el movimiento correcto al desplazar a Miguel Ángel Pech de la Fiscalía. Había sido nombrado por él, una vez desechado el Fiscal heredado por su antecesor Roberto Borge Angulo: Carlos Arturo Álvarez Escalera.

Al Fiscal Montes de Oca le ayuda su perfil discreto, porque aparece cuando es necesario, sin el protagonismo de Capella. Pero sus resultados son negativos en la procuración de justicia.

2 comentarios

  1. La delincuencia esta acabando con nuestra tranquilidad, pero eso no va a terminar hasta que nosostros eduquemos a nuestros hijos con valores. Si esto no cambia, ningún Secretario de Seguridad, ningún Gobernador o partido político va a poder terminar con este mal, a menos que nos pongan un policía a cada familia y ni así.

Deje un comentario

dieciocho − dos =