Principales

Duelo de vencidas en el Congreso

alertarojanew1

.

.

.

Novedades Chetumal
.

La guerra continúa, y se libra en cada frente con toda la artillería y movimientos silenciosos y letales. Los gobernadores Roberto Borge Angulo (vigente) y Carlos Joaquín González (electo) mueven sus piezas de ajedrez para controlar el Congreso local, en un enfrentamiento vital para ambos.

El antecedente más reciente de una batalla tan intensa se remonta a 2005, cuando el PRI perdió la mayoría en el Legislativo pero conservó la gubernatura con Félix González Canto, quien maniobró para forzar al panismo a apoyar al bloque priista que tuvo que ceder la Presidencia de la Gran Comisión al convergente Manuel Valencia Cardín.

En aquella ocasión el PRI enfrentó un escenario novedosamente adverso, ya que había sido derrotado en tres distritos del municipio de Othón P. Blanco. En esa ocasión tres cartas del gobernador Joaquín Hendricks fueron apaleadas: Cecilia Loria Marín, Moisés Pacheco Briceño y Arturo Fernández Martínez.

En esta reciente batalla Chetumal también le dio la espalda al PRI en sus dos distritos, complicándole al máximo el control del tablero porque reinará un gobernador que fue rechazado por el PRI y recibido con honores por panistas y perredistas: Carlos Joaquín González.

El PRI cuenta con una mayoría que nada le garantiza, ya que puede ir perdiendo posiciones porque la gubernatura es la voluntad del Olimpo que doblega voluntades con plan A, B, C o lo que se pida. Por ello Javier Padilla Balam –diputado de Nueva Alianza por el distrito 13– es pretendido por el grupo de Carlos Joaquín, decidido a sumar una ficha doble.

El salto de Padilla Balam al bloque PAN-PRD es casi un hecho; por algo milita en el partido de la “nueva alianza”.

Juan Carlos Pereyra Escudero fue el eslabón más débil de la bancada priista, ya que no tuvo que pensarlo mucho para alinearse con Carlos Joaquín, alterando el equilibro de fuerzas en ese campo de batalla.

El diputado electo priista Raymundo King de la Rosa –presidente estatal del partido– tiene que aplicarse a fondo para mantener firme a su bloque de diputados, pero las tentaciones son irresistibles a esas alturas.

Con Padilla Balam y Pereyra Escudero el bloque PAN-PRD tendrá la mínima mayoría de votos rumbo a la elección del Presidente de la Gran Comisión.

Un comentario

  1. Los diputados priístas serán tan frágiles como una linea de piezas de domino.
    El generalizado repudio por la administración saliente enterrará las carreras políticas de muchos, y los diputados entrantes tendrán que ser muy inteligentes (y alineados con CJ en un principio) para continuar viviendo de la política.

    http://wp.me/pR1tP-4v

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

5 × cinco =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba