Principales

Édgar Gasca y Martínez Arcila, golpeados por los suyos

Los poderosos diputados Édgar Gasca Arceo (Morena) y Eduardo Martínez Arcila (PAN) han sido embestidos por guerreros de casa que les han restado legitimidad y poder, en una Legislatura que está a punto de cumplir dos meses y llega a esa fecha con las manos vacías: sin agenda presentada, cero iniciativas aprobadas y provocando serias dudas en su margen de independencia ante el gobernador Carlos Joaquín González.

El ex priista Édgar Gasca preside la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo), pero está sostenido con alfileres candentes porque Reyna Durán Ovando fue reconocida como coordinadora de la bancada de Morena y reclama su derecho a encabezar la Jugocopo, subiendo de tono su ofensiva que incluye una acusación por misoginia contra el coordinador del PT, Roberto Erales Jiménez, cuyo partido mano a mano con el Verde Ecologista formó alianza electoral con Morena en la pasada elección.

Édgar Gasca –diputado plurinominal– es gente de la senadora Marybel Villegas Canché (Morena) y su huesote ha estado en peligro por la confrontación de los diputados del partido del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El presidente de la Jugocopo es altamente vulnerable porque depende del respaldo de los coordinadores del resto de las bancadas y su mayor humillación la recibió con el respaldo de Eduardo Martínez Arcila a su permanencia en la silla suprema, cerrando el paso a la africanizada Reyna Durán.

Édgar Gasca había pasado a la ofensiva contra Martínez Arcila, exhibiendo injustificados pagos a 63 empleados consentidos por el ex dirigente panista como Presidente de la Gran Comisión del Congreso. Según el diputado marybelista, Arcila había obsequiado casi 5 millones de pesos a estos “trabajadores” en tan solo ocho meses.

Pero el nocaut lo recibió Arcila del dirigente estatal de su partido, el chetumaleño Juan Carlos Pallares Bueno, quien repentinamente decidió desplazarlo de la coordinación de la bancada para colocar a Atenea Gómez Ricalde, hija de la ex alcaldesa de Islas Mujeres y titular de la Administración Portuaria Integral (Apiqroo), Alicia Ricalde Magaña.

Con este gancho al hígado Martínez Arcila fue humillado públicamente, cayendo al nivel más bajo en el Congreso. El sobrino del ex gobernador Jesús Martínez Ross había sido Presidente de la Gran Comisión del Congreso a partir de 2016 y hasta principios de septiembre de 2019, y estuvo a punto de ser diputado federal por la vía plurinominal y pescó de nuevo la pluri de patio, conservando la coordinación de su bancada pero apartado del trono encomendado a Édgar Gasca con una Jugocopo que reemplazaba a la Gran Comisión.

Ahora Édgar Gasca queda a merced del humor de los integrantes de la Jugocopo, quienes pueden dar el viraje para encumbrar a Reyna Durán, una espada de Damocles colocada sobre el sillón del isleño que fue diputado del PRI en el escandaloso cierre del gobierno de Roberto Borge Angulo.

Salvar el pellejo es prioridad para Édgar Gasca y arrebatarle el huesote es motivo de insomnio para Reyna Durán, mientras la agenda legislativa tiene que esperar.

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba