ColumnistasPrincipales

El cinismo salvaje del colombiano William Conrado Alarcón

Haydee García

El cinismo desparpajado del colombiano William Conrado Alarcón, titular de la Secretaría de Obras Públicas (SEOP) de Quintana Roo, es el claro ejemplo del valemadrismo del “gobierno del cambio” que, entre otras cosas llegó para despojar a quintanarroenses de sus trabajos y beneficiar a foráneos que solo han saqueado y despreciado a la capital, ya que sin duda Chetumal ha sido la zona más despreciada y azotada en esta administración.

La tala masiva que se inició en el boulevard Bahía este fin de semana para la “grandiosa” y millonaria remodelación desnudó la falta de comunicación, tacto y valemadrismo de William Conrado Alarcón, y también mostró la estupidez del gobierno del estado al suspender trabajos que sus mismas dependencias están realizando. ¡Inaudito!

Pero no nos sorprende, ya que actuaron como siempre lo han hecho desde que llegaron al poder, valiéndoles la opinión del ciudadano. Ellos, “los de arriba”, hacen y deshacen a su antojo sin que nadie les diga nada, pues claramente la SEOP ha sido una de las dependencias que más contratos ha repartido, de los cuales en conferencia de prensa en septiembre 2021 se detalló que 3 mil 500 millones de pesos fueron para obra pública para Othón P. Blanco, lo cual es una burla para los othonense que no ven por ningún lado esa cantidad de dinero pues la ciudad está para llorar.

Continuando con la tala de árboles del boulevard Bahía, hay que decir que la Casuarina Equisetifolia, conocida como falsos pinos, pino de los tontos, pino de mar o pino australiano, es considerada en casi todo el mundo una plaga para los organismos locales. Lo mismo los almendros, sin embargo, nada justifica cortarlos luego de estar casi 50 años en el mismo lugar.

Según especialistas las casuarinas son plantas extremadamente primitivas, que ya existían desde la época de los dinosaurios, que no da flores, ni semillas, se ramifica por debajo del suelo y de sus propias raíces surgen otras casuarinas, lo que hace que una sola casuarina invada un bosque completo y con ello destruye tanto flora como fauna.

Pero para erradicarlo se debe hacer una restauración en los ecosistemas, que puede ser la reforestación de plantas que mejoren la productividad y la capacidad de los ambientes para satisfacer las necesidades de la sociedad, no a los intereses económicos y estúpidos de William Conrado Alarcón, que promete una reforestación pero de concreto y asfalto con la intención de “dejar huella” en el final de este gobierno y simular que sí les importó Chetumal y que hubo inversión.

La presión social de las redes sociales despertó al fantasma de la Procuraduría de Protección al Ambiente (PPA), pues su titular Miguel Nadal Novelo, rápidamente mandó a clausurar la tala. La PPA es una de varias dependencias fantasmales que cobran buenas multas y no hacen nada, y ahora que sí hizo algo, fue contra el propio gobierno. ¿Qué cosas no?

En morse

La Dirección de Obras Públicas del Ayuntamiento capitalino sigue siendo de las direcciones más corruptas. Extorsión y cobro de diezmos a empresarios, convocatorias relámpago de tres días para que solo los que quieren que ganen las licitaciones se queden con las obras. Vaya cochinero que tiene Yensunni Martínez, presidenta municipal de Othón P. Blanco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

siete + diecinueve =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba