Principales

El desafío para quienes releven a Lucio Hernández y Montes de Oca

El relevo de Lucio Hernández Gutiérrez –Secretario estatal de Seguridad Pública– y de Óscar Montes de Oca Rosales como Fiscal General no está a discusión, porque son dos áreas críticas que reclaman una depuración acompañada por una estrategia realmente efectiva para desactivar la gangrena criminal que nos azota de norte a sur.

Seguridad Pública y la Fiscalía tienen números reprobatorios en todas las líneas, porque la delincuencia común y la del crimen organizado han parasitado a Quintana Roo con el cobro del derecho de piso que incluye a los negocios más modestos, con la lluvia de plomo como represalia mortal sin castigo.

El gobierno del estado ha errado con su estrategia más comparable con los chiqueadores de la tatarabuela, estos al menos con algún efecto benéfico porque la gubernamental ha sido tan costosa como ineficaz y tiene que ser sustituida.

Mucho tiempo, presupuesto a manos llenas y recursos humanos fueron desperdiciados con el “Mando Único” mostrado como remedio infalible por Jesús Alberto Capella Ibarra –antecesor de Lucio Hernández–, porque dio manga ancha a los delincuentes para que inunden incluso los sitios más exclusivos del turismo.

En gran parte el fracaso ha sido abonado por el gobierno federal que adelgazó hasta hacer imperceptible la presencia de su Fiscalía General de la República (FGR), antes llamada Procuraduría General de la República (PGR). Es necesaria una alerta de búsqueda para dar con el paradero de los muchachitos de la FGR que con muy bajo perfil contemplan los ataques mortales de los criminales que disputan con toda libertad el mercado del narcotráfico en expansión.

La responsabilidad principal es del gobierno federal y en concreto del Presidente Andrés Manuel López Obrador, obligado a intervenir para reorientar su estrategia tan ostentosa como inservible, porque la Guardia Nacional es una medicina con muy bajo efecto.

Los relevos de Lucio Hernández y de Óscar Montes de Oca deben ir acompañados por el desplazamiento de todos los mandos que trajeron de otros puntos del país, para que los quintanarroenses recuperen el control de estas áreas y puedan disminuir la incidencia delictiva, proceso que llevará tiempo porque el daño es enorme y profundo.

Para Seguridad Pública hay perfiles de patio muy competentes que serán evaluados por Mara Lezama y sus asesores, reorientando una Secretaría para hacerla eficaz, a la altura del presupuesto multimillonario que ha recibido.

Montes de Oca permanecerá en la Fiscalía hasta el 11 de diciembre de 2027, pero ya en el gobierno de Mara Lezama su relevo será cuestión de semanas, una vez seleccionado su reemplazo. Así ocurrió con el relevo de Carlos Arturo Álvarez Escalera al inicio del gobierno de Carlos Joaquín González, quien se equivocó al designar a Miguel Ángel Pech Cen y corrigió al desplazarlo para abrirle cancha a Óscar Montes de Oca Rosales, quien procedente de la Ciudad de México llegó con un currículum impresionante que de nada valió en la selva maya caribeña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba