Principales

El drama de los despedidos del PRI

Chetumal, 1 de septiembre
Juan Juárez Mauss

Con lágrimas en los ojos, Virginia del Carmen Urbina García, que por 28 años fue empleada en la sede estatal del PRI, exigió que se le pague la liquidación justa por sus años como trabajadora de servicio de limpieza en este instituto político. A ella, como a otros 49 trabajadores, se les está dando la cantidad de 2 mil pesos como recompensa a una vida de trabajo.

Virginia del Carmen dijo que ella es el único sostén de su familia y no es válido que el presidente de su partido, Raymundo King de la Rosa, los eche a la calle sin darles al menos la liquidación de su tiempo entregado al tricolor.

“Queremos liquidación y que nos dé la cara King de la Rosa, porque ya estamos fastidiados que siempre nos hace lo mismos, yo estoy discapacitada y así venimos a trabajar”, comentó.

Dijo que el personal de presidencia, secretaría social, titulares y auxiliares, tienen el beneficio de seguro social, y a ellos nunca se les afilió a algún servicio médico.

René González aseguró que él trabajó como gestor social en la CNC, agrupación filial del PRI, desde hace 28 años, lapso en donde dejó su salud ante las exigencias del trabajo para que ahora solo le quieran dar 2 mil pesos de liquidación que corresponde a una quincena de sueldo.

“Ya nos tronaron y nos dieron una miseria de apoyo, que no alcanza para nada», fustigó.

En este mismo sentido, Crescencia Pech Esquivel, quien empezó a laborar desde que la sede estatal era un terreno enmontado, comentó que no es justo que la envíen a la calle sin haberle dicho que hizo mal para merecer este trato luego de 30 años de trabajo.

Genia Acosta Carcaño mencionó que en su mayoría son personas de la tercera edad las que están siendo despedidas por Raymundo King de la Rosa y Guadalupe Pastrana, directora del departamento de finanzas, que están dejando sin sustento a gente que gana en promedio dos mil pesos quincenales cuando estos directivos su sueldo promedio es de 30 mil pesos quincenales y a ellos no se les aplicó ningún descuento.

Sobre el tema, Felipe Hernández, secretario adjunto de la corriente crítica del PRI a nivel nacional, dijo que lo que la dirigencia del PRI en Quintana Roo hace a estos trabajadores y militantes es una vergüenza. Señaló que se debió de platicar con los despedidos antes para llegar a acuerdos que satisficieran ambas partes y no echarlos a la calle luego de haber entregado media vida al Tricolor.

Expresó que los inconformes deben de demandar ante las instancias de defensa al trabajador para que los dirigentes del PRI o el departamento de recursos humanos respondan por estos despidos.

Reconoció que esta situación deja una pésima imagen ante la sociedad y más aún en estos momentos cuando la imagen del partido está a la baja, luego de los pasados comicios.

Rechazó lo dicho por la secretaria general Alondra Herrera Pavón, que por ser militantes y no trabajadores estas 50 personas no tenían derecho a liquidación. Sostuvo que una persona al momento de dar un trabajo tienen una compensación económica y con esto tiene un vínculo de patrón- trabajador que debe de ser respetado.

2 comentarios

  1. Desgraciadamente ese partido esta podrido ya debemos de exterminarlo para siempre este es el momento, no aprenden y siguen agraviando a la gente humilde.

    Solo ven sus intereses personales no van a cambiar nunca.

  2. deberian de corres a sus directivos, ya que por culpa de esos pendejos perdieron, pero como siempre antes de perder sus privilegios prefieren joder a la gente humilde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba