Principales

El PRI, en camino de auto infringirse derrota electoral

Escenarios | Roberto Andrade

A unas cuantas semanas de que se decida quién será el candidato a gobernador conviene recordar que en el pasado proceso electoral todas las candidaturas del PRI fueron definidas por los gobernadores, excepción hecha de Campeche en la que el ex dirigente nacional, César Camacho, definió como abanderado al actual gobernador, Alejandro Moreno Cárdenas.

La postulación en Durango, el pasado 3 de diciembre, del delfín del gobernador, corrobora la continuidad de este tipo de definiciones.

La tendencia se reafirma porque el presidente llegó a su tercer año de gobierno aún más débil y aislado de la sociedad por su incompetencia y corrupción.

En Quintana Roo cabría esperar un escenario similar por un factor que pocos quieren aceptar: Roberto Borge Angulo tiene una muy buena relación con Enrique Peña Nieto.

Siendo así, es muy probable que sea ungido como candidato a gobernador  “Chanito” Toledo, el cual, en este periodo de aspirantes, está cerrando con reuniones masivas y con cautela mediática si se le compara con Mauricio Góngora.

Para los políticos hay además un factor adicional: la señora Mariana Zorrilla de Borge está marcando la preferencia de Casa de Gobierno al invitar a las damas del voluntariado a reuniones con la esposa de “Chanito”; poco antes hacía lo propio con la de Mauricio.

Aunque esta apreciación no es absoluta, el activismo para definir al candidato a gobernador por parte de Félix González Canto parece haber llegado al límite de sus fuerzas y no se ve por donde pueda meter a su protegido a la contienda final.

Sin embargo, si el conflicto entre el gobernador Roberto Borge Angulo y Carlos Joaquín continúa escalando, la decisión podría tomarse en los Pinos o en el partido, por el riesgo que implica para el PRI ir a una contienda electoral con dos grupos fuertemente encontrados y beligerantes que podrían auto infringirse la derrota, aun frente a una oposición domesticada y a sueldo como la de Quintana Roo.

Hasta la Esperanza de México está adentro, véanse las últimas declaraciones de José Luis Pech negándose a convenir una alianza electoral.

En ese escenario de conflicto, a nivel central seguramente observarían quién sigue, y es ahí donde Eduardo Espinosa Abuxapqui tendría oportunidad porque ya probó, en el ayuntamiento capitalino, que puede manejar una crisis financiera dentro de la administración pública, cuestión que será el sino del próximo gobierno estatal.

Como sea, y para evitar riesgos de tránsfugas, el periodo de selección de candidato se apegará a las fechas de registro, y lo que sí es seguro, es que en esta temporada decembrina la lista de aspirantes se reducirá al mínimo porque los aspirantes deben renunciar o pedir licencia en el cargo que desempeñan, decisión que evidentemente tomarán en función de sus posibilidades reales.

La única incertidumbre del próximo proceso electoral es si surgiría un candidato ciudadano a la gubernatura, aunque a estas alturas se antoja cuesta arriba esa posibilidad, porque el control político es real y se ejerce.

No hay broncos, pues.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

catorce − cuatro =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba