Principales

El receso de los priistas

alertarojanew1

.

.

.

Novedades Chetumal
.

Al menos tres generaciones de quintanarroenses nacieron en la cuna del poder, amparados por un priismo que recibió en su regazo la gubernatura y el resto de posiciones de valía –presidencias municipales, diputaciones locales y federales, senadurías, delegaciones federales–, hasta convertirlas en su patrimonio casi perpetuo.

La única autopista para acceder al poder y su costal de privilegios era el PRI, ya que eso de participar en la oposición era una locura quijotesca. Por ello gran parte de nuestros políticos ha tenido algo que ver con el Tricolor, hasta que comprendieron que era posible participar en serio en partidos como el PRD y el explosivo Convergencia.

La primera generación la integran elementos muy valiosos, varios de la escuela del majestuoso gobernador del Territorio, Don Javier Rojo Gómez. Ellos son Sara Esther Muza Simón, Hernán Pastrana Pastrana y María Cristina Sangri Aguilar, la primera alcaldesa capitalina.

????????????????????????????????????

Doña Sara Esther dijo estar puestísima para aceptar la regiduría que despreció la diputada federal priista Arlet Mólgora Glover, por lo que tendríamos a una política de alcurnia en una posición tan desprestigiada por ineptos cuya razón de ser es apapachar a los alcaldes, solapando todos sus excesos y ocurrencias.

Javier Díaz Carvajal, Rosario Ortiz Yeladaqui, Cora Amalia Castilla Madrid y Pedro Flota Alcocer son exponentes de la generación con mayor kilometraje, ocupando gran parte de las posiciones y quedando a un paso de otras que ambicionaron. De ellos, tan sólo Cora Amalia seguirá activa al frente de la delegación del ISSSTE.

Aquí sobresale Pedro Flota Alcocer –Presidente de la Gran Comisión del Congreso–, fogueado en las filas del Frente Juvenil Revolucionario (FJR) y lanzado a posiciones de variado calibre a nivel municipal y estatal. Al valiente y disciplinado chetumaleño le correspondió la entrega del último informe del gobernador Joaquín Hendricks, quien el 26 de marzo de 2005 se negó a acudir al Coliseo Romano en el que fue convertido el Congreso local por la caída del PRI en varios frentes.

Pedro Flota aceptó negativas consecutivas de su partido cuando quiso ser candidato a la alcaldía capitalina a partir de 2008. Nada de dramas o berrinches, porque comprendió que la política es así de despiadada. Continuará.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba