Principales

El “Toro de Chetumal” puede castigar la arrogancia de Morena y el PAN

En los 15 distritos de todo Quintana Roo hay un solo candidato independiente para diputado local: Manolo Pérez Alavez, “El Toro de Chetumal”, quien con derecho propio participa por el distrito XIV del sur.

Este candidato diferente superó la complicada aduana de la obtención de firmas y se planta como un pretendiente que puede confrontar el discurso engaña ingenuos de partidos como Morena y el PAN, cabecillas de sus respectivas coaliciones que acumulan el desprecio de gran parte de los electores por sus costales de promesas incumplidas y el cinismo que los distingue por sentirse una casta privilegiada.

No sorprende la enorme aceptación que va teniendo la figura del candidato independiente cuyo rival a vencer es la popularidad del divinizado Presidente Andrés Manuel López Obrador, cuyos programas para la entrega de dinero en efectivo le garantizan devoción de enormes núcleos poblacionales.

La maquinaria de Morena está devaluada por la ineptitud y entreguismo de sus diputados que bailan al son que les toca el gobernador Carlos Joaquín. Nada rescatable hay en estos incompetentes bendecidos por la fortuna y por ello a todos les fue negado el boleto para ir por la reelección. 

Esta confiada maquinaria que lleva a todos lados al Presidente como estandarte puede llevarse un susto si “El Toro de Chetumal” penetra en el ánimo de los electores con las propuestas que aguarda un sur sediento de franqueza y decidido a mandar al diablo a esta pandilla de vivales incumplidos.

Pese a sus diputados y políticos en lo global, Morena conserva su 35 por ciento de intención del voto, pero el candidato independiente por ser una opción diferente marcha en segundo lugar con su 25 por ciento, nada despreciable por ser fruto individual y de un motivado equipo estratégico.

El bloque oficialista formado por los decepcionantes PAN y PRD comparte con el resto de la chiquillada el 20 por ciento de respaldo ciudadano y queda otro 20 por ciento de indecisos que puede convencer el candidato independiente, cerrando la elección en el distrito del sur donde el PRI es pieza de museo.

Ese segmento del 20 por ciento de electores encabronados, a quienes les ven la cara de estúpidos tiro por viaje en las campañas, tendrá en Manolo, “El Toro de Chetumal”, una alternativa para dar una dolorosa y necesaria lección a esos candidatos que se placean solamente en tiempo de campañas como si fueran hechos a mano o como si los mandara algún dios a gobernar aborígenes adoradores del relámpago.

Manolo ya se ejercitó en la pasada recolección de firmas para consolidar su candidatura y cuenta con un grupo operador que conoce no solo el territorio del distrito XIV, sino también las necesidades de la población y el talón de Aquiles de cada partido donde lanzará la flecha que los fulmine, castigando su arrogancia valemadrista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

3 × 3 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba