Principales

En crisis, el sector restaurantero en el sur del estado

CHETUMAL, 28 de enero
Ángel Solís

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) en Chetumal, Eduardo Pérez Castañeda, informó que en menos de un año la organización perdió el 40 por ciento de sus agremiados debido al aumento de la carga fiscal y a la desaceleración económica de la región.

El entrevistado reconoció que la situación que atraviesan los agremiados a la Canirac es crítica, y lo ha sufrido en carne propia con su negocio de venta de pollos asados al carbón, el cual tiene más de 30 años de estar laborando en la capital del estado, ya que afirma que la falta de demanda de servicios restauranteros y la excesiva carga tributaria han llevado a los empresarios al límite.

Auguró que la crisis del sector se complicará aún más en este 2015, cuando los pequeños contribuyentes tengan que pagar impuestos mediante el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), donde tendrán que pagar un 10% de lo que perciben a Hacienda, aunado a sus otras obligaciones como cuotas del IMSS, Salubridad, así como derechos municipales y estatales.

El dirigente empresarial aseguró que en el 2014 cerraron sus puertas 80 negocios, (entre fondas y restaurantes), y en el primer mes de este año 10 restaurantes más bajaron las cortinas, de un total de 380 afiliados a la CANIRAC.

Pérez Castañeda comentó que muchos de estos negocios han migrado a la informalidad para evitar seguir pagando contribuciones hacendarias y reducir sus gastos, perjudicando con ello a los restaurantes establecidos que todavía persisten pese a la dura situación que atraviesa la capital del estado.

“Hemos visto que han surgido muchos negocios de comida ambulante, carritos o remolques de negocios que dejan de operar por no seguir pagando impuestos, seguro social, y se vuelven negocios informales. Es más, hay muchos casos que hasta por medio de páginas de internet o en las redes sociales se anuncian estos negocios que mayormente son  entregas a domicilio, ya que no cuentan con establecimiento y de algo tienen que vivir, no es lo más recomendable pero desgraciadamente lo están haciendo y con ello perjudican a los negocios que todavía se encuentran establecidos”, dijo.

Asimismo mencionó que estos “negocios” ambulantes no cuentan con una supervisión de la Secretaría de Salud, por lo tanto no se sabe la sabe la manera en que se preparan dichos alimentos y mucho menos si las personas que los elaboran cuentan con su respectiva tarjeta de salud.

pollo brujoY es que los negocios en Chetumal siguen cerrando sus puertas, tal es el caso del negocio “Pollo Brujo” ubicado en la Avenida San Salvador, el cual hace unos días dejó de operar quizás debido al costo de las rentas, un factor más para que los empresarios decidan bajar sus cortinas.

“Lamentablemente las rentas son también un factor que nos está pegando durísimo, muchos de los negocios que todavía persisten es porque son propietarios de los locales”, indicó.

El entrevistado invitó a los comerciantes que están a afiliados a la Cámara a que se acerquen a la organización, ya que se encuentran gestionando apoyos para los empresarios como programas  de vigilancia, puntos de venta, así como la gestión y orientación para los que así deseen ingresar a este tipo de negocios y no tengan la experiencia.

Para finalizar, Eduardo Pérez Castañeda invitó a la población de Chetumal a que consuma en los negocios locales, para que como chetumaleños apoyemos para seguir manteniendo estos negocios los cuales son fuentes de empleo para cientos de familias de esta capital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba