Principales

Entrevista a Perla Tun

Hugo Martoccia
La Opinión QR | Entrevista

(Parte 1)

Sobre el escritorio, hay una réplica de la pistola de Napoleón. Perla Tun la alude con cariño: fue un regalo de su esposo. “Es intimidante”, se le dice. Lanza una carcajada franca.

Detrás del escritorio, a sus espaldas, hay un sable de San Miguel Arcángel, y también un bastón de mando, regalo de Tlaxcala. A un costado, una fotografía de la Presidente municipal flanqueada por militares en acto protocolar en el emblemático escuadrón 201, que participó en la Segunda Guerra Mundial. Es su orgullo. “Es un alto honor que te dejen estar al centro; nunca dejan a un civil estar al centro”, explica.

Abajo de la espada y el bastón de mando, hay una suerte de collage realizado por su hija para el día de la madre. Bello, caótico y sensible, como todo lo que hacen los niños. Es otro de sus orgullos. Hay regalos varios, y una fuente de agua que emite un murmullo insistente y reparador.

La oficina de Perla Tun demuestra esa dualidad que se conoce de ella, o que al menos es su imagen. El silencio y la sobriedad de la habitación le imprimen un estilo casi marcial, de disciplinas férreas, de órdenes irreductibles; un ambiente estricto, que intimida.

Pero por otro lado están el rumor persistente y agradable del agua; la informalidad de un perro pequeño, dócil, y cariñoso que ingresa a la oficina como la avanzada de la alcaldesa. Y la cordialidad de un grupo de adolescentes que espera a esa mujer para darle un regalo de cumpleaños, y que se abrazan a ella y le hablan como entre amigos.

Esas dos Perla Tun van a aparecer en toda la entrevista. A veces el cambio surge en un devenir lento, natural, hasta cuando llega a temas que visiblemente la incomodan. Y otras veces se presenta de manera casi intempestiva, como un rayo de indignación que no puede contener.

Hay momentos en que habla tranquila, convencida y convincente, de los aspectos generales, de las ideas; y luego algún tema le contrae el rostro, la obliga a utilizar calificativos irreductibles. Se enoja.

Esa mujer puede decir, con sensibilidad evidente, que en algún momento le dolieron”mucho, mucho”, los insultos en su contra. Y minutos más tarde dice: “Tengo una inteligencia superior, pero sin pedantería. Me refiero a una inteligencia que está alineada con lo espiritual”.

Unas veces es humilde; otras veces parece soberbia. No es, en rigor, distinta a los demás seres humanos.

Desde que irrumpió en la política quintanarroense ha generado amores y odios. Casi no hay lugar para la indiferencia con ella. El lector juzgará de qué lado se pone.

P: En algún momento se dijo que hubo alejamiento suyo con el gobernador Carlos Joaquín. Fue evidente su ausencia de algunos eventos y otras situaciones similares, tensas ¿Existió esa incomodidad, ese alejamiento?

 Sí. Siendo sincera, sí. Ha sido complicado. Y no es tanto por el gobernador, es por mucha gente que estaba a su alrededor, y digo estaba porque ya no están, y eso me da mucho gusto. Y es por eso que estamos empezando una nueva etapa, porque hay secretarios que se han creído mini gobernadores, que llegan y que quieren imponer, y las cosas no son así.

El municipio, de acuerdo a lo que marca la Constitución, es autónomo, y eso es lo que yo quería que ellos respetaran. Yo muchas veces fui a eventos donde se me trataba muy mal, donde me decían, “sí entras, pero dejas tu teléfono y nadie te puede acompañar”.

De repente me decían, “va a dar algún mensaje la presidenta, que va decir”. Y yo les decía, si no quieren que hable no voy, porque yo ni manejo discursos ni halago a nadie.

Hubo eventos aquí en la isla en donde nosotros, el Ayuntamiento, habíamos pagado los espacios y todo, y venían en la madrugadas y desmontaban todo, y cambiaban todo, y decían, “tu gente no entra”. Y esta es mi casa. Sabes que: OK, soy muy bondadosa, te regalo el evento y ya está.

Yo no me pongo a pelear, no salgo a hacer berrinches, no hago declaraciones. Me he aguantado muchas veces, he guardado prudente silencio porque creo que de esa forma se forja también el ser humano. A donde no me tratan bien, a donde no me das mi lugar, pues simple y sencillamente no voy

 P: En su informe de Gobierno le pidió un trato de ejecutivo a ejecutivo al Gobernador, de respeto ¿Siente que le cumplió con eso?

 Yo creo que ahora hay un poco más de respeto. Creo que por ambas partes ha quedado muy claro. Yo he sido muy respetuosa con la investidura que tiene el gobernador, y le doy su lugar. Y quiero que de la misma manera a mí me traten, con la investidura que tengo. No soy empleada, soy la presidenta municipal, además legitimada por un pueblo. Yo no compré votos, a mí mi pueblo me quiere, y yo trabajo para mi pueblo. Entonces así quiero que me traten, con respeto y también como la dama que soy.

Nunca he sido una mujer sumisa, y en el poder menos. En ese sentido creo que se han ido acoplando algunas cuestiones. Hay quienes todavía de repente quieren someter, sobre todo en cuestiones en materia de seguridad, pero ya el gobernador ha designado a dos personas, sobre todo a una, que es una persona muy inteligente, muy pensante, muy cercana a él, con la que estamos trabajando, y con la cual me siento muy cómoda

 P: ¿Quien es?

Juan de la Luz (Enríquez, asesor del gobernador) Hemos platicado. Yo les dije: éstas son las bases para hacer un acuerdo, porque no es un convenio, es un acuerdo de coordinación de seguridad pública. Bienvenidos, pero no van a violentar el municipio. El municipio es autónomo. Sobre todo la situación de insularidad es muy interesante. Aquí no hay carreteras federales, aquí no hay carreteras estatales, todo prácticamente es del Ayuntamiento.

Esta resistencia y esta fuerza que he puesto en este sentido, es por proteger a mi comunidad y a mi pueblo.

P: En ese tema de seguridad ¿Cuál era la diferencia suya, cuál era el problema?

Nos manden un convenio en primera instancia por el Secretario de Seguridad, y dice que es Mando Único, que el gobierno municipal de Cozumel se somete a la coordinación única de la policía estatal. Y yo dije que no, así de simple

Molestia…berrinche…Y cuando se da esta apertura con el gobernador, yo lo busco y le digo: “mire, yo no quiero seguir trabajando alejada de usted”. Es cozumeleño, yo le aprecio, le respeto, le quiero. Creo que ha sido injusto el trato que se me ha dado, y no me han dado la oportunidad de explicar muchas de esas cuestiones.

Además, no soy una mujer hostigante, que esté hablando, mandando mensajes, ni con mi marido, imagínate… (Ríe) Menos en un cargo de poder. Entonces le dije, póngame una persona. Quiero que venga a constatar la parte de mi versión, no que esté de mi lado, sino que pueda ser una persona pensante y neutral. Y a partir de que entró, hemos ido construyendo.

Yo di las bases y dije, en base a la ley y la Constitución, esto es lo que yo estoy de acuerdo a que coordinemos. Por supuesto que quiero una base de la Policía Estatal, porque hay jurisdicciones que también a ellos les corresponden, les competen en fuerza. Y por supuesto que son bienvenidos. Pero jamás en subordinación. En coordinación, de igual a igual, porque mi policía merece un respeto, y yo respeto a mi policía.

P:¿Está solucionado eso entonces?

Sí claro. Ya tenemos una mesa transversal de trabajo, por supuesto se está analizando. Pero yo dije: “si ustedes quitan una coma, una palabra, un artículo de esta base, se rompe el acuerdo. Ni regresen ni nada”. En base a eso ha quedado muy claro.

Quiero aclarar también lo de las cinco patrullas que enviaron, que nunca me lo dejaron aclarar. Nunca me negué recibir las patrullas; jamás, al contrario. Lo único que yo quería es que no suceda lo que ha sucedido en muchos municipios, los demás no lo dicen, es su problema, pero en mi caso sí.

Muchas de las patrullas no estaban debidamente registradas. Nunca fueron dadas de alta, no tenía las placas en regla. Entonces pedí que todo eso entrara como debería de ser, Y ahí vino un jaloneo. Pero no fue por parte del gobernador, fue por parte de otros. Ya gracias a Dios se aclaró, y en próximos días estaremos por recibir esta cinco patrullas que además vienen rotuladas con Policía municipal y Policía estatal.

P: ¿O sea, van a tener las cinco patrullas y la base de la Policía Estatal?

Sí, claro. La base empieza a operar una vez que firmemos el acuerdo de coordinación.

P:Que no toquen nada….ni una coma

Que no toquen nada, que me regresen, revisamos las bases, y si jurídicamente está correcto, procedemos a la firma

P: ¿Qué piensa de la tarea de gobernador en este año y medio que lleva en el cargo?

Yo creo que falta mucho por hacer. En la administración pública nunca se termina lo que se tiene que hacer, más en las condiciones en las que nos toco.

Han habido por ahí algunas situaciones que se han escapado de las manos. No de él, de colaboradores que no abonaban mucho a su trabajo, me da mucho gusto ver hoy que ya no están. Que le van a dar una mayor libertad de poder hacer lo que él tiene que hacer.

Creo que es una persona muy humana, muy sencillo. Creo que falta muchísimo por hacer, que tenemos muchas necesidades. Solamente el año pasado la inversión que se hizo en Cozumel fue muy poca. Nosotros salimos adelante con recursos propios. Entiendo la situación y muchas cosas no fueron por él. En el caso de Sintra hizo dos carreteras acá y no hizo nada más. No es él, es por eso que él tiene gente en el gabinete, que tiene que hacer lo que le corresponde.

Yo creo en este sentido, al final del día le va a tocar tomar decisiones todavía más fuertes. No puedo juzgar todo su trabajo porque todavía le quedan cinco años más. Con esta situación que ahorita se está dando, va a tener en el oportunidad de poder hacer mucho más

P:Cuando se refiere a los funcionarios que le han hecho mal a su administración ¿A quien se refiere específicamente?

Algunos de los que se fueron y otros que aún están. Pero prefiero omitir nombres…porque luego, ya sabes cómo sucede esto

(Parte 2)

P:¿Qué pasó con los aliados políticos? Hubo enfrentamientos con los diputados panistas de la isla, Gabriela Angulo y Jesus Zetina

 Con los diputados… pues, con Jesus Zetina nunca hemos sido los grandes amigos. Sin embargo, lo veo y de repente se acerca, me saluda, es una persona educada que siempre se acerca me saluda y yo lo saludo.

Al padre de él le tengo un profundo cariño y respeto, Por su padre es que realmente me aguanto y lo saludo, porque no es un caballero. Pero bueno, por el respeto a su papá, que es un hombre para mí que merece mi respeto, lo saludo.

Y con Gabriela… es una mujer que ha sufrido mucho, es una mujer que ha tenido muchas vivencias no fáciles en su vida. Gabriela no iba tener una oportunidad de poder sobresalir, es un favor que a mí me piden para que ella entre al PAN, porque ella no era del PAN.

Y yo la ayudo, de hecho queda antes registrada en la candidatura de ella que la mía, es algo que yo nunca había platicado.

Cuando estuvimos en la calle yo le dije: “mira Gaby, yo acostumbro caminar mucho. Yo no trabajo ni opero como los priistas, el voto te lo vas a tener que ganar tu misma, y perdóname, se quien es tu esposo, y a lo mejor voy a hablar y decir cosas que te van a incomodar. Pero el hecho de que yo te haya ayudado no significa que yo comulgue con muchas cosas de tu vida. Lo hago por Cozumel”.

Cuando íbamos nosotros por las calles haciendo campaña y demás, llegó un momento en que yo le dije: “mira Gaby tú empezaste una semana atrás de mí y vamos muy lento. Yo tengo metas todos los días, en lugar de dar despensas, yo llevo un récord de saludar a la gente y todo eso”. Le dije: “nos vamos a tener que desmarcar y vas a caminar todo lo que yo ya caminé durante la primera semana”.

Y así fue y vamos caminando, y la gente me decía “yo no confío en ella, pero si tú me dices que le den mi voto, pues se lo daré”.

Creo que Gabriela no es una mala persona, considero que es una persona que no sabe cómo reaccionar ante el amor, que no sabe ser agradecida y le deseo lo mejor del mundo.

P:¿Qué sucedió con su Cabildo, con sus regidores?

Hay cuestiones muy importantes que yo respeto mucho en el ser humano. Uno no puede decir que respeta la dignidad de una persona si no respeta el libre albedrío. Se está acostumbrado a que en el sistema, porque es un sistema el que nos maneja, político, social, religioso, se está acostumbrado a que se manipule, que se someta, a que se coarte esa libertad, ese libre albedrío.

En mi caso no fue así. En mi caso desde que se construyó aquella vez esa planilla, se hizo con la idea de que sean ciudadanos verdaderamente que representen el pueblo, porque eso es un Cabildo.

De hecho, el Cabildo es el equilibrio que debe tener el ejecutivo para que no sea un dictador con la comunidad.

Yo nunca he comprado votos, nunca he dado despensas ni nada de ese tipo de cuestiones, que me parecen muy ofensivas para libertad, para la democracia y para quienes dieron su vida para que hoy seamos libres. Yo decido que sea así. El darle mucha libertad a alguna persona, a veces no saben qué hacer con ella, hay quienes quieren que les marques línea, y yo no marco linea.

Cada quien tiene el derecho, inclusive hasta ahora, de votar como mejor les parezca, y de votar como mejor considere. Estoy dispuesta a construir con la razón, con inteligencia, y siempre y cuando sea algo que beneficie a la comunidad al final del día.

P: De continuar en su cargo ¿Puede seguir con este Cabildo, o es una relación ya irrecuperable?

La lección que aprendí fue eso. Yo le dije a mi partido yo no me voy a meter, ustedes construyan la planilla, solamente consúltenme por favor qué perfiles son. El PAN tiene pocos miembros activos, tiene figuras políticas dentro del partido, que tú ya has mencionado, y probablemente ellos quieran empujar o algunos quieran ser, y yo les dije de cambiar, hay panistas que tienen muchos años y que merecen tener un lugar en el Cabildo, que entienden perfectamente bien la doctrina del PAN.

Yo eso es lo que pedí. Si al final del día ellos deciden llevar un Cabildo así, pues yo tampoco voy a caer en chantajes.… yo voy a hacer campaña, lo repito, con o sin partido. Pero respeto las decisiones que ellos han tomado, no me confronto, y no vale la pena luchar. Me he comprado muchas traiciones, y ya no quiero comprar una más. Entonces, que Dios los bendiga.

Ya les dije: ustedes decidan, nada más coménteme, para no terminar maniatada como ahorita

P:¿Tiene interlocución con la dirigencia del PAN local? ¿O con referentes institucionales como Eduardo Martínez, por ejemplo?

Claro que sí. De hecho, con el presidente local de acá es muy respetuosa (…) Hemos tenido una relación institucional. A lo mejor no de afecto, de reconocimiento, pero sí institucional.

Con el diputado (Eduardo Martínez) ha sido una relación de respeto. Con él es con quien estamos en pláticas y trabajando y demás. Tenemos una buena comunicación, es una persona a la que yo aprecio.

Y por supuesto, a nivel nacional es donde más abrigada estoy. Siempre he cumplido de alguna manera con el partido. No en la forma burda que otros lo hacen, sino en la forma en la que cuando yo me convencí de formar parte del PAN y estudié su doctrina, sus bases y un poco de sus fundadores, en ese sentido es como yo convivo con el PAN, y en ese sentido es como yo soy panista. Porque el panista no es mucho de lo que vemos en el estado y en otros municipios

P:Nunca ha tenido una buena relación con la prensa. ¿Por qué?

Han habido ataques desde el primer día que yo entré, de parte de la prensa. Ataques muy fuertes, ataques descalificativos, ataques personales, ataques misóginos, y decidí por salud mental, por salud espiritual, cerrar todo eso. Yo no me iba prestar a ese juego.

En este oficio, en este empleo que yo desempeño, y para el cual los cozumeleños me contrataron, pues te llenas de mugre, de odio, de rencor, o realmente sales fortalecido de eso.

Yo soy un ser humano y de repente a mucha gente eso se le olvida. Entiendo también la molestia de mucha gente, es una cuestión de estar hartos de las necesidades que tienen. Estoy de acuerdo con la crítica, yo no quiero que me alaben ni hablen bien de mí todo el tiempo. Pero ya eso que se refieren en mí como… piruja. mensa, hablar de mis capacidades mentales y esas cuestiones, pues llego un momento que ya me dolía mucho, mucho, porque soy un ser humano

 P:¿Hay algún autocrítica a su gestión? ¿O cree que está dentro de un sistema que no acepta su forma de ser?

Yo no soy parte del sistema. Lo que yo sí puedo decir es que a lo largo de este año he aprendido muchísimo. Ya no me desgasto.

Llegó un momento en que yo hacía todo por tratar de componer las cosas. Hoy dejo que las cosas fluyan. No discuto con estúpidos, no peleo con incompetentes; simplemente observo y callo y veo. Y actúo como debe ser. Cuando hay una oportunidad de aplicar la ley, lo hago. Porque creo que en este camino tienes que tener las manos limpias de a deveras.

Yo puedo decir que no me arrepiento de ninguna de las decisiones que he tomado. Así tenían que ser. Hoy entiendo perfectamente que es lo que me toca hacer en este papel que estoy desempeñando, y a diferencia de los demás, hoy ya no me importa el desgaste, hoy dejo fluir todo.

(Última parte)

¿Qué piensa de esta reorganización del PRI detrás de la figura de Pedro Joaquín Delbouis?

Yo creo que si el PRI se quiere renovar, tiene que renovarse desde sus raíces, desde todo. Al final del día lo más importante de un apellido, el que tú lleves, como en el caso de los Joaquín, es realmente honrar ese legado.

Yo a don Nassim lo conocí. Tuve la oportunidad y la gracia de conocerlo. Cuando yo iba por la diputación lo fui a visitar, porque aquí era una tradición. Todo el que quiere ser político, el que quiere poner un negocio, va y pedía la bendición de don Nassim. Y me decía una amiga: tienes que ir a ver a don Nassim, y yo le decía: ¿porque voy a ver a ese señor? yo nunca he hablado con él. Ve por favor, por respeto, es uno de nuestros íconos. Y yo dije: bueno, pues sí.

Fui, me recibió muy amablemente. Yo iba con el que iba para candidato a presidente municipal. Y cuando yo llegue me dijo: tú si vas a ganar, pero él no. Él decía que yo era su gallina. Tuve la oportunidad de tener pláticas muy interesantes con él. Y ese respeto.

Yo recuerdo cómo había gente afuera de su negocio que está en el centro, el centro comercial Joaquin, enviada por Félix, como sacaron pasquines donde decían que Don Nassim era un ladrón.

Y hoy para mí poder ver esa foto a lado de su nieto, representa incongruencia; no honrar esa memoria. Yo no sé en lo que esté pensando, o lo que esté pasando por su cabeza, no soy la persona para juzgarlo

Lo único que sí, para mí las personas que a mí en lo personal me han llamado Perla Trump, me generan asco. Porque Tun viene de un apellido maya, el apellido de mi padre, que fue un hombre honrado, un pescador, que me enseñó a ganarme la vida, que ya falleció, y que no por ser un apellido maya y un hombre de trabajo no se tenga que respetar.

 ¿Usted a Pedro Joaquín Delbouis lo conoce, tiene relación con él?

Sí, he tenido la oportunidad de trabajar con él, de cruzar algunas palabras. El municipio forma parte del Consejo de la Fundación de Parques y Museos. Pienso que es un joven inteligente, pienso que es un joven… no creo que sea una mala persona. Pero para este tipo de profesión, este tipo de trabajo, no puedes ser buena persona con todos; con los malos y corruptos menos.

Tienes que ser una persona muy frontal, una persona muy fuerte y muy firme en tus decisiones, que nadie te imponga nada. Si tu no quieres a fulano en la foto, se lo tienes que decir: “te agradezco por venir, pero no te quiero en la foto, te puedes hacer a un lado?”.

Para eso se necesita valor

Y una persona que no puede hacer eso, no va a poder tomar decisiones en beneficio de una comunidad, no va a poder defender una autonomía, no va a poder defender que no lo obliguen a solicitar deuda para su municipio.

Entonces, yo creo que en eso estriba. Yo no considero que él sea una mala persona. A lo que yo me refiero es que se necesita cierto temple y condiciones muy fuertes, incluso muchas veces vas a poner en riesgo tu vida, pero tienes que entender que para ese trabajo, o estás listo o no estás listo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba