Principales

Gobernantes primaverales y sazones

alertarojanew1

.

.

.

Novedades Chetumal
.

Con Carlos Joaquín González en la gubernatura –su ascenso ocurrirá este novedoso domingo de gloria–, el trono tan ambicionado por un puñado de mortales quedará en manos de un hombre en plena madurez, con 51 años cumplidos y una trayectoria que lo faculta para lidiar con el dragón de ocho cabezas, contando con un cheque en blanco que le otorgó el elector que sacó al PRI a patadas de las principales posiciones de poder.

Los cozumeleños Félix González Canto y Roberto Borge Angulo fueron los gobernantes más jóvenes a partir de 2005; el senador González Canto llegó al poder supremo con 37 años cumplidos, y su sucesor Borge tenía 31 años cuando ocupó la silla mayor.

El único antecedente en edad primaveral se remonta a 1981, cuando el cozumeleño Pedro Joaquín Coldwell se instaló en la gubernatura con sus 30 años revolucionarios, demostrando que la juventud no está reñida con la destreza política en las alturas.

El chetumaleño Joaquín Ernesto Hendricks Díaz llegó a la gubernatura con 48 años cumplidos, y su antecesor Mario Ernesto Villanueva Madrid tenía 44 años –estaba más cerca de los 45– cuando relevó a Miguel Borge Martín, el 5 de abril de 1993. Y Miguel Borge tenía 43 años cuando reemplazó a Pedro Joaquín Coldwell.

El recorrido por las edades de los ex gobernadores confirma que la juventud y la madurez no son garantía de éxito o fracaso en la gubernatura, ya que lo determinante es la suma de destrezas y una sensibilidad inagotable para resistir el canto de las sirenas que embriagan al gobernante débil.

hendricks y felixHendricks es ejemplo de escaso talento y burbujeante debilidad ante las caricias del poder, ya que fue un invento precipitado de su antecesor Mario Villanueva para arrebatarle la candidatura estelar a Addy Joaquín Coldwell. Y Hendricks llegó muy resentido con la clase política chetumaleña, por lo que decidió desplazarla para dar jugada a aliados fallidos como Cecilia Loría Marín y Moisés Pacheco Briceño.

Carlos Joaquín tiene muchas fortalezas, como su paso por significativas posiciones políticas y burocráticas, incluida la subsecretaría de Turismo con el presidente Enrique Peña Nieto y su previo desempeño como alcalde de Solidaridad y diputado federal priista. Y sin duda ya repasó los aciertos y brutales errores de sus antecesores que provocaron la caída de Roma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba