Gustavo Miranda cierra el Congreso y ahora quiere reabrirlo

Mientras la pandemia del Covid-19 (Coronavirus) se desplaza silenciosa en las puertas de nuestros hogares y espacios compartidos, las ambiciones están en su apogeo en el Congreso local que ensaya en esta Legislatura –la decimosexta– una Junta de Gobierno y Coordinación Política bajo el control de Morena, pero la presidencia de Reyna Durán Ovando es asediada con descarada voracidad por un bloque de diputados donde participa el verde ecologista Gustavo Miranda García.

Gustavo Miranda ha dado un bandazo injustificable a todas luces si se revisa con las herramientas de la rectitud política, porque hoy quiere sesionar a toda costa con afán patriótico –según el discurso–, olvidando que por causas de fuerza mayor había aportado su voto como presidente de la Mesa Directiva para iniciar un “período de suspensión” por la pandemia del Coronavirus que no es cosa de juego, ya que provocó una muerte en Cancún y se ha extendido a varios municipios.

En su reciente intervención en tribuna Gustavo Miranda aseguró que esta decisión la tomaron “a puerta cerrada” todos los diputados, pero ahora da un giro de 180 grados para promover la reapertura de la sede del Poder Legislativo para tomar acuerdos que huelen a ofensiva para intentar apoderarse del Congreso local, con un huracán silencioso amenazando a miles de quintanarroenses.

Los diputados del bloque que disputa el poder por el poder pisotearon la cuarentena para sacar de su cama a la diputada Ana Pamplona Ramírez –coordinadora del PT–, quien con todos los síntomas de una enfermedad respiratoria muy grave llegó con cubrebocas e indispuesta al hotel chetumaleño Fiesta Inn para participar en una ofensiva insensata de sus homólogos, impulsada por una ensalada de ambiciones fuera de control.  

En una de mis columnas anticipé que Gustavo Miranda llama a la rebelión con sable en mano para trazar una ruta que permita –según él– “terminar con esta crisis e instalar la verdadera Jugocopo”.

4 comentarios

  1. Estos «diputados» salieron peor la cura que la enfermedad. Estan desesperados porque requieren dinero y al haber inactividad, no tienen como «jalar, no tiene pretexto» eso es lo que mas les preocupa a es bola de buitres.

  2. Mientras no trabajen para la población,nos da igual, si dizque trabajan o no,o que se los lleve el Corona virus,al menos Chetumal,más jodido que antes…

Deje un comentario

seis − 2 =