El intocable borgista Juan Pablo Guillermo

El cozumeleño Juan Pablo Guillermo Molina –titular de Finanzas y Planeación en la recta final del gobierno de Roberto Borge Angulo– permanece a salvo de la justicia, impidiendo que se cierre el círculo sobre uno de los actos de corrupción más sonados del período de Beto Borge, tan combatidos por su sucesor Carlos Joaquín González desde el inicio de su mandato.

El sucesor de Félix González Canto en la silla gigante subordinó a su Congreso el 12 de  diciembre de 2014 para renovar y ampliar la jugosísima concesión a Aguakán en la zona norte, a cambio de mil 80 millones de pesos depositados en las cuentas de la CAPA y transferidos de inmediato a la gran bolsa de la Sefiplan, cuyo titular era Juan Pablo Guillermo Molina, con inalterable sueño de bebé de cuna desde el inicio de este gobierno.

El chingadazo a las arcas estatales fue labor de delincuencia organizada en el Congreso dominado por el PRI y donde participaban como diputados alfiles Marybel Villegas Canché y Jesús Pool Moo, hoy purificados como senadora y diputado federal de Morena. Los Ayuntamientos con predominio priista dieron el sí a las concesiones prolongadas por décadas, provocando pérdidas multimillonarias que duelen más por la hambruna financiera del gobierno del estado.

El intocable Juan Pablo Guillermo lo sabe todo sobre el destino de los mil 80 millones de pesos, una migaja obsequiada por el dueño de Aguakán a cambio de un negocio gigantesco permitido por la ambición de los priistas de Roberto Borge, quien permanece encerrado en el Centro de Rehabilitación Psicosocial (Ceferepsi) del estado de Morelos.

La cárcel ha sido el vergonzoso destino de un puñado de borgistas, entre ellos Mauricio Góngora Escalante, candidato priista a la gubernatura aplastado por Carlos Joaquín en la guerra electoral del 5 de junio de 2016. Un precandidato a la gubernatura también probó injustamente la hiel del presidio: el exalcalde playense Gabriel Mendicuti Loría.

Pero Juan Pablo Guillermo está a punto de cantar victoria, a diferencia de su jefe Beto Borge cuya desgracia y humillación tienen tintes infernales. Justicia selectiva o incapacidad de la Fiscalía para acorralar a quien sabe demasiado.

 Descaradas licitaciones amañadas en la CAPA

Agua nauseabunda rebosa de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) con sus licitaciones multimillonarias que siguen beneficiando a empresas foráneas, con una minoría de empresas de patio donde aparecen prestanombres, en una danza del diezmo que alcanza porcentajes de espanto, obviamente con pago al chaz chaz.

La inclinación por empresas foráneas es digna de atención porque se mantiene en la hambruna a empresas quintanarroenses, pisoteando la promesa del gobernador Carlos Joaquín que prometió beneficiar a los de casa, emocionado hasta la médula por el vigoroso apoyo que le ofrendaron los chetumaleños en la guerra electoral de 2016, cuando el PRI fue pateado de Palacio de Gobierno y de Ayuntamientos como el capitalino y el de Playa del Carmen, en ambos también por vez primera.

El perredista cancunense Gerardo Mora Vallejo –titular de la CAPA– comparte responsabilidad con José Sosa Moreno –Subdirector estatal– y Pedro Ubaldo Castro Jiménez, Jefe del Departamento de Licitaciones, un tahúr al extraer las barajas del gane en esta danza de muchísimos millones de pesos en un maizal de cientos de hectáreas, por aquello de mil pa ti, mil pa mí. 

En el expediente de las empresas foráneas destacan las de Yucatán, Tabasco, la Ciudad de México y Constructora Ligo S.A. de C.V. Esta fantasmal empresa poblana cosechó un pequeño contrato de cuatro millones 926 mil 693 pesos para la construcción del sistema de saneamiento integral de Xul-Ha, una localidad cercana a Chetumal.

Pero por fortuna ya se fueron los borgistas y exterminaron la corrupción de tajo, al menos en el discurso.

4 comentarios

  1. Pues que se cuiden con esas licitaciones amañadas por que AMLO anda tras de esas personas o funcionarios públicos,que sacan provecho personal con los recursos públicos……, como ciudadano hago un llamado a los diputados locales que vigilen minuseosamente las cuentas publicas y a los servidores públicos que están a cargo de las mismas.
    El pueblo exige justiciaaaa y para empezar aplicar la justicia se necesitan diputados, gobernadores y toda clase de servidores públicos (incluidos también los medios de comunicación)que sean onestos, rectos y comprometidos verdaderamente con el pueblo de Q.ROO

  2. Los actuales directivos de capa y Carlos Joaquín son peores de los que se fueron, con los anteriores podías hablar de frente con los actuales ni viven en chetumal, solo están robando peor que el pri

  3. Y que decir de Alonso ovando no fue inhabilitado de sus aspiraciones futuras para algún cargo público, recuerdan cuando Carlota Joaquina en campaña decía que iba a meter en la cárcel a todos esos corruptazos.

Deje un comentario

dos + Ocho =