Principales

José Alberto Alonso sigue libre y activo en redes

Cancún, 27 Nov /

Ariel Velázquez. (Diario La Verdad).

En el caso de Seplader, las irregularidades fueron tantas que mejor desaparecieron la secretaría luego de la salida de Alonso Ovando, en 2013, para después hacerse cargo de la SEC, para lo cual el Congreso tuvo que hacer una reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública.

Por eso nadie duda que el ex titular de la SEC, Alonso Ovando, es el responsable del presunto desvío de cuando menos 800 millones de pesos provenientes de recursos federales destinados a la educación durante los años 2014, 2015 y 2016, de acuerdo a informes de la Auditoría Superior de la Federación (ASF). En estas investigaciones se detectaron transferencias de recursos de cientos de millones de pesos a una cuenta bancaria distinta a donde se repartían los recursos oficialmente.

Cabe hacer notar que hace seis meses se presentó, de manera sigilosa, ante el Juzgado Sexto de Distrito del Estado a solicitar un amparo para evitar enfrentar a la justicia por los desvíos federales en su gestión, así como por la mala aplicación del presupuesto esta-tal. Desde ese día, nadie lo ha visto.

Se llevaron hasta los pagos a créditos

Desde que inició la actual administración, en septiembre de 2016, la actual secretaria de Educación y Cultura, Marisol Alamilla Betancourt, informó que se detectaron adeudos por pagos no hechos sobre créditos de trabajadores de la institución, pero que si se hicieron los descuentos.

Marisol Alamilla, informó que al menos 11 mil maestros tenían pagos vencidos con más de 15 compañías que les dieron créditos.

Conforme a las investigaciones, el gobierno de Borge incumplió con el pago de más de 196 millones de pesos a docentes de Quintana Roo, quienes a su vez lo debían a financieras y que sí se los descontaron, pero jamás llegaron los recursos a sus acreedores.

Es decir, estos pagos pertenecen al desvío de fondos que la administración borgista hizo al omitir pagos de los docentes a financieras, lo que provocó que las finanzas de los docentes se vieran comprometidas, ya que las organizaciones financieras los culparon.

Alamilla Betancourt, precisó que “los recursos públicos son intocables pero los recursos de ustedes, de los trabajadores, son sagrados”, y añadió que el desvío de las retenciones de nómina por la administración que les antecedió, originó responsabilidades y costos de todo tipo para los tenedores de créditos, cuyo importe fue desviado a otros fines, muy ajenos a los originales.

La titular de Educación destacó que el gobierno de Carlos Joaquín, en una muestra de su responsabilidad, reparó el daño con un esfuerzo extraordinario de la SEFIPLAN y se reasignaron recursos por la cantidad de 85 millones 352 mil 392 pesos, para el pago para diversas empresas financieras que otorgaron créditos a los docentes y personal administrativo.

En una primera etapa, explicó, se benefició a 305 docentes y personal de apoyo a la educación, liberando sus facturas de vehículos y otros bienes patrimoniales, para que puedan salir del buró de crédito en el que cayeron de manera injusta, debido a que sus retenciones vía nómina, no fueron cubiertos por las autoridades de la administración anterior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba