Principales

Joven amputado resultó ser timador profesional

Chetumal, 5 de febrero
Dominga Calles Alatorre

Lamentable desenlace tuvo la historia de Juan Carlos Domínguez Sánchez -joven que afirmando ser veracruzano pedía ayuda para regresarse a su tierra- al descubrirse que todo se trató de un engaño que él había elaborado.

Al acudir este viernes a su domicilio para entregarle los boletos que le habían donado y comprado a su nombre, no se encontraba en el lugar.

Una vecina nos atendió y entre otros muchos detalles nos dijo que esa persona acostumbra engañar a la gente para hacerse de un dinero extra.

Con la reserva de su nombre -pues así lo pidió-, la ama de casa nos dijo: “ese tipo es un desastre, solamente conmueve a la gente para beneficiarse. La verdad es que él no tiene urgencias, él vive bien, toma, trae mujeres, hace vida normal. En una ocasión también engañó a los del Seminario, ahí le dieron dinero para los boletos, pero él sólo se fue a esconder un tiempo a casa de su mamá aquí en una colonia de Chetumal y luego apareció otra vez para buscar dinero para sus vicios. ¡Juan Carlos es un defraudador!”

“Se les agradece que tengan buen corazón, pero no es justo que los engañe así porque él utiliza el dinero para otras cosas. Él trabaja en un taller mecánico, tiene dinero suficiente para recibir a sus amigos en su casa y tener reuniones donde toman los fines de semana, él tiene una vida normal”, nos confió.

timadorBuscamos a Juan Carlos, quién atendió la llamada pero fue muy contradictorio para decir donde se encontraba, dio tres versiones distintas, entre ellas que había salido a ver a una señora que le daría un dinero y que estaba en una carnicería junto a un negocio de la avenida Hidalgo, carnicería que por cierto no existe en el lugar que él describía… las mentiras empezaron a caer.

La vecina nos había informado que pasaron por él para llevarlo a su trabajo a un taller mecánico. Ya con la desconfianza total a su historia, verificamos en el Hospital General sobre el accidente por el que dijo le amputaron la pierna. Otra mentira. Lo cierto es que dicha amputación fue a consecuencia de su diabetes. Al menos lo de su enfermedad es cierto.

Ubicamos a Juan Carlos después de que trató de evadir el encuentro. Inmediatamente a la vista las manchas de aceite y grasa en su ropa y manos. Como dijo la vecina, estaba trabajando el taller mecánico.

Pero a pesar de toda la evidencia de sus mentiras y de otras más que nos dijo mientras le pedíamos explicaciones, sólo atinó a contradecirse una y otra vez, poniéndose muy nervioso.

Los boletos ya no se los dimos, fueron devueltos a las personas que amablemente los donaron.

A Juan Carlos Domínguez Sánchez, sólo le deseamos que Dios lo perdone por tan ruin engaño, porque abusando de la buena fe de la gente se ha convertido en un timador profesional que obtenía dinero extra de esa forma, hasta ahora sus mentiras lo alcanzaron.

A las personas que -al igual que quien escribe- se sienten indignadas por la falsedad armada por Juan Carlos Domínguez Sánchez, nos queda el alivio de que por lo menos hay un estafador al descubierto y que ya no podrá seguir timando a más personas de Chetumal con esa falsa historia.

domynoticias@gmail.com

Un comentario

  1. Pues no sean tarados antes de hacer un reportaje tómense la molestia de preguntarle al vecino si la persona es correcta o no, mientras ya mero desembolso cien pesos para ayudarlo, solo por que se me cruzo mi compadre y fuimos por unas caguamas y ahí nos chingamos los cien pesos, pero imagínense el dinero tirado por ayudar a este timador, que bueno que fueron empleados en las caguamas, yo muy bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba