Principales

La alcaldesa Yensunni Martínez pavimenta su camino a la reelección

El de ayer fue un primer informe de ensueño para la alcaldesa capitalina de Morena, Yensunni Martínez Hernández, quien congregó a políticos –el gobernador Carlos Joaquín González acudió como invitado especial–, empresarios y chetumaleños representativos en el Centro Internacional de Negocios y Convenciones construido por el gobernador priista Félix González Canto.

Exalcaldes priistas como Javier Díaz Carbajal y Moisés Pacheco Briceño atestiguaron el poderío de una alcaldesa que se desplaza sin oposición que se atreva a desafiarla, por lo que será decisión de ella si va por la reelección y la consigue sin despeinarse en el corcel imbatible del partido fundado por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, con quien ella tiene una relación política muy cercana y hasta fraterna, de compañeros de lucha en tiempos adversos.

El ritual fue el del informe de un gobernador, con una logística marchando como reloj suizo y un escenario majestuoso a la altura del acontecimiento, con el bulevar Bahía como telón de fondo con su costosa cirugía reconstructiva.

Aprovechando el viaje, propongo un ligero cambio a esta acertada creación de Félix para que sea llamada Centro Internacional de Informes, Oficinas Gubernamentales y Convenciones.

Dos mil asistentes aclamaron a la alcaldesa de Morena, quien con magistral oratoria desglosó los ejes de su gobierno y resaltó que “hace un año teníamos una ciudad en completa oscuridad con más de mil luminarias fuera de servicio. Hoy, se ha atendido el 5 por ciento del rezago con la reparación e instalación de 15 mil 800 luminarias en zona urbana y comunidades rurales”.

El dato preciso fue un puntapié en el orgullo de su antecesor moreno Otoniel Segovia, abucheado por un sector del respetable porque se ganó a pulso una fama de negligente, lanzado por el destino a la silla desalojada prematuramente por el enorme Hernán Pastrana Pastrana, derrotado por el cáncer que enfrentó con entereza al conocer el inminente desenlace.

Carlos Joaquín se sintió en casa y reconoció el trabajo de Yensunni, su compañera en la Cuarta Transformación (quién lo diría) porque el hermano del exgobernador Pedro Joaquín Coldwell ya hace maletas para mudarse a Canadá, donde tendrá la chamba de embajador que lo protege de todo mal al integrarlo a la manada con casaca del color del vino tinto.

A partir del 25 de septiembre Yensunni festejara con Mara Lezama en la gubernatura, una aliada política y personal que le dará un apoyo muy fuerte a la alcaldesa que se está concentrando en sanar al paciente, libre de presiones partidistas a su alrededor porque el PAN, PRI, PRD y Movimiento Ciudadano andan trapeando los baños del Palacio Municipal, triturada toda esperanza de competir por el trono de la avenida Álvaro Obregón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba