Principales

La Comisionada del PT suma a panistas y causa malestar interno

Patricia Casados Pajín –Comisionada del PT en Quintana Roo– se ha engolosinado con la asimilación de refuerzos desprendidos del PAN y hasta del PRI. Solidaridad y Bacalar sobresalen en estos fichajes que desagradan a la militancia, ya que los nuevos valores entran por la puerta principal y arrebatan posiciones de poder interno y tienen inminentes candidaturas en la mira.

La devoción de la Comisionada del partido por los talentos del PAN es un contrasentido y una afrenta para quienes defienden principios de izquierda, pisoteados por Patricia Casados como uvas en vendimia.

Secretario general del Ayuntamiento cuando Cristina Torres Gómez fue alcaldesa de Solidaridad, Alberto Farfán Bravo fue designado coordinador de afiliación en ese municipio de la Riviera Maya. Incluso, a mediados de julio de 2020 fue incluido en la lista de potenciales candidatos del PAN a esa alcaldía y quedó en el sótano con el 1.4 por ciento de respaldo, siendo incluso superado por Asunción Ramírez con el 5.8 por ciento de aceptación.

Incorporado al PT, Jorge Portilla Manica es un cartucho quemado del gobernador Carlos Joaquín González y ya se desplaza en el acuario de este partido. Portilla fue Secretario estatal de Obras Públicas en la administración en curso y quedó a medio camino cuando en el proceso de 2018 intentó ser candidato a la presidencia municipal de Tulum, postulado por la coalición encabezada por el PAN. Víctor Mas Tah ganó candidatura y trono.

En Bacalar sobresale el fichaje del exregidor del PAN, Rey David Tun Tuz, quien tenía sangre blanquiazul en las venas y hasta había sido consejero del partido, pero ahora jura fidelidad al partido que tiene en el diputado Hernán Villatoro Barrios a su figura más conocida, no precisamente para bien por todo el desprestigio que acumula el chiapaneco de origen.

En este municipio de la laguna de los siete colores ya se había incorporado al PT el exdiputado local del PRI, Juan Manuel Herrera, quien pretende ser candidato respaldado por la posible coalición de su partido con Morena y Verde Ecologista.

 

El humillante colapso de Gustavo Miranda en la Jugocopo

Gustavo Miranda García –diputado verde por partida doble– sufre la peor de sus pesadillas como líder de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo), posición que recibió desde el tres de septiembre del año en curso y que le ha causado migraña permanente por su nulo talento político y exceso de arrogancia en una posición estrenada en esta Legislatura por la eutanasia de la Presidencia de la Gran Comisión, cuyo último coordinador fue el panista Eduardo Martínez Arcila.

Al coordinador de la Jugocopo lo rodean tiburones con mayor capacidad, como José Luis “Chanito” Toledo Medina (Movimiento Ciudadano), Roberto Erales Jiménez (PT), Eduardo Martínez Arcila y hasta su compañero de bancada, José de la Peña Ruiz de Chávez y la verde fugaz Judith Rodríguez Villanueva, quien desprendida del PRI prefirió permanecer en libertad, ajena a bancadas.

Gustavo Miranda dio señales de su novatez cuando estaba a punto de recibir el bastón de mando en la Jugocopo de manos de Reyna Durán Ovando (Morena), cuya gestión pretendía auditar con lupa como si se tratase de un relevo entre partidos antagónicos y no aliados como lo son en la 4T, donde comparten alcoba con el PT.

El imberbe Miranda tuvo que bajarle el tonito para tranquilizar a Reyna Durán, quien le arrebató el trono a un compañero de bancada en Morena: el expriista Édgar Gasca Arceo, controlado por la senadora Marybel Villegas Canché.

Su copia de las Mañaneras del Presidente Andrés Manuel López Obrador se fue a pique por el ofensivo manejo que dio al reclamo de una trabajadora que se jubiló y reclamaba su pago en una sola exhibición. Con 35 años al servicio del Poder Legislativo, doña Guadalupe A. S. ha enfrentado una complicadísima batalla contra el cáncer, detalle que no conmovió a Gustavo Miranda porque el asunto lo enfrentó como un desafío a su autoridad, detectando la mano perversa del sindicato del Poder Legislativo. La líder sindical Mercedes Guadalupe Rodríguez Ocejo aprovechó la soñada coyuntura para bombardearlo a placer, dinamitando su última mañanera.

Gustavo Miranda ha tenido que adormecer a los tiburones diputados que lo rodean a golpe de billetes, porque su bancada del tucán es muy reducida y festejó al recibir un polémico refuerzo: la chetumaleña Judith Rodríguez, quien abandonó y desintegró la bancada del PRI al dejar solitario al exalcalde cozumeleño Carlos Hernández Blanco. Pero la incorporación de Judith fue efímera porque la sobrina del exgobernador Mario Villanueva Madrid abandonó de golpe la bancada del Verde.

La noche del 27 de noviembre lo sorprendió la toma del Congreso, lograda por integrantes de la Red Feminista Quintanarroense donde sobresale Marea Verde con su inflexible petición para que sean revisadas de inmediato cuatro iniciativas para despenalizar el aborto. La primera fue presentada por el gobernador Carlos Joaquín González en la anterior Legislatura, pero el panista Eduardo Martínez Arcila la guardó bajo llave.

Las inflexibles mujeres se manifestaban a un costado del Congreso, pero el personal por decisión propia o mandato de un superior les negó el acceso a los baños y hasta les ocultó el papel higiénico, provocando la irrupción femenina con sus tiendas de campaña que instalaron en el vestíbulo. Desde entonces han negado el acceso a los diputados y a todo el personal estratégico, obligándolos a refugiarse en el Centro Internacional de Negocios y Convenciones mientras la fachada del Congreso permanece pintarrajeada con mensajes contra criminalización de aborto y feminicidios.

Más de un diputado y adversario –incluso en el Verde Ecologista– festeja la bofetada a su vanidad, porque debilita su perseguida candidatura como diputado federal por un distrito de Cancún.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba