La dolorosa partida de Francisco Bautista

Novedades Chetumal
.

Quintana Roo ha perdido a su historiador más apasionado y leal: Don Francisco Bautista Pérez, forjado en el cuadrilátero del periodismo desde fines de la década de los 60 y reclutado como corresponsal por el Excélsior de Julio Scherer García. Personaje con un  manantial de cualidades en las conversaciones a media luz y revelaciones que obsequió en su obra balsámica, tan precisa como la mano del cirujano en su apogeo y cautivante como jardín de orquídeas.

El destino juguetón me permitió conocerlo a fines de 1988 en Chetumal –reciente el zarpazo del huracán Gilberto–, cuando él colaboraba en la revista El Clarín dirigida por mi maestro y amigo Eugenio Morelos Valdovinos.

Los del poder no comprenden las dimensiones de su pérdida, porque Don Francisco acumuló, organizó y revisó con ojo de cazador toda la información que nos define desde antes de la invención de Quintana Roo como estado, apartando y combatiendo leyendas urbanas para entregarnos cocina de autor que incluyó al huracán Janet (septiembre de 1955) y su asombrosa travesía como reportero seducido por este oficio de tinta.

Quizá en cinco ocasiones tuve la oportunidad de adentrarme en el refugio de Don Francisco, quien en su laberinto de papel sabía dónde encontrar la nota equis del periódico tal que contenía la bomba del asesinato perdido en el tiempo; estos archivos alimentados con rigor de periodista e historiador son un señor legado que debe recuperar algún gobierno.

Nuestro escritor fue seducido por dos personajes que conquistaron su amistad definitiva: el ex presidente Luis Echeverría Alvarez y el ex gobernador Pedro Joaquín Coldwell, quien supo valorar y aprovechar la mina del talento de este hombre nacido en Michoacán y atrapado por la atarraya del Territorio, cuando todo ocurría en color sepia como las fotos que nos comparte otro amigo mutuo: el periodista Jorge González Durán.

Precisamente González Durán describe al pie de la letra a Don Francisco: “es un gambusino de la historia que no se cansa hasta dar con el eslabón perdido de algunas de la etapas de la historia quintanarroense…”

“El ex gobernador David Gustavo Gutiérrez Ruiz lo amenazó, lo hostigó y lo expulsó de Quintana Roo. Y sin embargo, no le guarda rencor”, ha escrito Jorge González Durán, su compañero de travesía reporteril.

2 comentarios

  1. realizo una labor que debemos valorar mientras existamos, por que será eterna la esencia de ese trabajo que queda plasmado en libros muy valiosos., nuestro pasado a veces ni nosotros mismos lo recordamos tan claro como los cronistas. Q.E.P.D.

Deje un comentario

dos × 4 =