Principales

La elección que viene

Mis apuntes democráticos

Por: Enrique Mora
.

La reforma constitucional en materia electoral, de 2014, introdujo la posibilidad de la reelección consecutiva de legisladores federales. Con ello quedó superada la frase célebre que, durante décadas, fue el ícono revolucionario irrebatible: “Sufragio efectivo. No reelección”.                                                                                                                                                                             

Ahora bien, en la reforma electoral que abrió las puertas a la reelección, los partidos políticos se reservaron una porción del monopolio de postulación de candidatos que, al menos, en teoría, se hubiera alterado con la expectativa de la reelección.                                                                                                                                                                                                     

Esto ocurrió así porque los legisladores que pretendan reelegirse  tiene que hacerlo bajo las siglas del mismo partido que lo había postulado antes al cargo,  o bien, por alguno de los partidos que hubiesen conformado una coalición, en caso de que hubieran llegado por esa vía.                                                                                                                                                                                                   

La única excepción a dicho candado consiste en que los legisladores renuncien a su militancia partidista, a más tardar antes de la mitad de su periodo, para poder buscar, así, la reelección por un partido distinto, o por la vía de la candidatura independiente.                                                                                                                                                                         

Es decir, quedó en manos de los legisladores federales determinar si otorgaban a sus partidos la decisión de postularlos para un nuevo periodo, o bien, si impulsaban un nuevo compromiso social transfiriendo a sus electores esa decisión. Desde luego, al margen de los institutos políticos que los llevaron al poder y debiendo renunciar los potenciales candidatos, en consecuencia, a su militancia partidista.                                                                                                                                                                             

Una acotación relevante es que los actuales senadores no pueden reelegirse, únicamente los  diputados federales.                                                                                                                                                      

Al día de hoy, ninguno de los actuales diputados federales quintanarroenses  (de mayoría relativa o de representación proporcional), han renunciado a su militancia partidista. Por tanto, Arlet Mólgora Glover (PRI) José Luis Toledo Medina (PRI), Remberto Estrada Barba (con licencia y actual Presidente de Benito Juárez, PVEM), Sara Latife Ruiz Chávez (PRI), Patricia Sánchez Carrillo (PAN), Isaura Ivanova Pool Pech (PRD), Paloma Canales Suárez (PVEM) Mario Machuca Sánchez (PVEM), Alexander Zetina Aguiluz (con licencia y actual Presidente Municipal de Bacalar, PANAL), y Carlos Gutiérrez García (PANAL), solo podrían buscar la reelección como diputados federales si fueran postulados por sus partidos de origen.                                                                                                                                                        

Ahora bien, lo anterior no es óbice para que dichos legisladores aspiren otro cargo de elección popular en el 2018, ya fuera como senador o bien como integrantes de alguno de los 11 ayuntamientos, teniendo la posibilidad, en este caso, de ser abanderados por un partido distinto al que los postuló como diputados federales.                                                                                                                                                                             

Pero, lo cierto es que, de los legisladores mencionados solo dos (a juicio de quien escribe) tienen luz propia y, por tanto, posibilidades de buscar y ganar una senaduría, o bien convertirse en integrante de algún ayuntamiento local. Mientras que los demás colegas suyos son productos del cobijo de la elite política partidocrática que los llevó al poder. De ellos mismos, algunos ya se beneficiaron más de lo que aportaron a la causa política y ciudadana, por lo que si tomamos en consideración que hoy se requiere sumar votos para la elección “grande” (la presidencial), su futuro político es tan incierto que ya podrían estar “rayando en la banca”.                                                                                                                                           

Al menos, eso es lo que yo pienso. ¿Y usted?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 10 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba