La forzosa reingeniería que viene para Chetumal

Reingeniería es un término que endiabla al chetumaleño, damnificado en el segundo semestre de 2013 por despiadados recortes masivos de personal decididos por el gobernador priista Roberto Borge Angulo.

El daño fue enorme porque nuestra capital tiene un significativo porcentaje de trabajadores con su proyecto de vida anclado en una dependencia, resignados a ganar quizá seis u ocho mil pesos al mes, pero con acceso a prestaciones de ley, como el ISSSTE. Los hay también sin cobija: son los de contrato, sin acceso a estas conquistas laborales.

La chetumaleña Rosario Ortiz Yeladaqui era Oficial Mayor del gobierno del estado y soportó el rechazo colectivo por esta reingeniería, Medio Chetumal se irritó con esta decisión de sacrificio que no sirvió de nada, porque continuó la contratación de empleados de alto nivel.

Rosario Ortiz afirmó entonces que estaban dispuestos a pagar el costo político de esa reingeniería y el chetumaleño se las cobró hasta con intereses, depositando a Carlos Joaquín en Palacio para ajustar cuentas con Beto Borge, quien con su partido recibió un escarmiento inolvidable cuyos efectos siguen padeciendo.

Carlos Joaquín tendrá que planificar su propia reingeniería y a diferencia de Beto Borge no la hará como insensible matarife ante la hilera de reses en el rastro municipal, sino porque no tendrá más salida ante el desplome recaudatorio y la hostilidad del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El gobernador con recursos de la limitada bolsa estatal ha enfrentado gran parte de los gastos contra el Covid-19. Es una erogación tremenda y se sigue prolongando. No estaba contemplada porque amaneció en otro frente en el campo de batalla, a un costado del torrente criminal que ha derrotado a los forasteros Jesús Alberto Capella Ibarra y Óscar Montes de Oca Rosales, secretario de Seguridad Pública y Fiscal del Estado.

Las opciones del mandatario caribeño son escasas y es reducidísima la vía para el endeudamiento. Entonces le queda una reingeniería que adelgace el aparato gubernamental, respetando al máximo a la plantilla laboral.

La primera acción: la Oficialía Mayor queda bajo el control de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan). Los altos mandos de la Oficialía desempleados no andarán empeñando el televisor para superar la quincena. Grave sería si los mantienen en nómina.

La Secretaría de Seguridad Pública disfruta este año un presupuesto de 2 mil 222 millones 871 mil 684 pesos, con malísimos resultados de Capella. Aquí hay que medir la efectividad del gigantesco gasto que huele a desperdicio, sobre todo si el Súper Policía anda comprando platillos de chilaquiles a más de mil pesos, según la investigación de Gonzalo Hermosillo.

Los recortes significativos en el presupuesto de las dependencias que este año reciben 35 mil 193 millones cuarenta y dos mil cinco pesos.

La eliminación de dependencias fallidas y nido de corrupción es obligada y aquí aparece el viciado Instituto Quintanarroense de la Juventud, exprimido por Fernando Méndez Santiago, quien ha sido descarado con el saqueo del presupuesto. En todo caso este Instituto debe ser absorbido por la Comisión para la Juventud y el Deporte (Cojudeq) que maneja Antonio López Pinzón.

¿Sirve de algo el gasto anual de 14 millones 658 mil 742 pesos para mantener la representación del gobierno del estado en la Ciudad de México? Supongo que no, o en todo caso hay sacarle provecho porque en estas condiciones es un desperdicio de dinero tan escaso.

El Instituto de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Idaipqroo) recibe 47 millones 59 mil 882 pesos. Es un despilfarro en un Instituto inservible.

Como siempre ocurre, el personal de contrato es el más vulnerable y siempre es el que es puesto de patitas en la calle, lo que tendrá que evitar a toda costa el gobernador porque sigue en deuda con nuestra capital, ya castigada en exceso.

Las lanchitas del director general del Conalep

Aníbal Montalvo Pérez es director general del Conalep y no sufre tanto que sigamos en el confinamiento por el coronavirus. En días pasados presumió en Instagram su nuevo juguete: una segunda lancha en su casa de Bacalar. Nada mal para este funcionario que fue instalado en la silla el 15 de junio de 2018, por instrucciones de la secretaria de Educación, Ana Isabel Vázquez Jiménez.

El voraz director del Conalep devora el queso gruyere porque conoce el camino trazado en su momento por otra titular de la dependencia: la chetumaleña Cecilia Loría Marín –dueña del partido estatal Movimiento Auténtico Social (MAS), quien explotó las concesiones de tiendas escolares en gran parte del estado. Las de Cancún permiten comprar una docena de yates, ¿verdad, Aníbal?

El déspota Aníbal ha sido denunciado por despedir personal por capricho, pero es protegidísimo por Ana Isabel, cuya destitución es exigida por la Sección XXV del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Las imágenes del nuevo juguetito del director general del Conalep permanecieron pocos minutos en Instagram, por obvias razones.

3 comentarios

  1. Mientras el personal de honorarios seremos despedidos, la hija del Subsecretario de SEQ, Pamela Romero Gallegos recientemente obtuvo su segunda plaza en conalep, previamente ya le habían asignado en el SQCS, clara muestra de trafico de influencias…

  2. SEFIPLAN como los grupos observatorio y ojos ciudadanos, verifiquen la asignación de la plaza de la hija del subsecretario de la seq y otras personas, que en un año se la dieron, cuando hay gente de contrato que tiene 10 años y no se les dio, fue escondido el manejo, organo de control interno de secoes que esta en las oficinas, bien maiciado esta por $$$$$$, estare mal pensando o es realidad

  3. No es posible que estos hijos de riquillos políticos tranzas se sigan llenando de billetes a costa del pueblo. Anibal Montalvo y sus allegados solo están robando y robando al Conalep, puro tráfico de influencias, metiendo a sus amigos iguales de ratas que él. Investiguen igual a su director de vinculacion, el famoso maestro Oscar Chagoya Aguilar, quien cuenta con varias demandas familiares y se la pasa enamorando a las mujeres del conalep. Solo se están haciendo de dinero y beneficiando a sus amigos cercanos. Investiguen la asignacion de plazas donde estan todos sus amigos de generacion de la universidad. Puro maestro de lo peor, por eso los alumnos del conalep estan para el perro.

    Si CJ no hace nada por quitar a estas lacras y hacer que devuelvan todo lo que se han robado, esperemos que el siguiente gobernador haga lo mismo que él y los persiga hasta meterlos a la carcel y les quite todo lo que se han robado del pueblo.

    Es de lo peor que ganen miles de pesos al mes, cuando el burócrata que más trabaja gane de 5 mil a 10 mil pesos al mes sin que le alcance para vivir. Y aun mas terrible el hecho que no se tenga para las becas estatales, pero si para que estas lacras sigan ganando y robando.

Responder a Aviador Cancelar respuesta

15 − seis =