Principales

La Jugocopo del Congreso, un invento que amplía el saqueo

Javier Chávez Ataxca

La rimbombante Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo) de nuestro Congreso local solo ha servido para ampliar el reparto del botín presupuestal, pero sin entregar buenas cuentas a un pueblo crédulo que recibe puñaladas tiro por viaje. Con la Gran Comisión también ocurría, pero la expectativa alentada por la Jugocopo era enorme por el auge de Morena, un partido decepcionante y sometido que convierte en triunfadores a mediocres como Alberto Batun Chulim, quien de la diputación local saltó a la Cámara de Diputados sin aplicarse a fondo en campaña.

El saqueo ocurrió en cantidades industriales con Gustavo Miranda García –del Verde Ecologista–, muñeco del ventrílocuo Jorge Emilio González Martínez, “El Niño Verde”. Su sucesor panista Eduardo Martínez Arcila –último Presidente de la Gran Comisión, en el pomposo “Congreso del Cambio”– ha tenido que aguantar vara para no denunciar la operación gigantesca de latrocinio que deja con el ojo cuadrado a los priistas más corruptos con colmillos de tigre dientes de sable, postgraduados con honores en las malas artes de la transa.

Ahora el Verde Ecologista ha puesto en la mesa de negociación con Morena la entrega de siete candidaturas de 15 posibles para fortalecerse en el Congreso local e ir por más. Caminar de la mano con Morena les permite ganar por decreto, posibilitando reelecciones como la de Tyara Schleske de Ariño, más faltista que un porro universitario a las clases de Filosofía en temporada invernal.

Pero lo de fondo es el estruendoso fracaso de una Jugocopo que solo sirve para dividir el botín entre tres, sin dejar el mínimo beneficio a los ingenuos electores que se equivocan al votar como ganado bovino por los colores de un partido, permitiendo la llegada de más Gustavos Miranda que ya afilan las garras para disfrutar su año en la bodega del tesoro con garantía de impunidad, porque los diputados no se descobijan aunque tengan distintas casacas partidistas, ya que el negocio alcanza para todos.

Nada seguro para nadie todavía en el tema electoral
Joaquín Quiroz

La única seguridad es que no hay nada seguro en el tema electoral, cada día salen más situaciones que nos permiten ver que como en el programa televisivo de inicios del presente siglo, “Big Brother”, las reglas cambian, y hoy todo puede pasar y quien asegure lo contrario no tiene un pulso real de lo que sucede en Quintana Roo.

Una cosa es que algunos actores políticos, grupos y demás estén preparando el escenario para alguien, y otra situación muy distinta es que a quien todo le están elaborando y produciendo llegue a la silla.

Pueden truncarse todas las alianzas desde un escritorio, enviar competidores a modo, pero los factores sorpresa y más por lo que hay en juego son otras cosas. Esta semana están pasando muchas situaciones y saliendo a  la luz fantasmas que se creían enterrados o en el olvido.

Está todo tan detenido con alfileres y tan poco seguro que una declaración cambia el contexto, y basta nomás que Rafael Marín Mollinedo haga un anuncio, pronuncie unas palabras y se tambalea “el perfecto escenario” que muchos ven instalado, para a quien le apuestan todas sus esperanzas y aficiones.

En tanto si en MORENA hay una gran división y por un lado están jalando los “Maristas” y por otro se nota una alianza de facto entre los demás competidores incluyendo a Rafael Marín, en la “oposición” todo igual es un escenario difuso, entre un Alejandro Moreno Cárdenas “Amlito” sometido a su patrón Jorge Emilio González Martínez, quien le dio la orden de romper la alianza para el tricolor.

Ya que “la precaución” es para que si pierde la candidatura de MORENA una candidata o candidato competitivo no vaya abanderado o abanderada por una alianza opositora y madruguen a la alfil de Jorge Emilio, por lo cual pidió a su chalán Amlito aquí en Quintana Roo no haya contrincante, y por ende el PRI no se alíe al PAN y PRD.

Mientras todo esto pasa, como la espuma crece Roberto Palazuelos, quien con o sin alianza  del PRI incluido, tiene muy buenos números, incluso en los reales, no en los triunfalistas que se ven más falsos que la honestidad de algunos suspirantes como Laura Fernández Piña, quien busca subsistir con alguna candidatura perdedora a la gubernatura.

Hay mediciones de las que sí cuentan que ponen al llamado “Diamante Negro” encima de la mayoría de quien pudiera ir ungido o ungida por MORENA, con todo y alianza a modo, y si los miles de super asesores de la subordinada favorita de Jorge Emilio González no lo vislumbran es que no han entendido como funciona esto.

Así que se sigue prolongando esta designación, aunque haya demasiadas campanas al vuelo. Esto, bien dice Rafael Marín, es como el béisbol y no se acaba hasta que se acaba, y el desenlace de todo esto tendrá verificativo el 25 de septiembre de 2022, de aquí hasta entonces muchas cosas pueden pasar.

MINAS SORPRESA…

Interesante observar que hay nombramientos en el gabinete estatal que no han sido públicos o al menos no se tenía conocimiento de ellos, ya que llamó la atención ver en fotografías oficiales a José Alberto Alonso Ovando como parte del equipo de trabajo de la actual administración.

Luego de perder en las urnas el 5 de junio pasado y ser aplastado por la hoy diputada federal Anahí González, no se sabía de él. Su última incursión fue para presentar un texto de una disculpa pública por ejercer violencia política en la que fue señalado incurrió por parte de la Sala Regional de Xalapa del Tribunal Electoral.

Hasta donde se sabía el ex candidato perdedor del tricolor seguía cobrando como secretario general del PRI; hoy aparece en gráficas del gabinete. Interesante saber qué cargo tiene y por qué el hermetismo de sus funciones.

Rafa Marín blofea, pero no muestra su mano
Anwar Moguel

El poderoso director general del Corredor Interoceánico – Itsmo de Tehuantepec, Rafael Marín Mollinedo, está jugando una partida de poker de alto nivel en el proceso interno de Morena para la definición de la candidatura a la gubernatura en Quintana Roo, aprovechando su ventaja de ser el “comodín”, que tal como en el popular juego puede sustituir sin problemas a cualquier carta registrada.

Aplicando a la perfección el manual del “bluffing”, Marín está enviando a rivales y simpatizantes información contradictoria, sembrando la duda en propios y extraños.

Y es que en cortito, Marín Mollinedo le ha dicho a uno que otro personaje de la grilla local que, pese a sus tronantes declaraciones recientes, él no va a ser candidato a la gubernatura. Pero al mismo tiempo alienta y ha dejado operar a Marybel Villegas y un amplio sector del morenismo quintanarroense para que realicen manifestaciones a su favor, como la que se efectuó este sábado en el corazón de Cancún, en el Parque de las Palapas.

Asegura no estar detrás de las movilizaciones que claman porque sea ungido como candidato, pero no hace nada por detenerlas, pese a que bastaría una llamada telefónica para conjurarlas.

El mitin de este sábado, por ejemplo, no tuvo nada de casual. Se eligió con cuidado la fecha y hora en la que el presidente Andrés Manuel López Obrador estaría llegando a Quintana Roo, y como punto de encuentro escogieron el territorio de la aspirante más inflada: Mara Lezama Espinoza.

Por si fuera poco, Marín sabe que vienen contra Mara Lezama fuertes denuncias por presuntos actos de corrupción -lo del Casino “verde” es solo el principio-, municiones nada amistosas que ya alistan Marybel y el equipo del Dr. Pech, por separado.

Con esas y otras cartas en la mano, en privado, el amigo del presidente sigue negando que se prepara para saltar como el “candidato de unidad” por el bienestar del partido en Quintana Roo, ocultando en la mirada sus reales intenciones justo como lo hacen los jugadores expertos.

Morena, obligado a elegir los mejores candidatos a diputados
Sandra Romero

Para la postulación de los candidatos a diputados que conformarán la XVII Legislatura, Morena y aliados tendrán que elegir con lupa y aplicar un buen filtro para hacer a un lado a advenedizos y oportunistas que buscan llegar al Congreso local bajo sus siglas.

Debe evitar a toda costa personajes como Reyna Durán, quien luego del penoso papel como presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo), a la primera de cambios se convirtió en panista con el único fin de seguir viviendo del erario, entiéndase, el dinero del pueblo.

El papel que desempeñó Reyna Durán fue más que patético y es lo que se recuerda y recordará de Morena en su incursión como primera fuerza política en la XVI, porque a ese partido pertenecía entonces la diputada, quien por cierto ahora quiere reelegirse.

A nadie se le olvida, menos en Chetumal, que en plena pandemia por Covid-19 Reyna Durán se fue a descansar cuando en el Congreso de la Unión, tanto diputados federales como senadores, estaban atentos a los anuncios del gobierno federal para coadyuvar en las acciones que permitieran salir lo mejor librados de la contingencia de salud.

Sin embargo, la Durán, como buscaba proteger su estadía al frente de la Jugocopo y evitar que cualquiera de sus ex compañeros de bancada tomara el control, prefirió cerrar las puertas del Congreso e irse a descansar, eso sí, con el depósito mensual del salario y demás beneficios económicos que le permitía el cargo.

Esa es la clase de diputados que en su primer experimento Morena llevó al Congreso, pero ahora deberán ser muchísimo más cuidadosos a la hora de elegir abanderados si realmente quieren aterrizar los principios de la 4T en la siguiente legislatura. Mientras, Reyna Durán ahora es un lastre para el PAN. Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 + 5 =

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba