La pesadilla presupuestal del gobernador Carlos Joaquín

El escenario financiero de 2020 es desolador para el gobernador Carlos Joaquín González y para muchos quintanarroenses, incluyendo empresarios de nuestra capital chetumaleña por depender del flujo de inversión pública procedente de los tres órdenes de gobierno: municipal, estatal y federal. La crisis tiene dimensiones de huracán y lo sabe muy bien el primer gobernador de la alternancia, dominado por la presión ante los inminentes recortes sanguinarios del gobierno federal, aplicados a un racimo de entidades.

En estas condiciones tan graves Yohanet Teodula Torres Muñoz –secretaria de Finanzas y Planeación– entregó el paquete fiscal para que nuestros diputados evalúen cada presupuesto asignado a las dependencias y reorienten los recursos. Recordemos que este Congreso es el primero que disfruta su autonomía en relación con el Ejecutivo desde el amanecer de septiembre, cuando fue reemplazado el “Congreso del Cambio” con su fallido bloque del PAN y PRD.

Es un panorama de postguerra el que tiene a la vista Carlos Joaquín González, quien se instaló en Palacio con una marejada de entusiasmo y esperanza de miles y miles de quintanarroenses, con chetumaleños desencantados desde ayer por el incumplimiento de promesas de un mandatario que soporta desafíos colosales en flancos tan críticos como la violencia con sus baños públicos de sangre en Cancún, Playa del Carmen, Bacalar y Chetumal.

La carga de la deuda pública del gobierno del estado ya es insoportable y el dolor es compartido por Ayuntamientos tan endeudados como el capitalino de Othón P. Blanco, cuyo alcalde emergente Otoniel Segovia Martínez en su desesperación impulsa el cobro de basura en cada hogar.

Carlos Joaquín González necesita el respaldo de un equipo de colaboradores que se siente muy cómodo en sus caparazones, dejando que el gobernador absorba todos los golpes y hasta generando escándalos de corrupción en áreas como el Instituto Quintanarroense de la Juventud y el Instituto Estatal para la Educación de Jóvenes y Adultos, donde la transa navega en aguas de cinismo.

Cada torre, alfil, caballo y peón del gabinete legal y ampliado, incluyendo a los que se desenvuelven en el engañoso río de la autonomía –como el Instituto Electoral de Quintana Roo y la Comisión Estatal de Derechos Humanos–, tiene que plantear estimaciones de presupuestos sensatas, dejando por la paz el flujo de billete para exprimirlo como vacas lecheras suizas.

En condiciones tan críticas para las finanzas, es hasta cierto punto inmoral seguir financiando las vacaciones de super lujo del Comisionado Presidente del Instituto de Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Idaipqroo), José Orlando Espinosa Rodríguez.

El mismo Congreso del Estado y la Auditoría Superior del Estado tienen que plantear un recorte en sus entrañas, porque bien dicen que “el buen Juez por su casa empieza”. Ser multimillonarios en la pobreza es una incongruencia, sobre todo porque Morena lleva las riendas de nuestro Poder Legislativo y suyo es el discurso de la austeridad republicana enarbolada por su Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los gastos superfluos tienen que ser eliminados para poner en marcha una austeridad efectiva para blindar los rubros vitales, como salud, educación, seguridad, procuración de justicia y obra pública, evitando despidos de la tropa.

El gobierno de Carlos Joaquín tiene las arcas vacías en este cierre de año y le aguarda un 2020 de pesadilla, de ahí su apremiante necesidad de impulsar una postura solidaria de su equipo de colaboradores para que el presupuesto sea orientado y se coseche la rentabilidad máxima, cerrando las compuertas a la corrupción discreta y hasta descarada, aunque siempre negada porque según ellos los únicos corruptos eran los borgistas.

Los diputados locales tienen la pelota en su cancha y ya tienen que reaccionar para estar a la altura del desafío, siendo creativos y quirúrgicos para reorientar el presupuesto y aplicar los recortes, incluyéndose en este sacrificio para dar el mejor de los ejemplos.

5 comentarios

  1. Y ahora que los diputados le revisen su presupuesto a la Reyna de la corrupcion van autorizar los pagos a los periodistas o realmente lo aplicarán para equipar al SQCS

  2. Preparense burocratas con su curriculum ,ahi viene de nuevo la reingenieria, jamas se van apretar el cinturon las secretarias ,recortar puestos es lo mas facil y pegarle a los pocos empresarios y comerciantes, especialmente Chetumal ,que jamas dejara de ser un pobre pueblo de burocratas ,es imposible crear y cecer empresas ,con leyes recaudatorias ,en vez de hacer leyes regulatorias .Asi el empleo se vuelve escaso y super mal pagado . Ya que no hay empresas que requieran mano de obra calificada ,prefieren irse a Yucatan ,donde ahi son bienvenidos.

Deje un comentario

tres × tres =