La priista Cora Amalia derrota a Otoniel Segovia

El chetumaleño ha dejado atrás su imagen de agachón incorregible, con tremenda tolerancia para soportar maltratos y el cinismo de nuestros gobernantes. Intacta en la memoria su manifestación en las urnas para sacar a patadas al PRI de la gubernatura en la batalla electoral de 2016, castigando a Roberto Borge Angulo y demoliendo al candidato oficial Mauricio Góngora Escalante para encumbrar al ex priista Carlos Joaquín González, postulado por PAN y PRD.

El aliento huracanado de la candidatura de Carlos Joaquín influyó en la capital, conquistada por el ex priista Luis Torres Llanes como candidato externo de panistas y perredistas. La víctima en las urnas fue la priista Arlet Mólgora Glover, identificada con el ex gobernador Félix González Canto y promovida por el gobernador Roberto Borge, amistades que provocaron el naufragio de esta mujer con doble licencia, porque era diputada local y federal en letargo cuando aceptó competir.

Luis Torres zarpó a la guerra electoral en 2018 como candidato a la diputación federal del distrito con cabecera en Chetumal, de nuevo postulado por esa coalición dominada por el PAN. Fue derrotado por el efecto de la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador y la vencedora fue la chetumaleña Patricia Palma Olvera, representante de El Barzón.

Ese efecto depositó de nuevo en la silla a Don Hernán Pastrana Pastrana, entonces en las filas de Morena. Este hombre intachable había sido nuestro segundo alcalde priista, de 1978 a 1981. Su circunstancia era otra al retornar a Palacio, con grupos de Morena desafiantes que descarrilaron sus propuestas para ocupar los cargos más estratégicos, incluyendo Secretaría General y Tesorería.

Derrotado por una enfermedad crónica, Don Hernán fallece el 31 de marzo de 2019 –a los 79 años–, dejando un vacío político y como enorme ser humano. Al solicitar licencia su silla fue ocupada por el inexperto José Luis Murrieta Bautista –primer regidor de Morena–, quien el nueve de marzo de 2019 entregó el bastón de mando a su suegro Otoniel Segovia Martínez.

Por indeseable golpe del destino –porque me consta el afecto mutuo entre Don Hernán y Otoniel– ocurrió el relevo más prematuro de nuestra capital que ha conocido interinatos consecutivos. Pero el desafío para Otoniel es mucho mayor por la agonía del Ayuntamiento cuya anemia aguda en sus finanzas lo mantiene en coma inducido, a merced de la voluntad del gobierno del estado.

He reactivado mis encuestas de Facebook y me ha sorprendido el rechazo que cosecha Otoniel Segovia en un hipotético choque electoral por la alcaldía, enfrentando a la priista Cora Amalia Castilla Madrid. Ella fue alcaldesa de 2005 a 2008, en el primer tramo del gobierno de Félix González Canto.

Un 69 por ciento votaría por Cora Amalia y 31 por ciento por Otoniel. Ambos aparecen con los logotipos partidistas y aquí se derrumba el mito que hincha de triunfalismo a los cobrizos, seguros de ganar con cualquier candidato, incluso sacando a un chango del zoológico Payo Obispo para improvisarlo como candidato.

Ocurrió en el proceso de 2018 por el empuje de López Obrador como candidato presidencial y porque en esa contienda fue mezclada la elección de 11 alcaldes. Recordemos que Morena capturó el “carro completo” en las cuatro diputaciones federales y en el Senado, con su fórmula integrada por Marybel Villegas Canché y José Luis Pech Várguez. La senaduría de consolación –de primera minoría– fue pescada por la panista chetumaleña Mayuli Martínez Simón.

Morena tiene una ventaja en la capital: la cruda moral de un priismo cuyos pecados acumulados están frescos en la memoria de tantos, cuya irritación es derramada en redes sociales. Pero no hay que dar por muerto al PRI, un partido con mares de experiencia en estas batallas cuyas reglas fueron inventadas y perfeccionadas por sus ancestros.

El PAN puede ser otro retador, pero le faltan figuras con poder de convocatoria que pueden ganar musculatura con el flujo de los meses. Pero ahí está la nota reprobatoria de Otoniel Segovia para que la revisen con seriedad en Morena.

5 comentarios

  1. No hay que olvidar que fue Cora Amalia Castillo Madrid,la Alcaldesa que doto a Chetumal y a sus habitantes de autobuses urbanos,de un «transporte digno»como rezaba el lema de la empresa de autobuses.Hoy la Ciudad,capital del Estado,padece un transporte indigno y vergonzoso,donde viajan amas de casa,estudiantes y ancianos,parados dando brincos y respingos,con unas Combis que nadie mete en orden y hacen lo que quieren..Los sabados a las 6 de la tarde ya no quieren trabajar,a pesar de que se confabularon y bloquearon a los autobuses urbanos.La capital al dia de hoy no tiene autobuses urbanos,pero esto no interesa a nuestros políticos…que solo piensan en el futurismo,pero sin trabajar,o al menos no para el pueblo y sus necesidades

  2. JA..JA..JA..JA…HOY SÍ ME HÍZO EL DIA ÉSTE PERIODISTA….JA..JA..JA..JA… «GANARÍA EL PRI»…SÍ…COMO NÓ…JA..JA..JA..JA…QUE BUENA JALADA…..

    1. JOAQUIN CORDOVA GONZALEZ, eres un enamorado mental del Mitomano López Obrador, no tienes ni un centimo de gramo de sentido comun y capacidad de analísis, estas tocado del cerebro por la Narco Secta llamada Morena.

  3. De que sirven Pech varguez y Villegas canche como senadores si la capital no tiene autobuses urbanos en sus trípticos a todo color ptrometian autobuses urbanos para Chetumal,como dijo Ignacio Taibo,a ellos también se las pueden….bueno,les puede ir mal,ya que solo piensan en ser gobernadores,día y noche,pero se olvidan del pueblo y sus necesidades basicas

  4. JAVIER CHAVEZ, NO FALTES AL RESPETO A LA AUDIENCIA DE ESTA PAGINA. EN SERIO CAUSA GRACIA TU ESCRITO jajajaj NO INVENTES, EN QUE CABEZA CABE ESTA TONTERIA (Un 69 por ciento votaría por Cora Amalia y 31 por ciento por Otoniel) A CORA AMALIA NI EN SU CASA LA QUIEREN, ESTA MUERTA POLITICAMENTE, a un que grite , salte, nunca mas tendrá un cargo político, es sinónimo de fracaso.

    posdata. te exijo profesionalismo en tus escritos, como audiencia de esta pagina debes respeto, y no escribas falacias, mentiras.

Deje un comentario

11 − 3 =