La prueba de fuego para las corporaciones de Seguridad Pública y de Procuración de Justicia

AL MARGEN

Rubén Vizcaíno A.
.

Los ataques orquestados por la delincuencia organizada en las últimas horas contra elementos de Seguridad Pública del estado, cercanísimos a Capella y también contra elementos de la Fiscalía estatal que transportaban a un reo famoso, son indicios de la batalla que se avecina y que será de pronóstico reservado, sin que se pueda anticipar, por desgracia, un claro favorito.

Más allá de las bajas sufridas en estos enfrentamientos por ambos bandos, lo relevante a mi juicio es la evidencia de que, al menos por ahora, la inteligencia y la capacidad de reacción efectiva se ubican del lado de los malos. Las bravuconadas del secretario de seguridad pública son alardes sin soporte y solo buscan con estridencia cubrir lo evidente: está perdiendo la batalla.

Analice usted lo siguiente, y sin duda estará de acuerdo con mi reflexión. Tanto en la emboscada contra integrantes del círculo más cercano a Capella, como en el ataque al vehículo de la fiscalía, los malosos conocían la hora y la ruta que seguirían. No fueron encuentros casuales, fueron acciones orquestadas con poco tiempo de anticipación.

Solo existe una forma de obtener esa información y ahí está el detalle crucial: los malos cuentan con informantes en los más altos niveles, tanto de seguridad pública como de la fiscalía. Cuentan, además, con la capacidad para planear y ejecutar las emboscadas en tiempo record y con capacidad de fuego sorprendente.

Espero que tanto el fiscal, como el secretario de seguridad pública estén conscientes de la gravedad del problema que enfrentan y no se limiten a buscar venganzas que puedan nublar su buen juicio y su posibilidad de lograr resultados positivos en esta contienda, en la que está en juego la seguridad del estado.

Puede parecer duro y hasta irresponsable mi convicción de la irrelevancia de las bajas sufridas por ambos bandos en estos enfrentamientos. Se trata y lo sé, de vidas humanas segadas o heridas por disparos. Pero los muertos o heridos, tanto policías como delincuentes, sabían y saben  a lo que se atienen en función de sus labores: asumen riesgos y a veces, como ahora, pagan el precio por hacerlo.

Reitero que, al menos a mí, me parecen huecas, vanas y hasta grotescas las declaraciones del titular de seguridad publica Capella Ibarra. Es fácil hacerle al muy macho y retador cuando se cuenta con decenas de guaruras y vehículos blindados. No obstante, aquello de: “vengan por mí, no se metan con mis muchachas”, es temerario. Corre el riesgo cierto de que le tomen la palabra.

Para el fiscal Oscar Montes de Oca Rosales, la situación a enfrentar es gravísima. Le corresponde encabezar la indagatoria y la persecución y captura de los malosos responsables de ambos ataques. Además de tratar de calmar los ímpetus de chivo en cristalería que caracterizan a Jesús Alberto Capella Ibarra.

El pavoroso repunte de violencia criminal, reflejado en las dos emboscadas, deja la evidencia, palpable, real, dolorosa y dramática de una batalla que apenas inicia y cuyo resultado, reitero, es imposible de anticipar. La respuesta nos la dará el juez más implacable: el tiempo.

3 comentarios

  1. Una posible solucion es que destituyan a Capella y sus allegados pero ya, con ellos llegaron los tiempos mas violentos del Estado, gente de ese tipo no necesitamos aquí, lastima que el CJ no tome cartas en el asunto ni en ningún otro, gracias a estos personajes tenemos una de las peores administraciones de Quintana Roo

  2. CONSIDERO QUE LA VERDADERA PRUEBA DE FUEGO QUE TENDRAN LAS DOS CORPORACIONES ES CONTENER CUANDO MENOS TODO TIPO DE ILEGALIDADES LOS PROXIMOS DIAS 23 Y 24 QUE ESTARÁ LOPEZ OBRADOR EN TULUM..PLAYA DEL CARMEN..Y CANCUN…IMAGINEMONOS QUE SUCEDA LO QUE POR DESGRACIA PARA NOSOTROS YA ES RUTINA, QUE IMPRESION SE LLEVARÍA EL C. PRESIDENTE DE LA REPUBLICA…

  3. Cual prueba de fuego? si los dos fuereños estan mas que reprobados, o la prueba de fuego es ver cual de los dos permita mayor avance de la delincuencia y el uso de armas de fuego?

Deje un comentario

1 × uno =