La suma de la indolencia y la impunidad

AL MARGEN

Rubén Vizcaíno A.

La percepción ciudadana de insatisfacción con la administración estatal, tiene, sin duda, como punta de lanza  la inseguridad y la falta de resultados en materia de procuración de justicia. Seguridad Pública no previene y la fiscalía no captura a los delincuentes. No  son –por desgracia–, los únicos factores.

Influyen, también, la negligencia criminal que exhiben algunos funcionarios de primer nivel del “gobierno del cambio”. Como entender la impunidad de Gerardo Mora Vallejo, al frente de CAPA, destruyendo las calles de Chetumal y con ello dejando inmenso testimonio de le impunidad con la que se maneja.

Como justificar los cuentos chinos de Rosa Elena Lozano Vázquez en la SEDE, con su cacareado y nunca concretado parque industrial con recinto  fiscalizado, la indolencia de la Contraloría, con un Rafael del Pozo, que su mejor acto es “desaparecer” a lo David Copperfield de la escena cuando se le necesita.

Qué decir del titular de la Agencia de Proyectos Estratégicos, Eduardo Ortiz Jasso, con presupuesto superior a los 800 millones de pesos anuales y sin un solo resultado visible. A esto, hay que sumar los presuntos casos de corrupción galopante denunciados en la CAPA, la Oficialía Mayor  y recientemente en la Vocería del Estado.

Este último asunto: la presunta corrupción y nepotismo en la instancia a cargo de Haidé Serrano merece mención especial, por lo poco conocido del caso. La página de Facebook EDUCOSAS, publicó una denuncia señalando, con presuntos elementos de prueba creíbles, que Serrano Soto incurrió en nepotismo al contratar al menos dos primos en la nómina oficial, además de adjudicar contratos por cientos de miles de pesos a dos hermanas. Por si fuera poco, se le señala de favorecer a su pareja sentimental con percepciones que superan lo que gana el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El escrito, que puede consultarse en la red social referida, va acompañado de copias, presuntamente oficiales, de lo que se denuncia. Insisto en que, ciertas o no, la acusación o la infame mentira, fueron “filtradas” por alguien del entorno íntimo de Haidé Serrano Soto. Alguien, además, con un odio inmenso acumulado.

La mañana del domingo pasado, envié un mensaje a la vocera estatal, comentando mi intención de escribir la presente columna y ofreciendo, con rigor periodístico, el espacio para incluir su versión. No recibí respuesta.

Se, puntualmente, que no siempre el que calla otorga y por lo tanto esperaré que la instancia que corresponde, la Contraloría, se manifieste al respecto.

3 comentarios

  1. Muy acertado todos tus comentarios Viscaino, no se que carajos esperan las autoridades para ponerles un freno a estos funcionarios corruptos.en especial al de CAPA, Que nada más espero que se terminaran de pavimentar las calles, para ponerse disque a trabajar rompiendo dichas calles con un trabajo pesimo y sin supervición alguna y como un burla para la sociedad chetumaleña

  2. Sueña mi estimado amigo Rubén, brincos diéramos porque alguien hiciera algo por este pobre quintana roo, aquí estamos con el temor de viajar a Mérida y salir de casa

  3. Te falto poner el tu lectura a elvia aguillon moreno directora administrativa de sesa ya su coqueto marido emilio polanco zapata director de caja que estan robando al estado entre los dos

Deje un comentario

1 × cuatro =