Principales

La Verde anaconda que cobijó el PRI caribeño en su alcoba

Con tal de controlar la Cámara de Diputados y el Senado, Morena –el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador– aceptó como aliado al Verde Ecologista, un cártel de corrupción dirigido por Jorge Emilio González Martínez, El Niño Verde. Pero Morena lo admitió en su recámara cuando había conquistado la Presidencia, porque el Verde fue compañero del PRI en varias elecciones, incluyendo la de 2016 para la gubernatura –apoyando al priista derrotado Mauricio Góngora Escalante– y la presidencial de 2018, combatiendo a Andrés Manuel porque respaldaron a José Antonio Meade, postulado por el PRI.

Dominado por la desesperación, decidido a evitar el triunfo de Carlos Joaquín González en la batalla por la gubernatura, el gobernador Roberto Borge entregó en 2016 la candidatura a la alcaldía de Cancún al Verde Ecologista. Era la presa más valiosa de la selva en la cacería y se la llevó al plato el candidato verde Remberto Estrada Barba, mientras el PRI se quedó sin gubernatura y sin las alcaldías estratégicas de Solidaridad (Playa del Carmen) y la capital chetumaleña, donde triunfaron los joaquinistas Cristina Torres Gómez y Luis Torres Llanes.

Otro golpe inmediato para el PRI: ganó la alcaldía del naciente Puerto Morelos con Laura Lynn Fernández Piña, pero su exdiputada local –lo fue por decisión del gobernador Félix González Canto– traicionó a su partido y se sumó al Verde. Ella pescó la reelección en 2018 y en la reciente contienda cosechó la diputación federal del cuarto distrito del norte con los colores del aliado Morena. Para apoderarse de la candidatura desplazó con facilidad al inexperto Gustavo Miranda García, presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política en el Congreso local.

Laura Fernández será el poder al lado del trono en Puerto Morelos, donde impuso a Blanca Merari Tzui Muñoz, viuda de Ignacio Sánchez Cordero, asesinado por un pistolero la mañana del 24 de febrero de este año. Nacho se perfilaba como el candidato a la alcaldía y seguro vencedor.

El Verde era una anaconda bebé en la recámara en 2006, cuando el exgobernador priista cozumeleño Pedro Joaquín Coldwell llevó a la verde Ludivina Menchaca Castellanos como copilota en la fórmula para el Senado. En 2012 esa anaconda juvenil encabezó la fórmula con El Niño Verde y llevó como segundo al exmandatario cozumeleño Félix González Canto, quien llevó todo el peso de la campaña exitosa, la última para el PRI en ese tipo de duelos porque en 2018 inició la era de Morena, con Marybel Villegas Canché y José Luis Pech Várguez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba