López-Gatell y Carlos Joaquín, cada uno con su semáforo

El semáforo del Covid-19 perdió la poca seriedad que tuvo en Quintana Roo –aplica para todo el país–, por el manoseo de cifras acomodadas a conveniencia por nuestros políticos. Ayer nos fuimos a dormir con dos semáforos: el del gobierno federal que mantiene a todo nuestro estado en rojo y el del gobernador Carlos Joaquín, quien suaviza el tono a naranja en la zona norte, donde palpitan los polos turísticos más poderosos: Cancún, Playa del Carmen y Cozumel.

Son dos criterios que provocan desconcierto, porque Hugo López-Gatell coloca a los 11 municipios en color rojo, sin consentir al norte. Para el gobierno federal todo Quintana Roo está complicadísimo. Vean: de los 983 muertos, 710 son de Cancún. En nuestro estado hay 7 mil 544 casos positivos acumulados, 3 mil 704 de Cancún.

Los municipios que Carlos Joaquín condena al rojo son los del sur y centro: Othón P. Blanco (Chetumal), Bacalar, Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos, estos dos últimos de la zona maya. Tienen en conjunto 2 mil 231 casos positivos acumulados y 123 muertos.

Beneficiada con el tono naranja, la zona norte tiene los municipios de Benito Juárez (Cancún), Solidaridad (Playa del Carmen), Tulum, Cozumel, Puerto Morelos, Isla Mujeres y Lázaro Cárdenas, con su bellísima isla de Holbox. Todos acumulan 5 mil 313 casos positivos y 860 muertos.

Aquí chocan los criterios de Hugo López-Gatell y Carlos Joaquín, porque la estrella de la 4T coloca el color rojo en todo Quintana Roo, mientras el gobernador califica con generosidad al norte con criterio político, por ser los pulmones y corazón de nuestra muy maltratada industria turística.

Al estilo Benito Juárez, Carlos Joaquín aplica “justicia y gracia” para el norte y “la ley a secas” para el centro y sur, porque el gobernador ya decidió los tonos del semáforo y construye su justificación con criterios como la ocupación hospitalaria y la velocidad del aumento de casos.

A Yucatán el “Doctor” López-Gatell lo colocó en semáforo rojo, pero el gobernador panista Mauricio Vila Dosal mantiene el tono naranja. Un caos inaceptable en este tema tan grave que sigue costando muchas vidas, con enorme acumulación de enfermos que han colapsado nuestros hospitales.

La Comisión de Arbitraje Médico: tres años en la incubadora

La Comisión de Arbitraje Médico de Quintana Roo permanece irresponsablemente inactiva desde que la anterior Legislatura –“el Congreso del cambio”– la parió un cuatro de julio de 2017, cuando fue publicada en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado.

Desde el 31 de enero de 2018 tuvo que ser integrado su Consejo General, según el artículo transitorio. “Una vez integrado el Consejo General, deberá quedar legalmente instalado en un término no mayor de 30 días posteriores a la integración, y en un plazo de 30 días posteriores se deberá nombrar a los Comisionados…”

El no panista Francisco López Mena era Secretario de Gobierno y responsable del cumplimiento de estos plazos que no son pelota de beisbol, pero el rector de la Universidad de Quintana Roo dejó empolvarse en expediente en su escritorio. En otro flanco reaccionó con negligencia la titular de Salud, Alejandra Aguirre Crespo.

En esta temporada tan dolorosa y dramática llueven y seguirán lloviendo denuncias por presunta negligencia médica en nuestros hospitales. Ha provocado escándalo e indignación la detención del médico urgenciólogo chiapaneco Gerardo Vicente Grajales Yuca, acusado de abuso de poder por la hija del político Arturo Ramírez López, quien murió de coronavirus.

Esta Comisión de Arbitraje imposible permanece en la incubadora y el Secretario de Gobierno, Arturo Contreras Castillo, tiene que promover la reactivación de la Comisión de Arbitraje Médico. Debe ayudar que él sea médico, con la sensibilidad política de la que carece su perezoso antecesor López Mena.

La Comisión de Salud y Asistencia Social la preside el moreno expriista Édgar Gasca Arceo y sería bueno que desempolve el expediente, aprovechando que Morena aún preside la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo).  

2 comentarios

  1. Pésima y pésame por la decisión de cerrar las calles y mercados. En teoría de juegos, si cierran todas las salidas que va a suceder…? Todo va en una sola dirección, razón por la que ahora se saturan los supermercados y se han quedado sin gente los mercados y calles por temor a ser detectados aunque sin síntomas. Agréguele que nos invade gente proveniente de Yucatán, Playa del Carmen , Cancún, etcétera. Sé de al menos 9 personas fallecidas que recibieron gente de fuera. Hoy voy a un negocio y después de comprar me entero que los empleados, hij@s del fallecido están atendiendo al público en caja. Las enfermeras que atienden Covid 19 salen a la calle y se van a su casa tranquilas. No sé diga la venta de cerveza a todo lo que da. Ésto ya se volvió un desmadre que en mi entorno hoy cobró la víctima número 11 y sumó a 2 empleados con Covid-19 en mal estado.

  2. Y agrégale no están sanitizando los taxis ni las combis y en las zonas de alto riesgo de contagio solo pusieron las mantas pero no sé ve que saniticen..estás calles…y así como se va a frenar la infección?

Deje un comentario

4 × dos =