López Obrador, última carta de Mario Villanueva

El chetumaleño cuarentón tiene en los altares a dos protagonistas políticos: su exgobernador Mario Villanueva Madrid y el presidente Andrés Manuel López Obrador, hijos del PRI y líderes con torrentes de instinto político mamado en la década de los 70.

Con reveses consecutivos por noticias dejadas para fechas nada seguras –como la disminución del IVA y la instalación de la Secretaría Federal de Turismo y hasta el Tren Maya–, muchos chetumaleños confiamos en la intervención del presidente para frenar un atropello de largo aliento que tuvo un reciente episodio devastador: Mario tiene que ser devuelto al infernal Centro de Readaptación Psicosocial (Ceferepsi) del estado de Morelos. Ir a casa no, aunque cumpla con todos los requisitos para permanecer ahí en arraigo domiciliario por tener 71 años cumplidos.

El indulto presidencial es la carta que aguarda un Mario Villanueva repleto de noticias adversas con oleadas de castigo y presión física y psicológica desde hace más de 20 años, cuando el presidente Ernesto Zedillo activó el potro de tormento para exterminar a quien se atrevió a desafiarlo.

Mario Villanueva se esfumó el 27 de marzo de 1999 y por 26 meses permaneció oculto, hasta que su entrega fue transformada en captura en Alfredo V. Bonfil, cerca de Cancún. Fue lanzado al ferrocarril de una condena que ha convertido en papel higiénico los derechos humanos que tanto presumimos con la hipocresía que distingue a nuestro gobierno, sea cual sea su color de camiseta.

El chetumaleño cuarentón contempla a Mario Villanueva con su tragedia agazapada en una habitación de la clínica Campestre, en nuestra capital. Bajo su cama individual se retuerce la fiera que lo mantiene encadenado a un destino que se niega a dejarlo marchar a casa y que exige más latigazos por mandato de la justicia inconmovible como robot, inflexible en sus designios de hielo perpetuo.

Ante esta decisión amparada en la legalidad, Mario Villanueva camino al cadalso escribe una carta repleta de dramatismo, con un mensaje especial para López Obrador: “Hoy más que nunca solicito la intervención del Presidente de México para que me sea otorgado el indulto total y mi libertad absoluta, antes que el destino me alcance”.

El PRI que Mario Villanueva conoció y conservó en la cumbre en la década de los 90 ya es una carcacha de taller mecánico pueblerino, pero hay otros defensores de su causa que han comprendido lo absurdo del castigo a estas alturas, cuando el peleador callejero deja de patear al adversario tendido en el pavimento y bañado en sangre.

Figuras de todos los partidos y sin partido han respaldado a Mario Villanueva, incluso Édgar Gasca Arceo, diputado de Morena y presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo).

Para el chetumaleño cuarentón es desconcertante la falta de reacción del presidente ante la tragedia interminable de Mario Villanueva, quien ha elevado su popularidad estando en prisión, a diferencia de tantos que cosechan desprecio y repugnancia.

Si hay material abundante para el desengaño en la cancha presidencial, puede abrir las compuertas de la decepción para demoler a Morena cercenando su plan de pescar una gubernatura que sienten en la atarraya. Al menos Chetumal sí sabe castigar.

3 comentarios

  1. Pues es justo q se haga justicia y el Sr. Presidente lo sabe, hay confianza con mi presidente y esperemos que lo indulte para creer en la 4T,y viva tanto mi ex gobernador Mario y como mi presidente AMLO

  2. Todos los presidentes de México han podido torcer la manita al puerco cuando han querido,no creo que lo López Obrador se niegue y mucho menos que cuenta con una poderosa aliada quien es una especialista en los menesteres de la interpretación de leyes a la mexicana y unica magistrada que ha surcado en el terreno donde la palabra se vuelve carne liberada o castigada

  3. sueña. ahi esta la mamá de lozoya corrupto priista saqueador de pemex. la señora fifi fue traida a México despues de negociar entre peña y amlo y ahi esta en su casa en tlalplan a todo lujo , con servidumbre y con guarura.s disfrazados de policia federal. para disimular..en arresto domiciliario.. mario villanueva ya pagó con la carcel. este presidente resultó un payaso..

Deje un comentario

6 + diecisiete =